Michael Schumacher cumple 50 años y cinco años de su grave estado de salud - Automovilismo - Deportes - ELTIEMPO.COM
Automovilismo

El tiempo lento de Schumacher: el rey de la velocidad cumple 50 años

Se saben pocas noticias sobre su salud: desde el 2013 cayó en estado vegetativo.

AUTOPLAY
Michael Schumacher, el rey de la velocidad, cumple 50 años | EL TIEMPO
Michael Schumacher

Caren Firouz / Reuters

Por: Deportes
03 de enero 2019 , 09:26 a.m.

Fue un 29 de diciembre de 2013, era domingo en la mañana, en vísperas de Nochebuena y de su cumpleaños 46. Fue lejos de las pistas de Fórmula 1, ajeno a los ruidos de los motores y de los pits; fue en una apacible zona de esquí donde no debía pasar nada y pasó todo. Allí fue donde el legendario piloto alemán Michael Schumacher sufrió el accidente que le cambió la vida. Este lunes, cinco años después, y justo cuando toma la curva de los 50 años, su salud es todo un misterio.

Su vida fue la velocidad, pero en contraste, las noticias de su salud llegan lentas, de vez en cuando. A veces pasan meses sin un reporte. Su familia decidió desde el comienzo el hermetismo, el silencio y la confidencialidad. Lo que se ha sabido en cinco años es poco: que Michael tuvo un coma inducido tras el accidente de esquí que sufrió en la estación de Méribel, en los Alpes franceses –al golpearse contra una roca–, que su casco lo salvó de morir, que tuvo traumatismo craneoencefálico, hematomas intracraneales y edema cerebral difuso, que tuvo dos operaciones inmediatas para salvarle la vida, que pasó un tiempo en el hospital de Lausana, antes de ser trasladado, en junio de 2014, a su mansión en Gland (Suiza), la que se convirtió en un centro médico dentro de un búnker.

Se dice que allí, lejos de la prensa y de la opinión pública, Michael es vigilado de día, de noche y de madrugada por un equipo de especialistas médicos, que son cerca de 15, y también por su familia, principalmente por su esposa, Corinna Betsch, que ha sido su ángel guardián, y por su hijo Mich, también por parientes y amigos muy cercanos, un círculo íntimo que no acepta fugas de información.

Michael Schumacher

Michael Schumacher, expiloto alemán.

Foto:

Reuters

Nadie ajeno a ese entorno conoce lo que realmente pasa con el expiloto. Hay una especie de pacto de silencio para que nada se filtre. Este miércoles, sin embargo, sus familiares rompieron el silencio y lanzaron al mundo una comunicación oficial: “Michael está en las mejores manos y estamos haciendo todo lo humanamente posible para ayudarlo. Por favor, entiéndanos, estamos siguiendo los deseos de Michael y manteniendo un tema tan delicado como la salud, como siempre ha sido, en privado”, dijeron sin más detalles, sin precisiones. Sigue la incertidumbre.

Un misterio

Schumacher es un ícono de la Fórmula 1, la que ganó siete veces, dos con la escudería Benetton (1994-1995) y cinco consecutivas con Ferrari (2000, 2001, 2002, 2003 y 2004). En 2012, luego de partidas y regresos, fue su retiro oficial de las pistas. Se fue de ellas como el más grande, y salió ileso, pese a correr monoplazas a velocidades cercanas a los 300 kilómetros por hora. Lo más grave que sufrió en los bólidos fue una fractura de pierna, en 1999. La fatalidad es así, le llegó en unas vacaciones, a menos de 40 kilómetros por hora, mientras esquiaba. Desde entonces, la vida de uno de los deportistas más exitosos de la historia es un enigma.

Michael Schumacher

Michael Schumacher se accidentó el pasado 29 de diciembre de 2013.

Foto:

EFE


En 2014, su mánager, Sabina Kehm, reveló que Michael tuvo momentos de “conciencia y despertar” en el hospital, fueron las primeras noticias oficiales de su salud, y también fueron de las últimas. Desde entonces, es más lo que se ha especulado: que no se mueve, que no habla, que evoluciona lentamente, que ya no tiene respirador artificial, que ya no permanece postrado en una cama, que está en silla de ruedas, que hace terapia en una piscina, que lo van a trasladar a España (desmentido en su entorno), que sus gastos médicos rondan los 55.000 euros semanales… No hay certeza de nada.

Sin embargo, algunas informaciones han ido saliendo en los últimos años, con testimonios en la prensa de algunos allegados que han visto a Schumacher en la mansión. En 2018, Jean Todt, exjefe de Ferrari y presidente de la FIA (Federación internacional de Automovilismo), reveló a Auto Bild de Alemania que estuvo allí en diciembre pasado, y que junto a Michael vieron la transmisión de la Fórmula 1. “En realidad, siempre soy cuidadoso cuando hablo. Pero sí, es cierto que vi el GP de Brasil con Michael en Suiza”, confesó.

Otra de las pocas personas ajenas a la familia que pudo tener contacto con el expiloto alemán fue el arzobispo Georg Gänswein, secretario personal del papa Benedicto XVI, quien en 2016 visitó la casa de los Schumacher y en 2018 dio detalles de ese encuentro. “Me senté frente a él, lo toqué con ambas manos y lo miré. Su cara, como todos sabemos, es la típica cara de Michael Schumacher; solo se ha vuelto un poco más rellena”, declaró Gänswein en una entrevista con la revista Bunte.

Michael  Schumacher

Michael Schumacher.

Foto:

Archivo Reuters

Pero la noticia más esperanzadora acerca de su salud llegó en agosto del año pasado, cuando se conoció un dato tan revelador como conmovedor, que Michael, a veces, llora. Un familiar reveló a la revista Paris Match que el expiloto deja salir sus lágrimas cuando mira el paisaje en su residencia, a orillas del lago Geneva. También, que llora cuando escucha en auriculares los sonidos de los motores, que al parecer son usados durante un tratamiento neuronal.

Sus seguidores no lo olvidan, lo animan a la distancia, desde más lejos que cuando lo hacían en las gradas, cuando celebraban sus victorias, cuando veían sus sonrisas y sus brazos en alto. Ahora todo eso son solo buenos recuerdos. La Keep Fighting Foundation (iniciativa sin ánimo de lucro inspirada en Schumacher) inaugura este jueves un museo virtual para que sus fans puedan repasar esos logros y para dejarle mensajes de apoyo. También, por los 50 años, la escudería Ferrari abrió una exposición en su Museo en Maranello, con imágenes de los años dorados del siete veces campeón de Fórmula 1. El mundo no se olvida de él, así no haya certeza de su estado actual.

Michael Schumacher toma este jueves la curva de los 50 años y lo hace lejos de las pistas, detrás de unas paredes que, como murallas, ocultan su estado de salud y el lento recorrido de su recuperación.

DEPORTES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA