Platos adoptados, columna de Sancho, crítico de EL TIEMPO - Gastronomía - Cultura - ELTIEMPO.COM
Gastronomía

Platos adoptados / El caldero de Sancho

El columnista gastronómico, invita a los lectores a sugerir platos foráneos que ya parecen nuestros 

Foto:
03 de mayo 2018 , 10:25 p.m.

Me decía un amigo recientemente, un poco en broma y un poco en serio, que si hubiera que escoger los platos más representativos de los colombianos, sin duda alguna en ese listado estaría el pollo broaster.

Y me aseguraba que prácticamente en todos los pueblos de este país, por pequeños que fueran, había un asadero de este tipo. Y no en cualquier lugar, sino en el marco del parque principal, muy cerca de la iglesia y de la alcaldía.

Creo que mi amigo tiene razón: hemos adoptado el pollo apanado y frito con todo y su nombre en inglés. Hay municipios alejados y pobres en los cuales el pollo broaster constituye la opción diferente –casi podría decirse, la opción elegante: la de celebrar– ante los comederos en los que se ofrece lo que da la tierra… casi siempre arroz blanco, fríjol, pechuga a la plancha o carne asada y tajadas de plátano maduro.

Me quedé pensando, e invito a los lectores a que me ayuden a establecer esa lista alterna de tradiciones gastronómicas, qué otros platos llegados de otras latitudes hemos adoptado e incorporado a nuestras rutinas culinarias.

Pensaba que probablemente, ese listado lo encabezan los raviolis, que, por cierto, hace unas décadas era el plato obligado de las fiestas infantiles. Acogimos esta pasta rellena de tal forma que incluso, los llamamos ravioles o raviolis, aunque, en italiano, ravioli es el plural de raviolo.

En la costa Caribe, a donde llegaron desde comienzos del siglo pasado muchos inmigrantes de Oriente Medio, principalmente del Líbano y de Siria, los quibbes son tan populares hoy en día que uno los encuentra en los puestos de fritos callejeros y en las vitrinas de tiendas y supermercados.

Tal vez por las grandes inversiones que suelen estar detrás, por su facilidad para multiplicarse y por las campañas de publicidad y de mercadeo que acompañan la aparición de nuevas marcas y de nuevos locales, la comida rápida de origen estadounidense –esa que llamamos chatarra– se ha convertido en pan de cada día, y por fortuna ha generado desarrollos locales que proponen, por ejemplo, hamburguesas mucho más sabrosas y menos dañinas que las de las grandes cadenas.

¿Qué otros platos venidos de fuera hemos convertido en parte de nuestra comida? Ahí les dejo la inquietud. Bienvenidos sus aportes.

Sancho
Crítico gastronómico
elcalderodesancho@yahoo.com.co

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA