Gente

El diseñador que viste a los ‘millennials’ a punta de retazos

Con propuestas amigables con el planeta Daniel Silverstein se abre camino en el mundo de la moda.

Daniel Silverstein

Daniel Silverstein tiene su bodega y taller en la zona del Bronx, en Nueva York.

Foto:

Daniel Silverstein

09 de agosto 2018 , 10:39 p.m.

Elegir las telas, los materiales y los accesorios necesarios para crear una nueva colección de ropa es una de las actividades más gratificantes para un diseñador.
También lo es para el modisto neoyorquino Daniel Silverstein, pero de una manera totalmente diferente.

Hace tres años que este joven de 29 años, graduado del Fa-shion Institute of Technology de Nueva York, fabrica prendas usando única y exclusivamente recortes o retazos de tela que les sobran a otros diseñadores y fábricas o que son sacados de ropa previamente usada y desechada, incluyendo cremalleras, botones, accesorios y forros con los que las adorna.

La iniciativa se llama Zero Waste Daniel (ZWD) y se ha consolidado como la más seria y exitosa en el segmento de la moda ecológica o consciente en el mundo. Su creador ha desarrollado un método de trabajo que no recurre ni a un solo pedazo o pieza de tela nueva y en el que no se desperdicia un solo centímetro de material.

“Mi proyecto tiene como objetivo hacer dos cosas: crear un modelo de negocio nuevo y más sostenible para la moda, utilizar nuestros materiales de forma más consciente y rescatar materiales que ya tenemos para crear más productos y oportunidades”, le contó Daniel a EL TIEMPO.

En Estados Unidos, el 48 por ciento de los clientes de la industria de la moda revisan las etiquetas de las prendas que compran para obtener información relacionada con la sostenibilidad, en tanto que en América Latina, la cifra asciende al 71 por ciento. “Las marcas que comercializan sus esfuerzos ecológicos y las prácticas de responsabilidad social corporativa muestran un aumento en las ventas”, dice el portal fabscrap.org, que respalda su trabajo.

“Nuestra misión es cambiar las normas de la industria volviendo a imaginar cómo diseñar y crear sin tanto desperdicio. Hacemos ropa de primera que no envía nada al vertedero, pues creemos que todos los recursos son valiosos, desde los materiales hasta las personas y la energía”, agregó el diseñador.

A la vista de todos

Su marca cuenta con tres líneas de producción: prendas básicas, conformada por pantalones, camisetas y chaquetas tipo hoddies (con cremallera la frente y capucha); prendas exclusivas, la más exitosa y en la cual sobresalen camisas y camisetas con diseños novedosos, y, finalmente, una línea de accesorios.

Su principal medio de venta es su sitio en línea www.zerowastedaniel, pero también ofrece prendas personalizadas. Su énfasis ha sido la ropa casual, “pero estoy trabajando para llevar esta filosofía a otros productos y actualmente estoy en el proceso de lanzar una línea de trajes de baño”, comentó.

La historia de Daniel y su proyecto se ha dado a conocer a través de medios alternativos que empezaron a interesarse en su trabajo, y tomó relevancia cuando sitios como Now This, Insider y Mashable la dieron a conocer a más de 30 millones de personas. En sus inicios como diseñador, Daniel había tenido reconocimiento por su participación en el show de televisión Fashion Star, en el 2013, que lo llevó a vestir a celebridades como Jennifer Hudson y Kristen Bell.

A diferencia de otros diseñadores que trabajan en la privacidad de sus talleres, el atelier de este joven de 29 años funciona en una bodega ‘transparente’ cuyos muros son remplazados por vidrios de piso a techo, ubicada en el Bronx de Nueva York, y a la que acuden decenas de visitantes a ver de cerca el proceso. Daniel y su equipo de trabajo están convencidos de que “poner energía en la reutilización de materiales desperdiciados es mejor que crear materiales nuevos; los clientes merecen saber cómo se hacen sus prendas; todos los trabajadores deben recibir un salario justo, y lleva tiempo hacer las cosas de la manera correcta”.

“El proceso comienza con material de desecho de salas de corte, diseñadores y de www.fabscarap.org (una organización que recoge y procesa estos materiales), que traemos a mi tienda en Brooklyn, donde las transformo en tela”, relata Daniel.

Y continúa explicando que las telas son luego cortadas y ensambladas en una variedad de estilos básicos que incluyen sudaderas, camisetas y joggers. “Trabajamos esos diseños en negro, blanco y nuestro color más popular: gris”, dice.

“También tenemos una variedad de piezas únicas y especiales, como mis mosaicos Bowie. Todo es unisex, y cada pieza es un mosaico textil único que ofrecemos en tamaños desde la talla XXS hasta la XXL. ¡Los diseños personalizados y únicos se hacen en la tienda!”, agrega.

El diseñador considera que sus clientes son todo tipo de personas que tienen en común la consideración en su vida personal de hábitos de consumo sanos y respetables con el medioambiente. Muchos de sus clientes y seguidores también respaldan otros productos hechos con desechos, con filosofía verde o cero contaminante.

“¡Me encantaría colaborar con algunos de los jugadores más grandes en el negocio para seguir llevando este estilo y mensaje a las masas!”, reitera Daniel, quien invita a los interesados a visitar su fábrica la próxima vez que pasen por Nueva York.

TATIANA MUNÉVAR B.
Para EL TIEMPO 

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA