Duras críticas de Toto la Momposina al reguetón - Música y Libros - Cultura - ELTIEMPO.COM
Música y Libros

'El reguetón es un invento para dañarles el oído a los muchachos'

La artista Totó la Momposina lanza una fuerte diatriba contra los nuevos géneros musicales.

Toto la Momposina

Toto la Momposina durante su presentación en el Festival de Jazz.

Foto:

EFE

Por: EFE
11 de septiembre 2018 , 11:04 a.m.

Totó la Momposina, reina del folclor colombiano, acaba de cumplir 78 años con una vitalidad envidiable y más convencida que nunca de que en la música solo lo clásico y lo tradicional tienen un lugar asegurado en la eternidad, una crítica directa a los nuevos ritmos que se imponen en América Latina.

Con el desparpajo que la caracteriza, esta cantante y bailarina que ha dedicado toda su vida a divulgar la riqueza del folclor de la costa Atlántica, defiende en una entrevista el valor de la música tradicional y su trascendencia frente a lo moderno.

"Por favor no me hables de eso porque eso no es música, eso es un género de música y eso no va a pasar (trascender), eso no va a llegar allá al cielo, la música ancestral es la que llega al cielo", responde con contundencia cuando se le pregunta por las frecuentes polémicas que generan las letras de canciones de reguetón por su contenido sexista.

Totó no esconde la incomodidad que le producen algunos géneros modernos que se quedan en lo básico, "denigrando de todo lo que está a su alrededor" y por ello sugiere que no se le pregunte sobre ese tema "porque yo voy a decir la verdad, porque yo soy 'claridosa' (clara), a mí no me meten cuentos".

En su opinión, el reguetón y otros géneros recientes son "un invento (...) para dañarles el oído a los muchachos", y zanja el asunto con una sentencia: "Y la música de Handel, de Mozart, de Tchaikovsky, esos son los que van a llegar al cielo".

La artista habló en Mompox, el pueblo Patrimonio de la Humanidad de la Unesco del que es oriunda y en el que recibió un homenaje de su gente y de la Gobernación del departamento de Bolívar en el VII Festival de Jazz que concluyó la madrugada del pasado domingo.

Pero ella también hizo un tributo a su gente y a su cultura con un concierto que fue un derroche de energía y música con su torrente de voz y cadencia al bailar que no han mermado con el paso de los años.

Nosotras las cantaoras cantamos lo que queremos entonces no hacemos la música con esos aparatos que ahora tienen, que los ponen a cantar y no están cantando".

"Estoy dando una lección", afirma sobre el escenario mientras hace una demostración de su habilidad intacta para el baile y bebe un sorbo de una botella: "Es agua, no es ron", aclara antes de soltar una de sus sonoras carcajadas.

En su concierto, en el que interpretó cumbias, porros y otros ritmos caribeños como ‘Aguacero de mayo’, ‘Te olvidé’ o ‘El pescador’, Totó la Momposina subrayó su línea de pensamiento. "¿Si están entendiendo el mensaje? Música tradicional sin reguetón, con los instrumentos indicados", manifiesta.

Y es que la artista no tiene pelos en la lengua para decir lo que piensa también sobre los conciertos, como cuando asegura que no tiene una lista de canciones sino que interpreta lo que se le ocurre en el momento, sin necesidad de fingir que canta.

"Como nosotras las cantaoras cantamos lo que queremos entonces no hacemos la música con esos aparatos que ahora tienen, que los ponen a cantar y no están cantando, entonces yo digo 'Ah bueno, esa la vamos a cantar ya'", dice seguido de otra carcajada.

En su exitosa carrera artística de más de medio siglo, Totó la Momposina, heredera de una tradición musical que abarca cinco generaciones de su familia, ha paseado por el mundo el folclor colombiano y en 2013 fue galardonada con el Premio a la Trayectoria del Grammy Latino.

Esa es su misión, "apoyar el folclor de Colombia y de todas partes" para que perdure "para siempre porque esos son puntos de referencia", y este 14 de septiembre volverá a hacerlo con un concierto en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo de Bogotá.

Sobre su futuro en los escenarios, Totó se muestra clara, cantará "hasta que Dios quiera". "Yo soy una señora grande pero con un sentimiento y un corazón joven", concluye.

EFE/ Mompox

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA