Biblioteca François-Mitterrand, el tercer archivo audiovisual más grande del mundo - Música y Libros - Cultura - ELTIEMPO.COM
Música y Libros

El tercer archivo audiovisual más grande del mundo

Esta sección de la Biblioteca François-Mitterrand tiene más de 15 millones de documentos.

El tercer archivo audiovisual más grande del mundo

La Biblioteca François-Mitterrand, del arquitecto Dominique Perrault, consta de cuatro torres en forma de libros abiertos.

Foto:

Archivo BNF

Por: Carolina Niso
15 de abril 2018 , 08:58 a.m.

Entre cuatro torres de vidrio y acero de 80 metros de altura –la torre de los Tiempos, la torre de las Leyes, la torre de los Números y la torre de las Letras, que simbolizan cuatro libros abiertos– se encuentra una de las joyas urbanísticas más importantes de París: la Biblioteca François-Mitterrand, del arquitecto Dominique Perrault, que conserva 14 millones de libros y de revistas, manuscritos, planos, partituras, monedas, medallas, enciclopedias intelectuales, artísticas y científicas; y entre todos estos tesoros está el tercer archivo audiovisual más grande del mundo después del que tiene la Biblioteca del Congreso en Washington y el de la British Library en Londres.

El origen del departamento se remonta a los Archivos de la Palabra, creados en 1911 por el lingüista Ferdinand Brunot, quien grababa a personas del común recitando textos o cantando.

Posteriormente se convertiría en el Museo de la Palabra y el Gesto. Después se ampliaría a la edición fonográfica (registros sonoros en un soporte que permite su reproducción) y recibiría el primer depósito legal justo antes de comenzar la Segunda Guerra Mundial. Luego registrarían las conferencias y discursos de personajes conocidos, como el poeta Guillaume Apollinaire, políticos y artistas.

Sería conocido después como la Fonoteca Nacional, y con la llegada del disco, el casete, el video, el CD, el DVD y la multimedia pasaría a ser el Departamento Audiovisual de la Biblioteca Nacional (BnF).

El archivo está distribuido en tres sitios: una extensa colección está en la Biblioteca François-Mitterrand, sur de París, en el barrio Tolbiac; en Richelieu está el departamento de Música, de estampas y fotografías; y en Bussy-Saint-Georges, cerca de Disney, se conservan los ejemplares, pero no se permite acceso al público. De 2.500 personas que trabajan en la biblioteca, 130 son del área audiovisual. Entre ellos, Pascal y Bertrand.

Descubriendo el archivo

Pascal Cordereix forma parte de la generación de la contracultura. Procedente de la región del Jura, en la frontera entre Suiza y Francia, después de haber trabajado en una biblioteca municipal y de haber pasado el concurso de curador, se convertió en director de Servicio de Documentos Sonoros, cuando abrieron la Biblioteca Nacional François-Mitterrand.

Bertrand Bonnieux, proveniente de Versalles, estudió literatura y se especializó en música. Conoció a Pascal mientras trabajaba en la Alcaldía de París. Llevan veinte años en equipo, conservando las joyas del departamento Audiovisual.

La joya del archivo más especial para Pascal es un cilindro –soporte inventado a finales del siglo XIX– del investigador francés helenista Hubert Pernot, quien en 1918 grabó melodías y cuentos griegos que se habían dado por perdidos.

Bertrand se demoró seis meses en conocer completa la BnF. Cada torre tiene 22 pisos, y hay depósitos de las colecciones en el sótano. En total hay más de 15 millones de documentos.

“Se aprende cada día en el trabajo. Ser bibliotecario significa ser curioso, ir a las cajas y buscar, mirar qué hay al lado y encontrar siempre que hay otros discos y otras grabaciones interesantes. Es una búsqueda modesta entre millones de documentos, y encontrar alrededor, o a veces en la misma caja, una referencia importante. La clave es anotarla”.

A pocas semanas del aniversario de la muerte del gran ídolo francés Johnny Halliday, los dos amigos recuerdan el libro que escribieron en colaboración con Elizabeth Giuliani y la BnF, Cien años de la música francesa. Allí están presentes Halliday y otros grandes de su época.

Las colecciones del archivo

El departamento Audiovisual conserva los documentos sonoros (archivos de las palabras, discos), videos (casete y DVD) y documentos multimedia (programas informáticos y videojuegos). Aparte del archivo están el INA –el departamento que se ocupa del depósito legal de la radio y la televisión en Francia– y el Centro Nacional de Cinematografía (CNC, por sus siglas en francés), el cual se ocupa del cine.

En total hay alrededor de 1’500.000 documentos. Todo se ha digitalizado, y el original queda en el lugar de conservación. Posee una colección única de 1.300 aparatos de grabación y lectura de documentos sonoros, videos y documentos multimedia. Las personas que consultan utilizan la versión digital y no el original, que solo se puede conocer con una autorización especial.

El soporte económico

El archivo se nutre del depósito legal, las donaciones y las adquisiciones. Las colectas internacionales las hacen los investigadores del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS, por sus siglas en francés), quienes graban por todo el mundo las novedades y cuando regresan dejan una copia en el archivo, y la otra se queda con ellos. Eso hace que sea un fondo muy rico en etnomusicología.

En el departamento de Videos existe el mismo principio de depósito legal, tanto de películas de ficción como de documentales, y hay un presupuesto para las adquisiciones. Compran la producción extranjera para tener videos de todos los países del mundo.

Latinoamérica y Colombia

En la sección de América Latina aún queda mucho por hacer. Hay una colección importante de Brasil, México y Argentina, pero de Colombia y otros países latinos, no mucho. Los artistas colombianos que más han penetrado el mercado galo son Yuri Buenaventura, Totó la Momposina y Sebastian Rocca, entre otros. Hoy, hay interés por la música y el cine de Colombia, por eso Bertrand y Pascal invitan a todos los artistas colombianos que lo deseen a acercarse a la biblioteca y dejar un ejemplar en la BnF para el archivo.

El archivo en línea gallica

www.gallica.bnf.fr es un catálogo general de búsqueda en línea. Se entra por medio de la página de la biblioteca, y hay alrededor de 15 millones de documentos, de los cuales solo se puede escuchar 30 segundos de cada grabación.

European Sounds

Es un consorcio europeo que lleva menos de diez años, en colaboración con doce países de la Unión Europea y el Reino Unido; en total hay 24 organizaciones. Aquí cada país del consorcio puede incluir todo lo que desea, y es de acceso libre. El catálogo está en inglés, incluye música y archivos sonoros de todo tipo.

CAROLINA NISO
Especial para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA