Música y Libros

Wittgenstein, los misterios de las palabras y sus paradojas

Entrega de serie de EL TIEMPO está dedicada al filósofo que cuestionó el valor de las palabras.

Ludwig Wittgenstein

Ludwig Wittgenstein, pensador austriaco.

Foto:

EL TIEMPO

22 de noviembre 2017 , 10:59 p.m.

La trayectoria vital de Ludwig Wittgenstein es tan singular y misteriosa como su obra, que todavía tiene a los estudiosos quemándose las pestañas para tratar de descubrir el sentido último de sus afirmaciones.

Nació en la Viena de 1889, en la familia adinerada de un industrial austriaco; debió enfrentar, como sus hermanos, el carácter autoritario de su padre, quien quiso que todos sus hijos estudiaran para ser ingenieros industriales como él, infructuosa y lamentablemente. Dos de los hermanos mayores de Ludwig, Hans, músico, y Rudolf, hombre de teatro, tomaron su destino en sus manos en contra de los designios trazados por su padre para ellos. Ambos se suicidaron.

Viena bullía como epicentro de intelectuales. Su hermana, dotada de gran talento musical, fue el centro reuniones familiares a las que asistían Brahms, Mahler, Richard Strauss, entre otros.

Ludwig sí estudió ingeniería. Pero su pasión por la filosofía y las matemáticas lo llevó a Cambridge (Inglaterra), donde, a los 22 años, se comenzó a formar con el famoso matemático y lógico Bertrand Russell, lo cual determinó la orientación de su pensamiento hacia un mundo de rigor absoluto que buscó dejar de lado los afanes metafísicos de los filósofos que lo precedieron.

***

“Lo que se deja expresar debe ser dicho de forma clara; sobre lo que no se puede hablar, es mejor callar”.

***

Luego de Cambridge, al comenzar la Primera Guerra Mundial, en 1914, Wittgenstein volvió a Austria, se alistó en las filas de su país y permaneció prisionero en Italia entre 1917 y 1919. Por esta época escribió la única obra que publicó en vida, Tractatus logico-philosophicus. En ella se fundamenta la fama que lo acompañó hasta su muerte, en Cambridge, en 1951. Este trabajo constituye lo que se llama el primer Wittgenstein, y su contenido revolucionó el pensamiento.

La primera edición, que él llamó ‘pirata’ por la cantidad de errores que tuvo, fue publicada primero en el número final de una revista de filosofía. Publicarla en libro fue una tarea de titanes que no llegó a desalentarlo, pero lo logró en 1922 en Inglaterra, con la ayuda de Russell, en una época en la que se convirtió en maestro.
La segunda etapa de su obra, titulada Investigaciones filosóficas, en la que revisa y en muchos casos contradice lo dicho en la primera, no llegó a verla publicada.

Hágase con la colección completa

Con solo $ 22.900, más el cupón que aparece hoy en EL TIEMPO, adquiera todos los jueves un ejemplar de la serie.

Los socios de la tarjeta Vivamos EL TIEMPO:

Tendrán derecho a un beneficio exclusivo. Asegure su colección completa en el 4266000, opción 3 o en www.descubrirlafilosofia.co.

Filósofos que harán su próxima aparición:

Pitágoras: 30 de noviembre.
Arthur Schopenhauer: 7 de diciembre.
Martin Heidegger: 14 de diciembre.
Baruch Spinoza: 21 de diciembre.

​FRANCISCO CELIS ALBÁN 
EDITOR EL TIEMPO
@franciscocelis8

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA