Gaseosas a 100 dólares / El Caldero - Gastronomía - Cultura - ELTIEMPO.COM
Gastronomía

Gaseosas a 100 dólares / El Caldero

Tristemente en el país, la iniciativa de aplicar impuestos a bebidas azucaradas no prosperó.

Foto:
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
09 de agosto 2018 , 08:54 p.m.

Tal vez le parezca que pagar 100 dólares por una gaseosa es un exceso… por una de esas bebidas con apellido de cola, burbujeante y fría.

Y un exceso pagar 100 dólares por un jugo de caja, de esos que muchos papás les dan a sus hijos convencidos de que les están proporcionando algo de fruta: fruta que solo está pintada en el empaque, como adorno de una bebida que en realidad no le aporta ningún beneficio al organismo.

¿Le parece que pagar 100 dólares por una gaseosa es un exceso? ¿Le parece que es excesivo el daño que producen en el organismo las bebidas azucaradas?

Además de tener una relación directa con la obesidad –y todos los males que se desprenden de este desorden–, la Organización Mundial de la Salud ha asegurado que el consumo de bebidas azucaradas –como las gaseosas, como los jugos de mentiras– incrementan considerablemente el riesgo de padecer cáncer y afecciones del corazón, de adquirir el muy temible mal de la diabetes y de acelerar el proceso de envejecimiento, entre muchas otras enfermedades.

Por eso, luego de estudiar, analizar y comprobar el grave daño que las bebidas azucaradas le causan a la salud, la OMS ha propuesto a los gobiernos aplicar medidas –impuestos considerables, por ejemplo– para desestimular el consumo de estas bebidas nocivas. En Colombia, tristemente, la iniciativa no prosperó en el Congreso, no obstante las evidencias presentadas sobre el atentado a la salud que constituye el consumo de estas bebidas: pudo más el lobby de los fabricantes de estos productos y la debilidad de carácter –o tal vez la falta de ética– de algunos legisladores.

Pero hay culturas y sociedades que han comprendido el peligro que las bebidas azucaradas representan para su gente, y han tomado cartas en el asunto.

En Ámsterdam, por ejemplo, está prohibido que los padres pongan en las loncheras de sus hijos bebidas azucaradas, así como está prohibido que las gaseosas o las marcas de comida rápida patrocinen eventos públicos, y han logrado reducir en un 12 por ciento la obesidad infantil en solo tres años.

Recientemente, en Baltimore (Maryland, Estados Unidos) se prohibió a los restaurantes vender bebidas azucaradas a los niños: el incumplimiento de la norma genera una multa de 100 dólares.

¿Les parece excesivo pagar 100 dólares como multa por poner en grave peligro la salud de los niños?

SANCHO
Crítico gastronómico
elcalderodesancho@yahoo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA