Influencia de Jorge Eliécer Gaitán en Fidel Castro y Hugo Chávez - Gente - Cultura - ELTIEMPO.COM

Registrate o inicia sesión para seguir tus temas favoritos.

Gente

El ideario de Gaitán voló en América Latina

Fidel Castro aplaudía su figura, mientras que Hugo Chávez solía recordar su ejemplo.

Jorge Eliécer Gaitán

Estatua del caudillo en el Parque Jorge Eliecer Gaitán, en Medellín.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

Por: Armando Neira
07 de abril 2019 , 12:25 a.m.

Gaitán no es el Che Guevara, pero su ideario también viajó a través de América Latina. De hecho, el cubano Fidel Castro y el venezolano Hugo Chávez, dos de los líderes contemporáneos más influyentes de la región, lo veneraban.

Hace unos años, Castro iba a conversar con un grupo de periodistas que lo esperaban en la sala de una habitación de un hotel del centro de Bogotá. Al entrar, Castro interrumpió su saludo y relató:

“Allá, por esas calles, bajó la marea de un pueblo herido tras el asesinato de su líder. Nunca vi tanta indignación e impotencia, lo recuerdo como si fuera ayer. Yo estaba allí”, dijo.

El 9 de abril de 1948 Castro asistía al encuentro de universitarios paralelo a la IX Conferencia Panamericana (la misma que adoptó la carta de la OEA) y alcanzó a reunirse con el caudillo dos días antes de que lo asesinaran. Quedaron de verse luego, pero la cita no pudo ser. “Los estudiantes colombianos me pusieron en contacto con Jorge Eliécer Gaitán. Aquel día me llevaron a verlo y conversé con él. Encontré a una persona de mediana estatura, aindiado, inteligente, listo, amistoso. ¡Con qué amistad nos trató! ¡Con qué afecto! Nos entregó algunos de sus discursos junto a otros materiales, se interesó por el congreso y nos prometió clausurarlo en un acto multitudinario en el estadio de Cundinamarca”, le recordó a la periodista Katiuska Blanco Castiñeira, quien en 2011 publicó el libro: ‘Fidel Castro Ruz, guerrillero del tiempo’.

“Era su propuesta. Habíamos conseguido el apoyo del líder más popular, un dirigente con gran simpatía, con gran carisma. Era un éxito colosal hasta entonces. Recuerdo que él me entregó sus discursos, entre ellos uno muy bello, la Oración por la paz, pronunciado en febrero de aquel año, al cierre de una marcha donde participaron 100.000 personas que desfilaron en silencio para protestar contra los crímenes”, agregó.

Y continuó: “Recuerdo que salí de allí con un ‘hierro’ pequeño, que fue la primera arma que yo agarré para tener algo en la mano. Bogotá, ¡otra gran aventura en mi vida! ¡Nadie se puede imaginar las grandes aventuras que viví en tan poco tiempo!, pero todas aquellas experiencias me enseñaron, las luchas de grupo, lo de Cayo Confites, el Bogotazo. Fui ganando terreno en la parte táctica, estratégica”.

Por su parte, Chávez relató en uno de sus habituales monólogos por televisión que Gaitán no solo fue “uno de los más grandes líderes de Colombia sino de nuestra América Latina”. Por eso, durante la fecha en que se conmemoraba el crimen, se mostraba dolido, ante el “cobarde asesinato en una de las calles de Bogotá”.

“A Gaitán lo mataron muy rápido, tenía 45 años. Si lo hubieran dejado morir de forma natural, el cantar de este país sería distinto y hubiera tenido una mayor incidencia internacional, pero no lo dejaron”, afirma María Valencia Gaitán, la nieta del líder.

Su vida fue cortada de tajo cuando su pensamiento político apenas estaba empezando a proyectarse al exterior, pese a que eran otros tiempos en los que las comunicaciones eran más lentas.

A Gaitán lo mataron muy rápido. Si lo hubieran dejado morir de forma natural, el cantar de este país sería distinto y hubiera tenido una mayor incidencia internacional, pero no lo dejaron

“Al principio mi papá tuvo amistad con el peruano Víctor Raúl Haya de la Torre, fundador de Apra (Alianza Popular Revolucionaria Americana), partido que ambos quisieron organizar en Colombia, pero Haya se derechizó y mi papá rompió con él”, asegura Gloria Gaitán, hija del caudillo.

Ella considera que Gaitán no tuvo ninguna influencia en la revolución bolivariana. “Chávez hablaba mucho de él, pero era un conocimiento muy poco profundo, más de cuestiones adjetivas que de conocimiento de su pensamiento filosófico y científico”.

Asegura que “la dirigencia cubana dice que lo admira mucho, pero en la práctica nunca ha publicado nada de él”. Para su familia, Gaitán era muy visionario para la época, motivo por el que ninguno de sus contemporáneos pudo entender y aplicar su pensamiento político. También se debe, según su hija, a que Gaitán era revolucionario sin ser marxista y descreía de la dictadura del proletariado.

En un reportaje con la revista ‘Semana’, Gloria Gaitán contó sobre el presidente de Chile, el socialista Salvador Allende. “Yo lo conocí en Cuba. Fidel Castro hizo una recepción, y ahí nos conocimos con Allende. Hablamos, habló de mi padre y al final intercambiamos direcciones. Y comenzamos a escribirnos”.

ARMANDO NEIRA
Editor de Cultura

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá:

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA