Froome desea ganar su quinto Tour de Francia - Ciclismo - Deportes - ELTIEMPO.COM
Ciclismo

Christopher Froome escribe su leyenda de oro en el Tour

Expertos aseguran que tiene todo para ganar el quinto título y llegar al lote de Anquetil o Merckx.

Froome

El tiempo final de Froome, ganador del Tour, fue 86H 20' 55''.

Foto:

Ian Langsdon / EFE

24 de julio 2017 , 11:02 p.m.

Chris Froome la sudó para ganar su cuarto Tour de Francia. Por las diferencias, solo 54 segundos sobre el colombiano Rigoberto Urán y 2 minutos 20 segundos sobre el francés Romain Bardet, la cuarta corona del británico no fue fácil, pero si vamos a la realidad, esta carrera fue en la que menos sufrió, porque no hubo un ciclista que verdaderamente lo pusiera contra las cuerdas, sencillamente, porque Urán nunca atacó y Bardet, cuando lo hizo, no fue contundente, pero bueno, título es título, y ya.

Froome conquistó su cuarto título, tiene 32 años, y lo ha hecho en una temporada que no ha sido buena para él, si hablamos de resultados y analizamos y comparamos con las temporadas del 2013, 2015 y 2016, cuando logró sus tres victorias anteriores.

Chris Froome quedó a tiro de as, a un título de igualar a los históricos Eddy Merckx, Miguel Indurain, Jacques Anquetil y Bernard Hinault como los únicos que han ganado el Tour de Francia en cinco ocasiones.

A pesar de todo, con los antecedentes del primer semestre, con la realidad de que fue menos fuerte que en los títulos anteriores y con la premisa de que consiguió la cuarta corona sin ganar una etapa, queda en el aire el interrogante: ¿Lo logrará?

“Lo tiene todo para hacerlo, para lograrlo. No solo ya tiene la experiencia, la seguridad de haber ganado, sino que sabe cómo correr el Tour”, le dijo a EL TIEMPO Carlos Mario Jaramillo, seleccionador nacional de ruta.

Para el técnico colombiano, no solamente el británico tiene a favor que ya conoce la competencia, sino que está en el mejor equipo del mundo, el que no escatima nada para conseguir sus objetivos, y uno de ellos, el más importante de cada año, es el título de la carrera francesa.

“No solo tiene el equipazo que siempre lleva, sino que tiene las ganas de hacerlo. Es el mejor del mundo, lo ha demostrado en todos los terrenos y seguro que lo hará, que estará al lado de los que han ganado el Tour en cinco ocasiones”, aseguró Jaramillo.

El técnico colombiano advirtió que uno de los puntos importantes a la hora de hablar del tema será el recorrido que dé a conocer la organización, porque de eso depende si lo hará o le tacará lucharlo más que este año.

“Eso es importante, que se conozca el recorrido. Ya sabemos que le convienen las contrarrelojes y para él, mejor que sean largas, pero si hay mucha llegada en alto, pues aunque va bien en todos los terrenos, ahí es donde se lo puede atacar duro”, agregó.

Este 2017, Froome, el papá de Kellan y el esposo de Michele, llegó al Tour con el objetivo de ganarlo, pero sin ningún triunfo en la general y ninguna etapa en su alforja, lo que generó dudas de su estado de forma.

El líder del Sky terminó de sexto en el Herald Sun Tour en Australia, luego acabó en la casilla 30 de la Vuelta a Cataluña, fue 18 en la Vuelta a Romandía y fue cuarto en el Critérium del Dauphiné con grandes interrogantes.

El triunfo en el Critérium del Dauphiné antes de ganar los Tours pasados era un aliciente, pero en esta temporada se fue en blanco, no pudo, se vio superado por el campeón Jakob Fuglsang, el australiano Richie Porte y por Daniel Martin.
Afrontó el Tour francés con menos kilómetros en sus piernas, con menos presión y más descansado que los demás rivales, pues hace tres semanas solo llevaba 3.689 kilómetros en sus piernas y 27 días de carrera.

Fue 83 en su primera incursión en el Tour, en el 2008, escoltó en la general a Bradley Wiggins en el 2012, ganó al año siguiente, se retiró en el 2014 y en los dos años posteriores liquidó a sus rivales, a quienes dejó con el consuelo de haber participado en la carrera.

Esta vez, en este cuarto triunfo en la general de la mejor carrera de ciclismo del mundo, Froome fue distinto al de los años anteriores. Llegó a la competencia con muchas dudas, en la primera semana no se vio tan contundente, en la segunda se acentuó su vacilación cuando perdió la rueda de sus contrincantes en la fracción que llegó a Peyragudes, luego de 214,5 kilómetros, en la que cedió 22 segundos con Bardet, el ganador, y 20 con Urán y Aru.

Con dudas

Ese no fue el Froome que se vio en el 2013, 2015 y 2016, porque en esas ocasiones machacaba a sus rivales en las dos primeras semanas, en 15 días sacaba la mayor diferencia y en las últimas jornadas se veía disminuido, pero tranquilo, porque a esa altura de la competencia la diferencia sobre sus contrincantes le daba esa posibilidad.

“Este año corrió distinto y por lo que vimos, pues no la tuvo fácil. Eso no quiere decir que no vaya a conseguir el quinto título. Creo que ha demostrado que puede hacerlo, que todos los años anteriores ha ido por el triunfo final del Tour y se ha quedado con él. No veo por qué no llegue el quinto”, precisó Oliverio Cárdenas, el técnico del equipo Boyacá es para vivirla.

Poco a poco fue encontrando su forma y ya en el final, en la tercera semana, se vio fuerte, confiado y aguerrido. En la etapa con final en Le Puy en Velay, el hombre que nació en Nairobi (Kenia) y que se nacionalizó en Inglaterra, la vio negra. Sufrió un pinchazo cuando el equipo de Bardet, el Ag2r, había acelerado en el pelotón.

Froome cambió de rueda y emprendió la marcha, el cronómetro llegó a marcar 48 segundos de diferencia, pero arriba no se organizaron, todo se lo dejaron a los hombres de Bardet.

Ni Urán ni Aru se pellizcaron, tuvieron la oportunidad de unirse y de sacar de rueda al máximo favorito al título, el que en ese momento era el líder de la carrera. Froome, con tranquilidad, cogió su paso, la diferencia bajó y bajó en cada metro, cada centímetro recorrido y al final conectó con el lote de favoritos, el mismo que ese día, con esa actitud conservadora, perdió la opción de impedir el cuarto título del británico.

Después, la carrera fue otra historia, con corredores disputando el triunfo final en pocos segundos, pero ninguno con las fuerzas y las agallas para atacar, por lo que le hicieron la carrera ideal a Froome, quien llegó con poca pero suficiente diferencia a la contrarreloj en la que sentenció el Tour.

Cárdenas aseguró que aunque Froome afrontará el otro Tour con 33 años, la edad no es ningún impedimento para que consiga su objetivo.

“Eso va en la disciplina, en la planificación, en la constancia. En el Sky todo casi que lo hacen perfecto y Froome es un corredor muy profesional, se cuida en todo, planea la temporada milimétricamente, para que no falle nada, y si le apunta solo al Tour, como lo ha venido haciendo, pues lo conseguirá”, señaló el orientador.

Para Oliverio Cárdenas, Colombia tiene la opción de seguir peleándole el título, con un Nairo Quintana enfocado en esa meta, por lo que Froome no tendrá fácil el camino del quinto triunfo.

Sin embargo, su actuación en el último Tour, las diferencias con las que ganó y su edad son, para algunos, sus contras para que consiga su objetivo.

“Los años no vienen solos. Esta vez le costó, vimos a un Froome no tan grande, tan gigante y tan dominante como en las carreras anteriores, por eso creo que le será difícil conseguir la apuesta”, declaró a EL TIEMPO Álex Cano, corredor del equipo Coldeportes Zenú Claro.

Cano, con experiencia en el ciclismo europeo, no descarta del todo que Froome pueda conseguir esa hazaña, pues todo depende de varios aspectos.

“Claro que es el favorito, no tengo ninguna duda de que el próximo año llegará a la línea de partida no solo como el actual campeón, sino como el líder en las apuestas. El quinto título lo puede conseguir, pero no lo veo tan claro”, señaló el corredor colombiano.

No hay duda de que Chris Froome, su grupo de preparadores y el Sky tienen la meta de ganar el quinto título y, seguro, en el 2018 irán por él.


“Cada uno de los cuatro triunfos ha sido diferente. Todos han sido especiales. Me siento un privilegiado por estar con cuatro triunfos, a uno del récord de grandes ciclistas”, aseguró el corredor británico, que irá a la próxima Vuelta a España, descansará un poco después de correrla y planificará el 2018 con el quinto título del Tour de Francia entre ojos.

Es su meta, su objetivo y espera cumplir para no quedarse atrás, porque ninguno de los ciclistas que han ganado cuatro veces el Tour se han quedado en el intento de alcanzar el quinto, todos lo han conseguido.

LISANDRO RENGIFO
Redactor de EL TIEMPO

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA