Fernando Gaviria líder del Tour de Francia 2018 - Ciclismo - Deportes - ELTIEMPO.COM
Ciclismo

Fernando Gaviria, líder del Tour de Francia: ¡misión cumplida!

De 23 años, el ciclista colombiano venció en la etapa, la 17 para Colombia, a Sagan y a Kristoff.

¡Fernando Gaviria se vistió de amarillo en el Tour de Francia!¡Fernando Gaviria se vistió de amarillo en el Tour de Francia!
Fernando Gaviria

AFP

07 de julio 2018 , 06:24 p.m.

Fernando Gaviria tiene solo 23 años. Desde el 2015, cuando despuntó en el Tour de San Luis batiendo en dos llegadas al británico Mark Cavendish, en ese tiempo el mejor embalador del mundo, se le abrió la puerta a este ciclista colombiano que a través de las últimas temporadas no ha hecho sino demostrar todo su potencial, que es casi que imbatible en esas llegadas masivas y que por sus tremendas capacidades cuenta con 4 triunfos de etapa en el Giro de Italia y ya es líder del Tour de Francia, en un día que no olvidará.

No era fácil para él. La llegada no le convenía, tenía una recta de 750 metros en las que hombres mucho más potentes que él vuelven añicos a sus rivales, como Marcel Kittel, Alexander Kristoff y André Greipel, pero se las ingenió, otra vez se apoyó en el estupendo tren del Quick-Step y remató a su manera: primero, extendiendo los brazos, luego, lanzando el puño derecho al aire, dejando atrás a Peter Sagan, el campeón del mundo, y a Kristoff.

“Es algo increíble, porque es una camiseta que todo el mundo quiere tener. Estamos contentos de portarla, quizá no sean muchos días, y vamos a intentar sostenerla lo que más podamos”, dijo Gaviria, que se impuso en el tramo de 201 km entre Noirmoutier-en-l'Île y Fontenay-le-Comte.

Con el triunfo se da el lujo de ser líder, en su primera victoria de etapa en el Tour, en el debut en la competencia.

Nació el 19 de agosto de 1994 en La Ceja, Antioquia, en el hogar de María del Carmen y Hernando, y creció al lado de su hermana, Juliana, que es velocista, amante de la pista. Tiene 33 victorias en su carrera y este año había ganado una jornada en la Vuelta a San Juan, tres en la Colombia Oro y paz y cuatro en el Tour de California, pero tenía atravesado el triunfo en Europa, no lo había logrado, ensayó algo en la Vuelta a Suiza y dos veces fue segundo, detrás de Sagan, Sonny Colbrelly y Arnaud Demare, y a todos ellos, de alguna forma, les cobró, este sábado, la factura.

Gaviria es amante del campo, durante su infancia le gustaba jugar con las vacas y montar a caballo; todo en la tarde, porque en la mañana estudiaba en el colegio Salesiano Santo Domingo Savio

El ciclismo llegó gracias a Hernando, quien a los dos años le compró una bicicleta azul. La pista lo vio nacer. Fue campeón nacional y después, gracias a esas victorias, Fernando se fue a vivir a Medellín.

Allí, bajo las órdenes, primero, de Efraín Domínguez comenzó a fraguar su punta de velocidad. Luego, Jhon Jaime González lo pulió y se hizo fuerte en el ómnium, una prueba que obliga al ciclista a ser regular, rápido en las competencias de tiempo y resistente en las de fondo.

Gaviria fue dos veces campeón mundial juvenil en Nueva Zelanda, en el ómnium y en la americana, al lado de Jordan Parra. Su esfuerzo y sus ganas de salir adelante dieron fruto. En el 2015 fue campeón mundial de pista en París, y al año siguiente repitió, fue en Londres (Inglaterra). Claro-Coldeportes fue uno de los primeros equipos que lo fichó. Oliverio Cárdenas libró con él duras batallas en la Vuelta de la Juventud.
Después de ese Tour de San Luis de hace tres años, el Quick-Step, un equipo de embaladores, lo contrató, y no pudo llegar a una mejor escuadra.


El año pasado se estrenó en una competencia de tres semanas: el Giro de Italia, y respondió con cuatro victorias y el título del más regular. Hoy, el color de su camiseta es amarillo, que identifica al líder del Tour de Francia. El día soñado para él le llegó. Desde el año pasado, cuando Kittel abandonó las toldas del equipo belga, todas las miradas y las responsabilidades giraron en torno a su figura.

No hizo el Giro, era normal, pues ya sin Kittel el Quick-Step tenía que apuntarle al Tour y lo tenía que hacer con el mejor embalador que tienen: Gaviria.

Este sábado, en los últimos 300 metros, dejó todo claro, dio el golpe, ganó la etapa y es líder del Tour. Subió al podio y, tras enfundarse la camiseta, realizó el saludo militar y dijo: “Misión cumplida”.

LISANDRO RENGIFO
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @lisandroabel

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA