Maluma habla de su éxito, las críticas y de su concierto en Bogotá - Música y Libros - Cultura - ELTIEMPO.COM
Música y Libros

‘Sería peor si no hablaran ni una palabra de mí’: Maluma

En entrevista con EL TIEMPO, el artista habló sobre cómo lidia con el éxito y las críticas. 

‘No me afecta para nada cuando dicen que soy gay’: Maluma‘No me afecta para nada cuando dicen que soy gay’: Maluma
Maluma

Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

Por: Laura Guzmán Díaz
04 de noviembre 2018 , 12:42 a.m.

Maluma está cansado y ojeroso. En pocas horas, se presentó en el Centro de Convenciones Amador en Panamá, celebró la noche de Halloween, viajó hasta Medellín y al bajar del avión se trasladó a su casa en el barrio El Poblado. Allí, sin tiempo para descansar, se bañó, se cambió de ropa y salió corriendo hacia su oficina, para encontrarse con un grupo de periodistas que esperaban su regreso a Colombia desde hace tres años; tiempo en el que se volvió una estrella mundial.

Al llegar, se disculpa por sus ojeras y se muestra nostálgico, está en Colombia y recuerda aquellas épocas en las que era menor de edad y tenía que cantar en las discotecas, en Medellín, con el permiso firmado de un adulto, debajo del brazo.

Años después, Juan Luis Londoño (24 años) se da el lujo de decir que está en contacto con Madonna, con quien mantiene una buena relación; que el mes pasado fue invitado a la fiesta de cumpleaños de Domenico Dolce, uno de los grandes de la moda italiana, y que público de Rumania, Israel y Sicilia (Italia) han hecho fila para poder verlo.

“Ha sido una montaña rusa de muchas vivencias, muchos sacrificios, ciudades, aviones y hoteles. Siento como si estuviera en el inicio de mi carrera”, dice.

Su gira F.A.M.E es ambiciosa, pero el público colombiano es bastante exigente...

Tengo nervios y ansiedad, llevo una semana sin dormir. No son los conciertos más grandes del año, pero sí son los que tienen más peso. Sé que el público de Medellín y Bogotá es muy exigente, porque conoce de música y siempre nos pone la vara muy alta. Por eso, traje a otros artistas, como Wisin y Reik, entre otros.

¿Cree que la frase ‘Nadie es profeta en su tierra’ se conecta con su carrera?

Ha sido complicado, porque muchas veces he dicho que quisiera tener un clon para cuando hago giras tan lejos de mi país, y poder estar aquí trabajando y promocionando mi música y así tener una conexión más fuerte con la gente en Colombia.

Sin embargo, cuando salgo a la calle siento tanto cariño que digo que eso de que nadie es profeta en su propia tierra es falso; es un tabú que está en la mente y que hay que quitarle a la gente.

¿Siente que lo quieren más acá, pese a que en el extranjero sí ha logrado llenar estadios?

Sí, porque aquí el amor es más puro y más sincero. Me ven como el artista, pero también como el hermano y el hijo. Soy un hijo de Colombia y de Antioquia y yo me siento suyo.


¿Qué hace para no sonar igual a otros artistas del género urbano?

Pasar mucho tiempo en el estudio, esa es la clave. Si quieres convertirte en un gran pintor, tienes que pasar mucho tiempo en el estudio pintando. Eso es lo que yo hago, trato de encontrar mi sonido invirtiendo muchas horas en un estudio y soy muy exigente conmigo mismo, por eso soy autor y coautor de mis canciones.

¿Qué piensa de que los expertos no vean con buenos ojos el reguetón y su trabajo?

Es normal (sonríe). El genero urbano no es una moneda de oro para caerle bien a todo el mundo y eso es una realidad. Pero, las críticas son respetables. Esas personas lo motivan a uno a trabajar más fuerte para demostrarles el talento.

¿Cómo lidia con su vida real y el personaje de Maluma que ha sido tan criticado?

Siempre es difícil, pero yo me hago el del oído sordo, aunque siempre va a llegar un momento donde vas a escuchar comentarios y críticas negativas. Sin embargo, en mi parte personal soy una persona muy tranquila y los comentarios no me desvelan. Soy muy espiritual y de esa manera organizo las ideas de estos mundos de Maluma y de Juan Luis. Estoy pasando por un momento de mi carrera en el que me critican mucho, pero sería peor si no hablaran ni una palabra de mí.

¿En qué momento se dio cuenta del peso de la fama?

Cuando salía a centros comerciales me gustaba mucho y llegó un momento en el que tuve que dejar de hacerlo; me dije: wow, ¿qué está pasando? También, cuando mis canciones aparecieron en los listados más importantes de la música latina, me marcó mucho, así como cuando escuché mi música en radio, dije: esto es algo que va para grande.

¿Cómo recibe que cualquier cosa que haga dé de qué hablar? Se burlaron de usted por pintarse el pelo...

Me encanta y me lo disfruto. Soy una persona que me burlo y me gusta burlarme de mis amigos, incluso cuando se que se ven bien o mal. Me gusta molestar con eso y realmente no me afecta para nada que se burlen de mi pelo mono o cuando dicen que soy gay. No me da nada, me da mucha risa. Los memes me los gozo, porque yo soy igual de charlatán, no me choco ni me frustro y es interesante que la gente se dedique 4 horas, de las 24 horas que tiene el día, a hacer un meme.

La gente sabe que soy un fanático de la moda y mis cambios de 'look' son por el amor que le tengo a la moda. Dios me ha dado la bendición de llevarme a casi todo el mundo y veo moda de diferentes lugares y cuando vengo, trato de traer un poco eso que veo por fuera. No hay nada más bonito que ser original y auténtico.

¿La polémica es su mejor carta? ¿Es intencional?

Yo hago lo que me sale del corazón y del alma. Hago la música que yo quiero mostrarle al público y cuento con la suerte de que a la gente le gusta la música que hago. No es intencional, no me siento un día a pensar: mañana me pinto el pelo porque van a hablar... No, yo hago todo porque me nace, no porque quiero que la gente hable de mí.

¿Con quién le falta hacer una colaboración?

Desde que empecé mi carrera musical dije que Justin Timberlake era un referente muy grande. Sigo con ese sueño y voy detrás de él hasta el día que pase, ojalá que suceda. También con Madonna sería algo brutal y de ensueño, inclusive surreal. Con artistas latinos tenía el sueño de grabar junto a Mark Anthony, Shakira y Ricky Martin; los sueños se han ido cumpliendo poco a poco. La lista es grande y quiero trabajar con raperos que han sido grandes referencias en mi carrera, como Kanye West, Jay Z y Drake.

¿Y J Balvin?

Ha sido un tema de agendas, mientras yo estoy de gira, él está en el estudio y viceversa. También tiene mucho trabajo. Le tengo cariño y tengo mucho respeto por su trabajo. Lleva muchos años dándole a esto y creo que sí es necesario que saquemos algo juntos.

¿Qué música escucha cuando está fuera del estudio y alejado del reguetón?

Mucha salsa, soy salsero y salsómano a morir, desde hace mucho. El primer género que yo aprendí a escuchar fue la salsa, por mis abuelos. Mi abuelo materno tenía una de las colecciones de salsa más grandes de Antioquia y cuando iba a su casa era lo único que escuchábamos. Tengo muchos recuerdos de eso y por eso la salsa es realmente mi género musical favorito junto con el reguetón. La salsa y el reguetón tiene muchas cosas en común: ambas tienen el alma de Puerto Rico, la clave de la salsa es la clave del reguetón y con una base de salsa puedes hacer un reguetón y viceversa. Tengo estos dos mundos involucrados, me muero el día que pueda hacer un LP de salsa.

¿Por qué no escogió ese camino?

Porque el reguetón siempre fue un gran sueño en mi vida: fui a muchos conciertos y seguía más su historia, pues me tocó su auge. Pero, por mi abuelo siempre tuve conocimiento de las épocas pasadas de la salsa. La vida da muchas vueltas, vamos a ver qué pasa.

¿De qué manera ha cambiado su estilo musical?

Es más maduro, he tenido diferentes facetas. ‘F.A.M.E’ es un álbum mayor que habla de muchas cosas que les pasan a los adultos. Terminé de hacer 'Felices los cuatro' y 'Cuatro babys' y me metí al estudio y seguí una línea muy pop; gracias a eso estoy nominado a los Grammy Latino, como mejor disco pop. Ahora, lancé 'Mala mía', que es más juvenil y que se volvió el himno de las discotecas. Ese era mi plan, porque no hace parte de ningún álbum y quería volver a hablarle al público juvenil.

¿Qué le causa esa nominación?

Los Grammy (suspira). Siempre que voy no me gano un premio. El año pasado estuve nominado y me desinfló totalmente, siempre había soñado con eso y no gané, tal vez no era el momento. En los Premios Juventud tenía ocho nominaciones... ¡y me dieron el premio como mejor vestido de la noche! (se ríe), así que a los premios ya no les veo ningún tabú, voy y los disfruto, pero ya dejé de quererlos tanto.

¿Siente que su imagen ha sido clave en su carrera?

Mucho, mentiría si dijera que no. Y me gusta, porque me gusta vestirme bien, me gusta verme bien.

¿Qué le falta?


Quiero impulsar a otros artistas, pues creo que eso hace falta acá, a través de una compañía independiente. En cinco años me veo cantando y siendo feliz, voy a tener 29 años y si Dios quiere voy a tener vitalidad y las ganas de hacer todo.

LAURA GUZMÁN DÍAZ
Cultura y Entretenimiento
En Twitter: @The_uptowngirl

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA