Misi y las enseñanzas que dejó - Óscar Acevedo - Música y Libros - Cultura - ELTIEMPO.COM
Música y Libros

Las enseñanzas de Misi

El músico y crítico musical Óscar Acevedo hace una remembranza de María Isabel Murillo. 

30 años de Navidad, Misi

María Isabel Murillo, Misi, falleció el pasado 23 de noviembre, en Bogotá.

Foto:

Héctor Fabio Zamora / EL TIEMPO

Por: Óscar Acevedo
07 de diciembre 2018 , 04:29 p.m.

El sorpresivo fallecimiento de María Isabel Murillo, Misi, me llenó de pesar por la pérdida repentina de una de las principales emprendedoras musicales de Colombia.
Se trata de una persona que nos deja grandes enseñanzas en lo educativo y en lo empresarial para sacar adelante proyectos artísticos de gran envergadura en nuestro país.


Me refiero puntualmente a su capacidad inagotable para generar empleo en un sector informal de la economía nacional como es la música.

Solo algunos músicos privilegiados cuentan con un empleo fijo en orquestas e instituciones educativas, mientras que la gran mayoría depende de las chisgas (toques, presentaciones y trabajos ocasionales) para su sustento.

Para este tipo de profesionales, las temporadas de conciertos como las que Misi organizó durante sus treinta años de actividad son lo más cercano a un ingreso estable.

Muchos cantantes, actores, bailarines, profesores e instrumentistas se han consolidado gracias a ese monumental tinglado artístico que Misi puso en marcha, consolidación que difícilmente se logra sin una regularidad y un trabajo constante, y menos en Colombia.

Misi creó su academia con una mentalidad de servicio y gracias a los buenos resultados de esta plataforma educativa pudo aportar diversos montajes escénicos con sus estudiantes al terminar cada semestre escolar.

Muchos de ellos, como la cantante Natalia Bedoya y otros más, pasaron a formar parte de la compañía teatral actuando en una larga lista de grandes musicales que Misi montó sin falta cada Navidad.

Tuve la oportunidad de escribir y presentar una obra titulada Plonk, la vida suena e interpretada por los niños de la Escuela del Taller de Misi Producciones.

Esta obra contó con la participación de un entrenado equipo de vestuario, coreografía, escenografía, profesores, actores, papás y estudiantes de la escuela, que trabajaron todo un semestre para poner a punto este complejo entramado que incluyó música y baile.

Aparte de una enorme gratitud por la oportunidad que me dio, quedé convencido de que nunca hubiera podido llevar a cabo esta idea de no ser por su eficacia y por la gran familia que Misi formó alrededor de su academia para llevar a cabo cualquier emprendimiento, sin reparar en dificultades de ningún tipo.

La música colombiana de hoy es diferente gracias al incansable compromiso de María Isabel Murillo. Por eso es necesario decir “Bravo, maestra”.

ÓSCAR ACEVEDO
Músico y crítico musical
acevemus@yahoo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA