Fallece Alberto Cortez, el poeta de lo cotidiano - Música y Libros - Cultura - ELTIEMPO.COM

Registrate o inicia sesión para seguir tus temas favoritos.

Música y Libros

Adiós a Alberto Cortez, el hombre que le cantó a la amistad

El cantautor argentino, figura de la nueva canción en América Latina, falleció a los 79 años.

Alberto Cortez

El cantautor argentino Alberto Cortez falleció en Madrid a los 79 años.

Foto:

Archivo particular

Por: Cultura*
04 de abril 2019 , 10:39 p.m.

Cincuenta años después de anticiparlo en una de sus más célebres composiciones, Cuando un amigo se va, Alberto Cortez falleció ayer a los 79 años en Madrid, dejando una sólida obra internacional en la que música y poesía se hicieron uno.

Destacado miembro de la influyente generación de cantautores de finales de los años 60 y 70, amén de premio Grammy a la excelencia artística en 2007, este argentino se oponía a la “intrascendencia” de gran parte de la música actual y convirtió en una máxima de su carrera que esta disciplina era un vehículo para “acercar la poesía al pueblo, de donde nunca debió salir”, añadía.

Cortez (Rancul, 1940) superó el medio siglo de actividad pese a sus múltiples achaques. “Canto porque no tengo otro remedio”, declaró hace cinco años sobre su resistencia a la jubilación, en una entrevista en la que se tomó con humor el número de veces que la “rumorología” había acabado con él. “Me río una y otra vez porque son tantas las veces que me han matado que, ya ven, lo han hecho tan mal que aquí sigo muy vivo, y sin retirarme”, ironizaba el músico, quien en su última etapa también reprochaba a la industria discográfica que se desentendiera de “los viejos carrozas”.

Su nombre de pila era José Alberto García Gallo, pero, como relata el diario El País, el fracaso en Europa del Argentine International Ballet Show, al que se integró a los 20 años huyendo del servicio militar, lo obligó a cambiarse el nombre para ‘salvarse’. Abandonado a su suerte en Bélgica, adoptó la identidad del cantante peruano Alberto Cortez (Darío Alberto Cortez Olaya), quien para entonces gozaba de cierto reconocimiento en ese país.

Así, haciéndose pasar por el peruano y cantando su mismo repertorio de boleros y chachachás empezó a actuar en Alemania y Bélgica. Ese mismo año, Alberto Cortez (el peruano) tuvo una oferta para grabar un disco en Madrid, pero quien se presentó en el estudio fue el otro Alberto Cortez, el argentino.

Así lanzó su primer éxito, Sucu sucu.

El lío terminó en una demanda del peruano al argentino. Este último logró que los tribunales belgas le cedieran la exclusiva del nombre artístico por 20 años. El Alberto Cortez peruano, que en adelante se hizo llamar el Original, acabó desistiendo tras un enfrentamiento con el argentino a través de la prensa. Los detalles de la historia se conocen por la autobiografía del peruano, Yo sí soy Alberto Cortez.

Autor de importantes temas de la música latinoamericana, como Me lo dijo Pérez, El abuelo, Mi árbol y yo, Distancia o Te llegará una rosa, una de las más importantes fue sin duda Cuando un amigo se va, escrita tras el fallecimiento de su padre y convertida en una pieza imprescindible de numerosos funerales. “Escribí esa canción porque mi padre me trató como a un amigo desde pequeño, llevándome a todas partes”, explicó el artista, quien pasó entonces por una “crisis tremenda” que lo llevó a pensar en “dejarlo todo y volver al pueblo” donde nació.

El espíritu de exaltación de la amistad que emanaba esta composición marcó también su trayectoria, muy prolífica en colaboraciones sinceras. Entre las más relevantes destacan los cuatros discos que realizó con el músico y filósofo Facundo Cabral, con quien presentó un espectáculo, ‘Lo Cortez no quita lo Cabral’, que recorrió México, España y Argentina.

Cincuenta años después de anticiparlo en una de sus más célebres composiciones, Cuando un amigo se va, Alberto Cortez falleció ayer a los 79 años en Madrid

Cuatro discos llegó a grabar con este también filósofo argentino, y su asesinato en Guatemala en 2011 representaría un duro impacto para Cortez. “Su muerte significó la muerte de todos los cantantes del mundo”, dijo.

Se radicó en España, donde les cantó a Antonio Machado y a Federico García Lorca, también a las víctimas del atentado terrorista del 11M (que coincidió con su cumpleaños) y donde una noche de 1967 empezó a convertir su nombre en leyenda en una velada sin micrófonos en el teatro de la Zarzuela de Madrid.

Entre los reconocimientos que recibió se destacaron la Medalla de Plata en el New York Film Festival de EE. UU. (1980), como ‘cantante extranjero más popular’ en Cuba (1982), y la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes en España.
Cortez estaba preparando un nuevo disco con temas diferentes a los de su último espectáculo, estrenado en mayo del 2018 con el título ‘Boleros’.

CULTURA
Con EFE y AFP

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá:

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA