Perfil del pedalista colombiano Hernando Bohórquez Astana - Ciclismo - Deportes - ELTIEMPO.COM
Ciclismo

Hernando Bohórquez, el ciclista del pulmón remendado

La historia del boyacense, que es la nueva contratación del equipo Astana.

Hernando Bohórquez

Hernando Bohórquez, pedalista colombiano.

Foto:

Postobón

Por: Deportes
09 de noviembre 2018 , 11:46 a.m.

Durante los primeros días de enero, el municipio boyacense de Úmbita es una locura. La gente anda de fiesta en fiesta, la rumba se toma cada esquina, las verbenas, los desfiles y la feria ganadera paralizan a la población, que se olvida de las actividades normales para celebrar. En una noche de esas en el 2011, cuando la música se escucha por todos los rincones, el ciclista

Hernando Bohórquez Sánchez se dirigía con Juan Carlos, su primo, a 'echarle un ojo' a los carros de su familia. Cuando regresaban a la casa, presenció una discusión entre tres personas, quienes manoteaban y se insultaban. A su paso por el lugar, uno de los hombres, que estaba al otro lado del alambrado, la emprendió contras los dos transeúntes, quienes apresuraron el paso y no miraban para atrás. De un momento a otro, Bohórquez recibió tres puños en su espalda y al sentir la agresión huyó del lugar. Metros más adelante, cuando se percató de que su agresor no lo perseguía, se tocó la espalda y su mano quedó ensangrentada: lo habían apuñalado. "¿Qué es esto?", se preguntó Hernando, quien comenzó a correr por la calle en busca del puesto de policía. Llegó al sitio, contó lo que pasó y se dirigió al hospital de la población.

Cuando faltaban unos 500 metros para llegar a urgencias, Bohórquez sintió que se desmayaba, perdió fuerzas, el oxígeno le hacía falta, pero, como pudo, golpeó la puerta, fue recibido por el médico de turno y llevado al cuarto. Lo acostaron en la camilla, fue sometido a exámenes y los médicos se dieron cuenta de que el pulmón izquierdo estaba perforado.

Lo cosieron y Hernando fue remitido al hospital de Garagoa, una población cercana, porque en Úmbita no había medios para seguir con el tratamiento que esas heridas exigen. El pulmón no respondía, se llenaba de sangre y necesitaba tratamiento con urgencia. Un tubo de tórax para drenar fue el primer paso, pero no sirvió. "Me sacaban la sangre, el pulmón se limpiaba, pero al momento se volvía a llenar de sangre. Duré como ocho días en ese hospital, salí, pero me tocó volver cuatro días después porque no mejoraba. Volvieron a drenar, me metían una grande y larga aguja en la espalda, me dolía como un tenaz que hasta lloraba", recordó Bohórquez, el hijo de Ricardo y Blanca, y el hermano de Alfredo, Carmenza, John Fredy y Gilberto.

El doctor que lo trató, de quien solo recuerda su nombre: Evaristo, fue trasladado a Guateque y le pidió que fuera hasta allá para seguir de cerca el caso. Hernando fue; su estado físico no era el mejor, estaba flaco, había bajado varios kilos y perdió fuerza en las piernas, por lo que el médico decidió operarlo, pues habían pasado 25 días del incidente y la salud del ciclista boyacense no mejoraba; al contrario, empeoraba. Fue trasladado a Garagoa y allí fue intervenido. Le abrieron 15 centímetros debajo de la axila. "Me cosieron el pulmón", dijo y comenzó la rehabilitación. 

Hernando Bohórquez, de 23 años, es de la nueva generación de ciclistas colombianos que tienen 'pinta' de triunfar. En el 2014 fue tercero en la Vuelta de la Juventud y en febrero del 2015 logró la medalla de bronce en el nacional contrarreloj, detrás de Rigoberto Urán, oro, y Rafael Infantino, plata.

Sufrir y sobreponerse

Pero eso para él no es ninguna tragedia porque ha sufrido en la vida y ha salido adelante. Nació el 22 de junio de 1992 en Úmbita, mide 1,78 metros y pesa 77 kilos. Su infancia transcurrió en el campo. Con su familia vivía en una finca y cuando llegaba de la escuela de Sisa Media, una vereda del municipio que lo vio nacer, ayudaba a sembrar y a recoger papa, caña, maíz.

"Eso me gustaba. No lamentaba hacerlo, era bueno porque siempre teníamos qué comer, no aguantábamos hambre". Cuando pasó al bachillerato, en el colegio San Isidro de Sisa Alta, otra vereda del municipio de Úmbita, sintió la necesidad de transportarse.

Su hermano Alfredo compró una bicicleta, pero siempre le daba una disculpa para no prestársela, por lo que Hernando ahorró y compró una. Le costó $ 250.000, era una todo terreno y en ella iba al colegio, a ver al ganado y hasta competía con los demás. Alfredo se fue a vivir a Tocancipá y él lo visitaba, se iba en bicicleta. Agarraba un morral, echaba ropa, atrás llevaba papas, tomates, cebolla y después de unas cuatro horas largas de pedaleo llegaba a la casa. Su primera carrera fue un circuito que organizó el colegio San Isidro.

Llegó a la línea de salida, en tenis, sudadera y camiseta blanca de algodón, nada de licras; no conocía ese tipo de vestuario. Cuando llegó a la meta, sus rivales arribaron cinco minutos después, y desde ese día el ciclismo fue su vida, su sustento, su amor, su manera de subsistir.

"Esa vez me vio Rodrigo López, un señor que apoyaba a los niños en bicicleta. Acepté la propuesta de competir y corrí en Turmequé, en Tibaná. Fue ahí donde comenzó todo, por allá en el 2010", recordó. En 2011, el equipo Elegant House lo patrocinó, le dio la oportunidad de correr en la Vuelta del Porvenir, su primera vez en una competencia de ruta. No le fue bien, terminó como de 40.

Después del problema de salud, volvió a la bicicleta y en la Vuelta de la Juventud, en la que lo dirigió José Castelblanco, ganó dos etapas, pero su posición en la general no fue la mejor. Viajó a Europa e hizo parte del seleccionado colombiano en el mundial de ruta Sub-3 y se metió en la jauría de los grandes corredores; al final terminó de séptimo.

Hizo parte del equipo Raza de Campeones Lotería de Boyacá, bajo el mando de Rafael Acevedo. Es declarado admirador del español Alberto Contador y de Nairo Quintana. En este punto terminó la charla: Hernando se paró de la mesa, se despidió y se fue riendo para su habitación. El boyacense cumplirá su sueño de correr en Europa, donde ha sido confirmado para correr para el equipo Astana.






DEPORTES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA