Lanzamiento del libro ¡La magia sí existe! de Carolina Angarita - Música y Libros - Cultura - ELTIEMPO.COM
Música y Libros

Una maga del siglo XXI que nos enseña a recibir las cosas buenas

¡La magia sí existe!, el libro de Carolina Angarita, trae ideas para la vida que nos merecemos.

Carolina Angarita

Carolina halló en el 2012 su camino espiritual, cuando entró en crisis con su matrimonio, su trabajo y su economía.

Foto:

Mauricio León / EL TIEMPO

Por: Francisco Celis Albán 
07 de febrero 2019 , 09:00 p.m.

Una crisis de vida y la muerte de su padre, a causa de un cáncer, introdujeron en su vida cambios drásticos, que relata en el prólogo de su libro ¡La magia sí existe!, en venta en Amazon.com.

Carolina Angarita, profesional exitosa que fue vicepresidenta de programación y mercadeo de un canal de televisión y gerente general de Google en Colombia, y que hoy dirige Discovery Networks, sorprende porque derriba el estereotipo de que poseer una dimensión profunda de espiritualidad no parecería ser una fortaleza de altos gerentes.

A la pregunta de por qué suceden las transformaciones radicales en las personas, explica: “En meditación pasamos de ser alguien a ser nadie. Desaparece nuestra identidad, el título ‘periodista’, el de ‘director’, los rótulos ‘latinoamericano’, ‘colombiano’, y nos concentramos en nuestra esencia. Y si somos capaces, pasamos a un siguiente nivel donde somos parte del Todo, donde nos sentimos uno con la naturaleza. Uno pasa de ser alguien a ser nadie, a ser Todo”.

Luego trae a cuento la experiencia sobrenatural de la escritora india Anita Moorjani, quien en su libro autobiográfico Muero por ser yo cuenta lo que sucedió cuando se empezaron a morir de cáncer personas de su entorno.

“Ella dijo: ‘No quiero que me dé cáncer’. Y empezó a cambiar la alimentación, tomaba menjunjes. Y le dio cáncer. Ella vivía en Hong Kong, y se fue a la India y hacía meditación; le bajó el cáncer un poquito, pero apenas volvió otra vez a Hong Kong el cáncer le empeoró. Llegó un día a la clínica, en silla de ruedas, flaca, con llagas en el cuello, en estado de coma. Y en ese estado oye que los médicos le dicen al marido: ‘No hay nada que hacer’.

“Y empieza un viaje del que les quiero contar dos detalles: primero, se da cuenta de que el tiempo no existe, empieza a ver que todo pasa al mismo tiempo. Sabemos que el tiempo es una decodificación de nuestro cerebro. Pero ella lo vive de esta manera: es como cuando vemos esos tapices que están hechos de punticos y cuando los vemos de lejos forman una figura maravillosa. Ella dice que nosotros vivimos dentro del tapiz y creemos que cada puntico es el tiempo que pasa, pero realmente todos los punticos ya existen y forman una figura hermosa que es lo que está pasando.

“Lo segundo que vivió ella es que dice: ‘Miren una mano’. Uno cree que este dedo está separado del otro. Y digo: ‘Ah, entonces yo no soy amiga de Francisco, nosotros somos diferentes’. Y de pronto él pelea contigo, porque uno es uribista y el otro es santista, por ejemplo. Entonces creemos que somos diferentes y dejamos de hablarnos y nos agarramos a muerte. No. Ella dice: ‘Todos somos una mano. Uno con todos y uno con la naturaleza’. Max Planck, físico, dijo en 1944: ‘Todas las posibilidades existen al mismo tiempo’.

“Y uno empieza a entender que puede, con despertar de conciencia, activar que, de esas posibilidades, se den las que uno quiere: el amor o la pareja ideal después de un divorcio; o si uno quiere abundancia material porque está lleno de deudas, si uno quiere un trabajo que tenga sentido y propósito (porque uno está amarrado a un puesto por creer que no va a conseguir otro).

“Todo cambia cuando uno se da cuenta de que a todo eso que está mal uno le puede dar la vuelta si actúa con conciencia, desde el amor, y empieza a cambiar sus pensamientos, a alinearlos con nuevas emociones, a generar una nueva frecuencia vibratoria, a actuar en consecuencia. En la medida que uno cambia pensamientos y emociones el cerebro cambia, se generan nuevas conexiones neuronales y empieza a ver el mundo de manera diferente. A eso yo lo llamo magia, porque parece magia”.

La felicidad, en el momento en que tomas la opción de ser feliz como camino diario, te ayuda a lograr cualquier meta

¿Dónde está Dios en todo esto?

Dios está dentro de cada uno. Todos tenemos la puerta a Dios adentro, en el corazón. A donde yo vaya puedo sentarme, meditar y conectar con el cielo. Tengo la puerta a Dios, a la energía, al universo, a la inteligencia superior, no importa la palabra que usemos, en la medida en que nos conectemos con nosotros mismos. Con el verdadero yo que está ahí dentro, no el de la etiqueta social. Cuando se conecta comienza a abrir puertas, y cuando uno abre la puerta al cielo abre la puerta a Dios en meditación, en oración, empieza a experimentar cosas que no ha sentido nunca. Empieza a activar el amor, el corazón, comienza uno a crear cosas.

La magia ha sido vista desde hace siglos como algo oscuro, negativo...

Esta no, esta es la magia del amor. La llamo magia porque parece magia. Cuando vivimos en las limitaciones del pasado, del ‘esto no se puede’, ‘no soy capaz’, ‘yo para esto no sirvo’, ‘no, no, no’, cuando vivo atrapada en eso, pues nunca voy a hacer magia. Pero si empiezo a creer que puedo, y a ver el mundo de manera diferente, nadie manda sobre tu mente sino tú mismo. Y si conscientemente cada vez que estoy pensando algo negativo, triste, deprimente, hago el esfuerzo de darle la vuelta a ese pensamiento.

Eso es como el ejercicio físico: a medida que lo repites, más será la flexibilidad. Si empezamos a ser conscientes de nuestro diálogo mental y lo paramos y le decimos: “¡Hey, piensa diferente!”, el cerebro nos manda nuevos pensamientos. Y empezamos a generar cambios en nuestras emociones. Cada vez que esté triste por qué no más bien me digo: “¿Por qué estoy triste? ¿Por qué no estoy mejor feliz de que estoy en un sitio bonito, estoy con vida, tengo trabajo, tengo salud y gente que me quiere?”.
Y empieza uno a cambiar el pensamiento y la emoción, y las alineas. Comienzas a reconocer lo afortunado que eres, y a sentirte agradecido en tu corazón y a sentirte feliz y pleno, y así entras en algo que se llama coherencia, que está medida en laboratorio y que es buenísima para crear.

Parece que fuera algo tan fácil, ¡porque todo el mundo quiere ser feliz! Es que no es fácil. Es dificilísimo. Es fácil decirlo, pero exige trabajo hacerlo.

¿Está bien que la gente quiera ser feliz?

Pues claro. A eso vinimos todos.

Cualquiera puede comenzar hoy el diálogo mental que puede empezar a cambiar sus pensamientos

No, lo que quiero decir es: ¿la felicidad tiene validez como meta?

La felicidad tiene validez como camino, no como meta. La felicidad, en el momento en que tomas la opción de ser feliz como camino diario, te ayuda a lograr cualquier meta. Si uno ve la felicidad como una meta allá, lejos, y que para llegar allá hay que sufrir, sacrificarse, luchar, pelear con el mundo entero, trabajar 30 horas, comer mal, dormir mal, estás fregado.

La felicidad es una opción de vida. Yo decido ser feliz. Decido ver las cosas buenas de la vida en vez de las malas. Y no se trata de decir que las cosas malas no existen, porque ahí están, se trata de ver lo bueno y lo malo, de ver la bendición en eso tan malo que me pasó. De entender para qué me pasó y hacer de eso algo que me empodere.

¿Por qué cree que el mundo es tan caótico y con tanto sufrimiento?

Creo que hay mucho sufrimiento porque la gente se desconecta de ella misma. Piensen cuando ustedes eran niños, el recuerdo más antiguo que tengan. Qué querían ser, qué soñaban hacer, a dónde iban a llegar. Nos desconectamos de repente porque alguien nos dijo: “Es que usted no tiene la plata, usted no es hijo de ningún multimillonario, porque usted es colombiano, porque usted no es bueno para las matemáticas, porque usted lo que sea”. Un montón de creencias negativas que vienen de los papás, los profesores, la familia, y nos las apropiamos. Y se nos forman unos monstruos arraigados dentro de nosotros mismos.

En el libro propongo ejercicios para encontrar en nosotros esas creencias negativas (no soy importante, no soy suficiente y equivocarse es malo) y destruirlas.

¿En su método hay oración?

Sí. Oración y meditación, que son lo mismo.

¿Cuál es la diferencia que hay entre lo que propone en su libro y una religión?

De lo que yo hablo en el libro le sirve a cualquier persona de cualquier religión. Yo hablo de Dios porque creo en Dios. Pero también digo claramente, si no quiere ponerle el nombre Dios, póngale el nombre que quiera. Cualquiera puede comenzar hoy el diálogo mental que puede empezar a cambiar sus pensamientos. Cualquiera puede descubrir las creencias que lo limitan. Cualquiera puede empezar a reconocer cuando se siente mal y entender y cambiar conscientemente ese sentimiento de tristeza o de rabia o frustración por un sentimiento de agradecimiento o de perdón o de autoperdón. Y con base en eso fortalecer su amor propio.

¿Hay un más allá?

Sí, yo creo. Y hay un más acá.

¿Cómo se lo imagina?

Si nos atenemos estrictamente a la física y que “la energía no se crea ni se destruye sino se transforma”, hay un momento en que nosotros, que somos seres espirituales que habitamos un cuerpo físico, abandonamos ese cuerpo físico y migramos a otro lado.
Si nos atenemos a los testimonios de personas que han vuelto a la vida, lo que se siente es la unicidad. Aquí somos cuerpo y espíritu. Cuando dejamos el cuerpo ya no somos dos, somos uno. Como lo veo yo, entramos en un estado de amor puro. Amor pleno.

FRANCISCO CELIS ALBÁN 
EDITOR DE EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá:

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA