Referentes de literatura del Caribe colombiano - Música y Libros - Cultura - ELTIEMPO.COM
Música y Libros

Un referente de la crónica del Caribe colombiano

Perfil del escritor Alfonso Hamburguer, ‘el mejor cronista natural del país‘ según Alberto Salcedo.

Un referente de la crónica del Caribe colombiano

En su obra, Hamburger trasiega los caminos de su tierra sucreña, para convertirse en el relator de esa memoria, mediante la ficción y el periodismo.

Foto:

Cortesía

Por: Blas Piña Salcedo
17 de julio 2018 , 07:37 p.m.

La vida de Alfonso Hamburguer es la del viajero insaciable del desierto que, en medio del sol, la sed, los vientos cargados de arena, avanza abriéndose paso entre las dificultades que parecen oponerse a su destino, pero ante las cuales no se rinde jamás para que sus tres hijas, Melissa, Orietta y Marialis no tuvieran ningún faltante ni en las cosas materiales de la vida ni en el afecto. Y fue precisamente en el propósito de mantener esa línea y encontrar un día el ideal de su corazón como se convirtió en un guerrero casi que solitario, que no se rinde porque sueña siempre con la victoria.

***
Sentado frente a su escritorio en las oficinas de Unisucre FM estéreo, de la cual es el director, Alfonso Hamburger evoca a Clemente Manuel Zabala, el primer jefe de redacción que tuvo el periódico cartagenero El Universal y el primer corrector de textos de Gabriel García Márquez.

Con su voz reposada, y con la mirada de quien busca en los recovecos de la memoria, ese día soltó otra perla de este colorido e infinito collar de nuestra realidad: “Cuando murió Jorge Eliécer Gaitán, Clemente tenía una foto del caudillo sobre su escritorio, y sin que fuera tiempo de brisas de verano, la foto se cayó de repente a la 1:15 de la tarde del 9 de abril de 1948. Por un instante, él contempló la foto, meditó rápidamente sobre ese hecho, miró por entre la ventana las ramas de los matarratones en toda quietud y, enseguida, sin que nadie se lo hubiera dicho, gritó: ‘¡Mataron a Gaitán!’. Y lo dijo con la convicción de que la caída de aquella foto había sido premonitoria”.

Hamburger cree que la experiencia que Clemente Manuel había tenido como traductor de cables de las agencias noticias le había dado un bagaje para interpretar ruidos y señales de cualquier índole.

A los pocos minutos la noticia corrió a lo largo y ancho del país, así como la sangre de centenares de liberales y conservadores en las ciudades y pueblos y caminos. Un hecho de ese realismo fascinante, tristemente histórico, que marcó el destino temporal de un país, así como su vida fue marcada por un abuelo poeta, bohemio y negociante que se perdía de su casa durante seis y siete años en un incesante trasegar de pueblo en pueblo, llevado por su espíritu negociante y aventurero. Era Wilfrido Hamburger, en tanto que Alberto Fernández, el abuelo materno, por su parte, era parrandero, poeta, y enamorado.

“A él es a quien más me parezco”, dice Alfonso con timbre de nieto nostálgico.
Un día, este muchacho miró mucho más allá del cerro de Maco, después de haber salido de Bajo Grande en el año 1974, embarcado en la visión de su papá y de su mamá: que sus ocho vástagos fueran profesionales.

Recuerda aquella noche de 1973 cuando escuchó una conversación de sus padres:

–Ay, Nelson… ¿qué vamos a hacer con estos muchachos que no han estudiado?

–N’hombe, Viña, a esos muchachos los necesito aquí pa’ que me ayuden en las labores del campo, ya con lo que saben basta –respondió Nelson.

No fue del agrado de Viña, quien, sin decirle nada, diseñó la táctica para “lograr que los pelaos no se quedaran brutos”.


Mi mamá fue la primera mujer que vi vestida como hombre (jeans). Yo tendría tres años, pero aquello me causó una gran impresión. Fue un viaje en plenilunio, escuchaba el tac toc tac de los cascos de la bestia sobre los peñascos y el canto de los grillos, iba feliz, porque ella era como mi novia”.

Alfonso terminó bachillerato en el colegio Pío XII de San Jacinto, gracias a la decisión que tomaron sus padres de dejar Bajo Grande, a pesar de que su mamá estaba tan enraizada allí que tenía ciento setenta y cuatro comadres, era amiga de todos los habitantes, aun de los malcriados y rencillosos.

(...) Miró por entre la ventana las ramas de los matarratones en toda quietud y, enseguida, sin que nadie se lo hubiera dicho, gritó: ‘¡Mataron a Gaitán!’

Rememora que Bajo Grande tenía tres calles, dos lagunas; entre sus casas, solo cuatro de zinc, que eran de los más ricos, y una iglesia de piedra y barro construida por el sacerdote Cirujano, quien luego fue asesinado por grupos violentos.

“Saliendo nosotros empezaron a aparecer personas extrañas, y algunos habitantes que tomaron el camino real fueron tragados por la barbarie.
Todo se descompuso, hasta que el primer veranillo de julio de 1987, un grupo de guerrilleros del Epl asesinaron al inspector de policía Ramón Ortega, quien había reemplazado a mi padre. Esa es la trama de mi primera novela, Ataque de frío de perros”, apunta Alfonso, hoy uno de los escritores más importantes del Caribe.

Con la pasión del periodismo en germinación, inspirado por el desempeño de celebridades que había leído, escuchado y visto en los periódicos, la radio y la televisión, sin que nadie lo indujera, un día salió con una bolsa en la cual llevaba dos mudas de ropa, tres pantaloncillos largos y cuatro pares de calcetines a buscar su destino en los medios de Montería. Allí empezó su carrera periodística, que hoy sigue en Unisucre FM estéreo, al tiempo que suma muchos premios de periodismo y literatura en los más rigurosos concursos del país. El último galardón, el Mariscal Sucre, lo recibió de la Gobernación del departamento el primero de marzo a la Vida y obra de un periodista. Luchando contra viento y marea, se ha abierto puertas en esta región.

Disciplinado en su andar literario, exponente del realismo mágico, conocedor de los giros y figuras de la belleza en articulación de la palabra escrita, nunca ha sido invitado en su propio patio a compartir en las actividades literarias, con las que se ha paseado por todo el Caribe y el exterior.

Hamburger es hoy un referente de la crónica del Caribe, y de quien Alberto Salcedo Ramos dice que es el mejor cronista natural del país.

Amplio conocedor del folclor y defensor de la evéntica sabanera como la más grande del mundo, este sanjacintero, émulo de Adolfo Pacheco y Andrés Landero –porque también compone y canta–, ha sido jurado y exponente en casi todos los festivales del país y es miembro fervoroso del Plan Especial de Salvaguardia de la música vallenata tradicional, de la que ha sido crítico riguroso, siguiendo la ideología de Adolfo Pacheco, quien prefiere decir “música de acordeón” en vez de música vallenata.

La obra de Hamburger, contador de historias audiovisuales a la usanza de su primo, el fallecido Ernesto McCausland (en Telecaribe), se condensa en unos veinte libros, de ellos once publicados, en los que recoge la memoria violenta y sonora de los Montes de María. De esta obra, poco divulgada en otros escenarios, se destacan Ataque de frío de perros, finalista del primer concurso de Novela Historia CUS- Cecar, y Yolanda de Los Vientos, triángulo de amor en la Guerra, premio Nacional de Literatura Manuel Zapata Olivella.

Hamburger trasiega los caminos reales de su tierra, convirtiéndose hasta ahora en un fervoroso relator de su memoria, mezclada algunas veces con la ficción y pariendo atractivas obras de realismo mágico, desde el día que su madre lo ajustó contra la tejueja de la silla del caballo, cuando salieron bien madrugados desde Bajo Grande para San Jacinto.

BLAS PIÑA SALCEDO
Especial para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA