Silvestre presenta su álbum Esto es vida - Música y Libros - Cultura - ELTIEMPO.COM
Música y Libros

Silvestre: 'No les apuesto a las uniones vallenatas'

Con el álbum ‘Esto es vida’, Dangond combina sus dos estilos: el vallenato y el contemporáneo.

Silvestre Dangond

El cantante vallenato Silvestre Dangond presentó esta semana su álbum 'Esto es vida'. En septiembre habrá una gira de conciertos por el territorio nacional.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

31 de mayo 2018 , 05:31 p.m.

Acostumbrado a que toda una región –Valledupar y sus alrededores– se pusiera de fiesta en sus lanzamientos, el cantante Silvestre Dangond confesó ante los medios que el lunes pasado, día de la salida de su nueva producción, Esto es vida, fue más bien “triste”.

Lo dice porque estaba en Miami, y estaba claro que allí sus canciones no iban a sonar en las emisoras como sí ocurría en Valledupar ni tenía a sus silvestristas tan cerca como para sentir su reacción. Tampoco había por ahí algún amigo con el que armar una parranda.

Sin embargo, el artista guajiro de 38 años no deja de agradecer cada paso dado, incluido el de mudarse a EE. UU. o el de haber grabado Gente valiente, el álbum del año pasado con el que pasó a la experimentación con sonidos contemporáneos, y que en el medio vallenato fue para algunos como un abandono a la raíz (otros alentaron su derecho a volar dentro y fuera del género). De Gente valiente dice que fue como su “graduación” como artista. Gracias a él, Silvestre tiene ahora dos estilos, así como Marc Anthony o como Alejandro Fernández, que nacieron en un género y han podido ir y volver por otras músicas.

También tiene un tono más reflexivo. Sin embargo, Silvestre sigue diciendo las cosas, aunque no estén alineadas con las costumbres del formato vallenato, como por ejemplo el binomio cantante-acordeonero. De hecho, en su momento señalaron a Silvestre como el artista que había contribuido a relegar al acodeonero (al menos, eso alegó Rolando Ochoa cuando dejó su grupo).

Esta vez, Silvestre reafirma que “las uniones vallenatas no están beneficiando a nadie”. En coherencia con esto, la carátula de su álbum nuevo –de 16 canciones– no comparte protagonismo con Lucas Dangond, el acordeonero que lo acompaña desde hace cinco años. Solo aparece Silvestre, en medio de una playa.

“Yo creo que las uniones vallenatas ya cumplieron un ciclo –explicó–. El vallenato como unión no está beneficiando ni a los empresarios. No hay esa motivación que se vivía antes, cuando se anunciaban las uniones de un cantante y un acordeonero; ya no se da este fenómeno. Yo no les apuesto a las uniones vallenatas”.

Los acordeoneros se quejan de que pierden protagonismo...

Perdiendo... ¡Pero conmigo grabaron cinco! (en el nuevo álbum). Al contrario, creo que es el momento de los acordeoneros. Si son inteligentes, si asumen mi mensaje, entenderán. Quien quiera grabará conmigo que yo grabo con él. No estoy unido con nadie, o lo estoy para cumplir compromisos (conciertos), así como con un guitarrista o un bajista. Tengo un grupo en el que Lucas está conmigo, pero el día en que él quiera grabar con otro, ¡que grabe!, ¡que exprese su acordeón! Y el día en que no quiera seguir, buscaré no una unión sino a alguien que ocupe el puesto.

El vallenato como unión (entre acordeonero y cantante) no está beneficiando ni a los empresarios

Ha llegado más lejos que otros de su género. ¿Ha abierto puertas?

No lo creo así. No es que quiera ser el más humilde o no corroborar lo que dices. Pero mi lucha hoy es más por dar un ejemplo de superación, de bacanería, de poder aportarle a la gente con música que de una u otra forma alegre a un pueblo. Veo a la gente de La Guajira que saca su picó a la calle para oír el disco, haciendo fiesta. Eso me identifica.

Usted ha pegado letras fáciles, pero ha grabado otras elaboradas...
Hay letras profundas que no trascienden a lo comercial. Pero en mi caso tengo los dos extremos. En Sigo invicto, está El tiempo, de Sergio Moya Molina, esa canción va a trascender muchos años. Cuando la canto es como si estuviera dando una misa. Todos se quedan concentrados. Pero también hay otras cotidianas y plásticas que no dicen absolutamente nada, pero se pegan. Acostumbramos a un público vallenato a esas canciones que hoy no estoy haciendo, pero en Esto es vida, la canción Si mi canto fuera tu encanto es un poema largo, pero rápido.

Fue de los primeros de la nueva ola. Ahora, tanto tiempo después, no le parece que a ese movimiento le falta una contrapropuesta?

Claro. Desde Gente valiente vengo con eso, con ese relevo. Ya no me considero nueva ola porque ya tengo 38 años. Sé que ahora vienen unos chicos atrás que están pidiendo vía y hay que darles la oportunidad. Hay que ser inteligentes y dejarlos expresar su música como quieran, sin ataduras, sin decirles cómo tiene que ser el vallenato, porque la única forma en la que puedes ser artista verdadero es haciendo lo que tú quieras. Entonces, estos que vienen atrás: que hagan lo que quieran, que vayan aprendiendo, que ellos mismos se vayan dando sus golpes y sus raspones y que se vayan curando las heridas para que su formación musical sea verdadera.

¿Cómo podría resumir su evolución artística?
Está en la canción Si yo supiera. Si me toca partir de este mundo, me iría feliz. He hecho todo lo que he querido musicalmente, familiarmente, en lo material.

LILIANA MARTÍNEZ POLO
EL TIEMPO
Twitter: @Lilangmartin

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA