Giselle Delgado Tejada presenta su libro ‘Guananí’ - Música y Libros - Cultura - ELTIEMPO.COM
Música y Libros

‘Guananí’, un libro que recupera el legado del indígena Quintín Lame

Giselle Delgado Tejada presenta novela sobre la vida del indígena que luchó por su raza.

Giselle Delgado

Giselle Delgado investigó durante varios años sobre la vida del famosos indígena caucano, antes de sentarse a escribir su novela.

Foto:

Juan M. Vargas/EL TIEMPO

09 de mayo 2018 , 08:10 a.m.

A Manuel Quintín Lame la historia de Colombia no lo ha tratado del todo bien. Incluso desde sus orígenes fue acusado de revoltoso y disociador.

“Todo el mundo hablaba de él como un incendiario y eso generó un mal mito a su alrededor”, cuenta Giselle Delgado Tejada, psiquiatría, una caucana que se dedicó a investigar la vida de Quintín Lame para reivindicar a este líder.

Y lo hace en el libro 'Guananí', impreso en Carvajal Soluciones de Comunicación y que su autora presentó en la pasada Feria del Libro de Bogotá.

'Guananí', cuenta Delgado, médica de la Universidad del Cauca y con una especialización en Buenos Aires, Argentina, nació, en parte, “de la sensibilidad de ser caucana y también por un hombre que luchó por los indígenas”, agrega.

Fueron cuatro años de investigación. Trabajó sobre documentos, entre ellos uno del investigador caucano Diego Castrillón Arboleda, el libro El indio Quintín Lame, editado en 1971, y otros documentos de la Universidad del Cauca, todos destacan el valor del líder.

En mi libro
trato de mostrar ese ser humano que no fue incendiario ni guerrillero. Perteneció al Partido Conservador y tuvo mucha afinidad con la religión católica, en concordancia con sus patrones

E incluso la mamá de la médica, que tiene 98 años, fue una de sus fuentes, pues conoció a Quintín Lame (hacienda Polindara, sector El Borbollón, Popayán, Cauca, 26 de octubre de 1880 - Ortega, Tolima, 7 de octubre de 1967).

De este modo se accede a un documento que tiene la historia del líder y sus recorridos buscando lo mejor para los indígenas.

Pero básicamente es una novela que muestra cómo Quintín Lame no es el malandro que muchos creen, un mito que se extendió aún más cuando apareció la guerrilla que llevaba su nombre, que existió entre 1984 y 1991, año en el que llegaron a un acuerdo con el presidente César Gaviria. Incluso hubo un representante de este grupo en la Asamblea Nacional Constituyente, Alfonso Peña Chepe.

“Siempre hubo una tendencia de hacerle creer a la gente que Quintín Lame era peligroso. Pero lo cierto fue que investigaba y estudiaba para defender los derechos de los indígenas. Su relación con Marco Fidel Suárez fue muy fructífera, porque pudo hacer investigaciones de las cédulas reales para defender la propiedad de las tierras para sus comunidades”, agrega Delgado.

De hecho, estuvo en Bogotá estudiando esas cédulas reales de los resguardos y fue al Congreso a defender su lucha. Fue un hombre estudiado que se asesoraba de abogados. Desprestigiarlo fue fácil porque atacaba a importantes familias locales que tenían las tierras de los indígenas.

“En mi libro trato de mostrar ese ser humano que no fue incendiario ni guerrillero. Perteneció al partido Conservador y tuvo mucha afinidad con la religión católica, en concordancia con sus patrones”, sigue Delgado.

Además, el libro presenta el encuentro de Lame con sus deidades indígenas, pues muchos argumentaban que estas lo ayudaban a aparecer o desaparecer, según sus necesidades o para salvar su vida.

De hecho, sorprende que la memoria del indígena no está más en el cotidiano del país, pero cuenta Delgado que para la comunidad nasa no importa un nombre sino el colectivo, “por eso incluso muchos jóvenes nasa no saben quién es Quintín Lame, pese a que gracias a él tienen muchos beneficios”.

Y también están los amores del indígena, quien, según Delgado, “cambiaba mucho de amaño (relación), por eso hay muchos descendientes”.

A Lame, pese a que lo abandonaron muchos de sus seguidores, se le debe que en 1938 se haya decretado la restitución de los resguardos de Ortega y Chaparral, que se escrituraron en 1948. Y de su pluma salió el libro 'El pensamiento del indio' que se educó en las selvas colombianas.

A pesar de la soledad de sus últimos días, nunca lo abandonaron sus espíritus y sus ancestros, que le repetían que su lucha no había sido en vano. Eso también se cuenta en el libro.

CULTURA@CulturaET

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA