Música y Libros

Diálogo con Joseph Conrad en clave contemporánea

En su nueva novela Mar de leva, Octavio Escobar rinde homenaje al admirado autor polaco.

Octavio Escobar

Octavio Escobar (Manizales, 1962) ganó en 2016 el Premio Nacional de Novela con ‘Después y antes de Dios’.

Foto:

Mauricio León/EL TIEMPO

21 de julio 2018 , 10:20 a.m.

Para su novela más reciente, 'Mar de leva', el escritor manizaleño Octavio Escobar cuenta que tuvo que releerse 'Nostromo', de Joseph Conrad, más de una vez, para seguirles el rastro a detalles geográficos puntuales que enriquecerían este nuevo libro.

El escritor hace parte de ese “ejército” de admiradores del autor polaco (placer que comparte con su colega Juan Gabriel Vásquez), al que Escobar siempre había querido rendirle un tributo especial.

Si bien 'Mar de leva' cuenta una historia contemporánea en pleno siglo XXI, la de un fin de semana de una madre y un hijo que sufren el secuestro del esposo y padre, el lugar donde sucede la trama –explica su autor– bien podría ser el puerto imaginario de Sulaco, de Conrad.

“Yo soy un lector de Conrad bastante aplicado, y de 'Nostromo' me interesó ese ejercicio del autor de pasarse cientos de páginas construyendo un país y una ciudad. Entonces, durante años tuve la idea de que cuando apareciera una trama adecuada para el asunto, pensaba coger ese puerto de Sulaco e intentar imaginarlo en el siglo XXI”, comenta Escobar.

'Mar de leva' cuenta una historia contemporánea en pleno siglo XXI, la de un fin de semana de una madre y un hijo que sufren el secuestro del esposo y padre.

Para darle vida a su exacta ciudad imaginaria, que llega al detalle de nombrar los bancos, las plazas y otros lugares, el autor cuenta con humor que realizó una investigación previa, en la que terminó graduándose de cartógrafo. Acota que naturalmente, las relecturas de Nostromo no resultaron tan “agradables”, pues se tuvo que aislar de la trama en busca de los datos.

“Buscando los pequeños sitios y priorizando realmente cuáles de ellos podían sobrevivir en el siglo XXI, qué cambios podían haber ocurrido en esos lugares. Recordemos que Conrad habla de una supuesta población del siglo XIX con lugares un poco lejanos. Pero había que tener conciencia de que hoy son allí no más”, dice el escritor.

En un primer intento, Escobar buscó mapas académicos que hubieran hecho de Sulaco, pero no existían. “Entonces, con mis precarias virtudes cartográficas y de dibujo culminé con un mapa de trabajo inicial de Conrad, que después se fue llenando de colores sobre mi propia ciudad”, anota el autor, quien también incluye guiños de ciudades como Santa Marta, Barranquilla o Cartagena.

Despertar adolescente

Una vez construido el telón de fondo de la historia, Escobar marca distancia con el pasado para sumergir al lector en un presente moderno en el que, además de reflexionar sobre las consecuencias del secuestro en una familia, se mete con el despertad sexual adolescente.

El tiempo es un fin de semana que la madre, Mariana –una médica cuyo marido lleva cuatro años secuestrado–, sale de viaje con su hijo Javier, un joven que cumple 15 años, al que el paso de los años comienza a desdibujar al progenitor.

El joven, además de oír a Rihanna y de ser un aficionado a los juegos virtuales, comienza a vivir ese despertar de hormonas, propio de su edad, que le permiten a Escobar tratar otros dos ejes transversales de la novela: el deseo y la frivolidad.

“La novela tiene esto muy serio que es el secuestro y el despertar sexual del joven, y ahí hay una deuda con Scott Fitzgerald de lo frívolo, que creo que en Mar de leva  se hace muy notorio”, anota el ganador del Premio Nacional de Novela 2016..

Escobar juega en el título con ese fenómeno que ocurre en el interior de los océanos, producto de fuertes vientos, pero cuyas altas olas expansivas constantes se propagan hasta golpear días después playas lejanas.

Me interesaba que lo que pasa en la novela tiene un fondo que proviene de más lejos, que obviamente tiene que ver con el secuestro del padre. Es además un título que me parece muy poético.

“Me interesaba que lo que pasa en la novela tiene un fondo que proviene de más lejos, que obviamente tiene que ver con el secuestro del padre. Es además un título que me parece muy poético”, comenta el autor.

Aprovecha para contar una anécdota simpática que, de manera paradójica, conecta este libro con su amigo Tomás González, en cuya obra literaria el mar también es protagonista.

“Un día, Tomás me preguntó ¿qué tenía hacia el futuro? Y le dije que tenía una novela que iba a titular Mar de leva. Entonces me pidió que le explicara el fenómeno. Al finalizar, Tomás dijo: ‘Yo tenía ese título, pero ahora veo que lo mío no es mar de leva. Quédate con él’ ”, comenta Escobar. Recuerda que a los pocos meses, vio en librerías la novela Temporal, de su amigo González.

Octavio Escobar

Mar de leva es publicado por el sello Literatura Random House. 184 páginas/ $ 43.000

Foto:

Archivo particular

Carlos Restrepo
Cultura y Entretenimiento
@Restrebooks

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA