Entrevista con Lin-Manuel Miranda de su canción Almost Like Praying para ayudar a Puerto Rico - Música y Libros - Cultura - ELTIEMPO.COM
Música y Libros

''Más que un rezo' es lo que necesitamos en Puerto Rico': Miranda

Lin-Manuel Miranda habla de la canción que compuso para ayudar a damnificados del huracán María.

Lin-Manuel Miranda, estrella de Broadway

El pasado 16 de noviembre, Lin-Manuel Miranda fue homenajeado en los Latin Grammy por sus aportes a la comunidad latina.

Foto:

Valerie Macon / AFP

20 de noviembre 2017 , 12:40 a.m.

Lin-Manuel Miranda nació y se crió en Nueva York, pero lleva a Puerto Rico en el alma y la sangre. Su padre, Luis Miranda Jr., nació en Vega Alta, un suburbio a 35 kilómetros de San Juan, de donde salió a los 19 años para iniciar una nueva vida en la capital del mundo. De chico, el joven Miranda y su hermana Luz pasaban los veranos en la isla con los abuelos haciendo videos caseros en los que las estrellas eran los vecinos y familiares.

El autor del fenómeno de Broadway ‘Hamilton’ y pronto protagonista de la película de Disney ‘Mary Poppins’ aún tiene tíos y primos en Puerto Rico con los que mantiene una relación estrecha.

El 20 de septiembre, cuando el huracán María golpeó el estado asociado, el ganador de premios Óscar, Tony y Grammy confiesa que se asustó. Sus cuentas de Facebook y Twitter se llenaron de personas que preguntaban por la suerte de familiares en diferentes municipios del territorio, que quedó sin electricidad y prácticamente incomunicado. Fueron días dramáticos para los casi 5,5 millones de puertorriqueños que viven en Estados Unidos y que no tenían forma de saber si sus familias habían sobrevivido a la tormenta.

Miranda, quien también es autor de la música de ‘Moana’, la película animada de Disney, encontró en esos llamados desesperados la inspiración para escribir una canción: ‘Almost Like Praying’. En cuestión de una semana reunió a un grupo de 21 artistas (incluyendo a Luis Fonsi, Marc Anthony y Jennifer López), grabó las voces, mezcló la música y la puso a la venta en servicios como Apple Music. Todo lo recaudado irá a los damnificados del desastre. Hasta Gloria Estefan sirvió de mensajera en el proceso. El tema es el quinto más descargado en la lista de canciones latinas de Apple y marca un giro en el creciente activismo del artista.

Miranda, quien en días pasados fue homenajeado en los Latin Grammy por sus sobresalientes y numerosos aportes a la comunidad latina, habló con EL TIEMPO sobre el proceso creativo de la canción, su posición frente al gobierno del presidente Donald Trump y sobre la desagradable tarea de desvincular uno de sus proyectos del estudio de Harvey Weinstein, el productor acusado por varias mujeres de violación y acoso sexual.

¿De dónde sale esta canción y qué quería trasmitir?

Eran dos ideas a la misma vez. Primero el nombre María... Yo escribo musicales y en mi mundo el nombre de María es la canción más famosa de ‘West Side Story’ y tiene una asociación muy positiva. Quería tomar un pedacito de esa canción para cambiar el significado y escogí ‘Almost Like Praying’, que se podría traducir como ‘Más que un rezo’, porque eso es lo que necesitamos en Puerto Rico y también la otra idea fue que en esos días después de la tormenta para la gente que tiene familia en Puerto Rico... Estábamos asustados y mi Facebook y mi Twitter estaban llenos de nombres de pueblos: ¿Han oído de Vega Alta? ¿Hay electricidad en San Juan? Así que quería escribir una canción con los nombres de los 78 municipios de Puerto Rico.

La canción es interpretara por 22 voces, incluyendo la suya, ¿cómo logró reunir un grupo tan estelar?

Escribí la canción primero y después les escribí a todos los artistas con los que tenía contacto. Yo conozco a Jennifer López, yo conozco a Marc Anthony. Llamé a todos mis amigos primero… Gilberto Santa Rosa. Tengo la buena fortuna de conocer a Juan Luis Guerra y después usé Twitter para contactar a los artistas que no conocía: Camila Cabello, Luis Fonsi y de verdad que todos estos artistas son tan increíbles, dijeron sí sin oír la canción y dijeron presentes y ahí llegamos.

Hábleme de la maratón de ir a grabar las voces de estos artistas en diferentes ciudades en cuestión de días.

Grabamos voces en cinco ciudades. Yo fui a tres: Los Ángeles, Miami y grabé unas cuantas en Nueva York. Juan Luis Guerra envió la suya desde la República Dominicana y un rapero que se llama PJ Sin Suela la grabó en Puerto Rico. Encontró un estudio con electricidad, pero tuvo que enviar su grabación con Gloria Estefan que estaba en la isla porque el servicio de internet era muy precario para enviar un archivo de audio.

Ahora que menciona a Juan Luis Guerra, su ídolo, ¿cómo fue la experiencia de trabajar con él por primera vez, aunque de forma remota?


Fue increíble, de verdad. La semana anterior a la tormenta yo estaba en su concierto en Washington Heights, en Nueva York. Yo soy superfanático de su música, creo que es uno de los mejores escritores vivos y poder contar con él significó mucho para mí. Somos fans mutuos, él vino a ver mi primera obra ‘In the Heights’, en el 2008, y lo conocí entonces. Pero poder trabajar con él es un sueño.

¿Cómo hizo para decidir qué parte cantaba cada uno?

Eso fue lo más divertido, cuando todo el mundo dijo presente, mi trabajo fue cómo dividir estos pueblos y esta lírica. Empecé, porque quería atención, con los más famosos… con Luis Fonsi, con Marc Anthony y luego sigue el ‘roll call’. Todos los raperos hicieron la parte de rap entera y cogí pedacitos de cada uno y también puse a todo el mundo a improvisar ‘Puerto Rico’ al final. Luego tomé los mejores pedacitos y los puse en los coros.

Esto va a recoger más fondos si es una canción que están poniendo en los clubes, que están poniendo en la radio

Pero eso ese es un acto de equilibrismo impresionante, porque ¿cómo hacer brillar 22 voces en dos minutos y medio?

Tuvimos que alargar la parte final, originalmente era más cortita, pero teníamos tantas opciones increíbles que tuvimos que alargarla. Pero ese también es el desafío, porque tampoco quería escribir una canción de siete minutos que se sintiera como tarea. No quería escribir, como se dice en Puerto Rico, un cortavenas. Esto va a recoger más fondos si es una canción que están poniendo en los clubes, que están poniendo en la radio.

Usted ha sido muy claro en su posición política, pero al mismo tiempo había sido muy medido en sus críticas contra el actual gobierno del presidente Donald Trump. Eso cambió con Puerto Rico.

De verdad que sí. Y eso llamó mucho la atención. Hubo muchos titulares sobre lo que dije ese fin de semana (en una muestra inusual de ira, el artista dijo que Trump iría derecho al infierno), porque lo que dijo el Presidente no tiene precedente, atacar a las víctimas de un huracán y decir que ellos quieren que todo se lo hagan, ataca a una alcaldesa que está trabajando por su gente 24 horas al día... Lo que yo dije ese fin de semana fueron las únicas palabras que me faltaban. Porque, ¿qué más dices de cara a eso?

Su participación en temas de inmigración también ha sido bastante destacado, ¿se podría decir que con su fama crece su activismo?

Me encantaría solo hablar sobre ‘Hamilton’ o unas canciones que he escrito, pero la verdad no son los tiempos en que vivimos. Vivimos en unos tiempos donde los derechos de nuestros inmigrantes están siendo atacados, los derechos de ciudadanos americanos. Puerto Rico es parte de Estados Unidos, esos son 3,5 millones de estadounidenses, están haciendo lo mejor y tenemos que luchar por toda esa gente, porque esos son los tiempos en los que nos encontramos. Me encantaría estar en el piano todo el día, pero los tiempos no me dejan.

¿Puede esto traducirse en trabajos artísticos?

Como artista voy a seguir escribiendo sobre lo que me inspira, pero como ciudadano americano y puertorriqueño voy a seguir luchando por mi gente.

Una cruzada que no termina

Hasta mediados de septiembre, ‘Almost Like Prayer’ había sido descargada 150.000 veces en iTunes, tras debutar en el primer lugar en los sencillos más descargados en Estados Unidos el 6 de octubre.

La situación de Puerto Rico sigue siendo crítica, con buena parte de la isla aún sin servicio de electricidad o agua potable y Lin- Manuel Miranda sigue incansable en su cruzada.

En una visita reciente a la isla, el artista anunció que llevará la producción de ‘Hamilton’ a Puerto Rico en enero del 2019 y que él mismo retomará el papel principal de la exitosa obra durante las tres semanas de presentaciones. La idea es atraer turistas, pero también permitir que los locales disfruten del ‘show’, que tendrá boletas con precios de apenas 10 dólares. En Broadway, la boleta más barata cuesta casi 370 dólares. Los esfuerzos de Miranda no terminan allí. Este fin de semana tenía programado participar con la Federación Hispana en una marcha en Washington en contra de “leyes injustas que han sido sistemáticamente opresivas y paralizantes para el pueblo de Puerto Rico”. Entre las peticiones está la de condonar la deuda del estado libre asociado, que está por encima de 70.000 millones de dólares.

CLAUDIA SANDOVAL
Para EL TIEMPO
Nueva York

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA