¿cómo y por qué reparamos las cosas? Exposición Museo del Oro - Cultura - ELTIEMPO.COM
Cultura

¿Por qué cree que reparamos las cosas?

Una exposición del Museo del Oro nos habla del valor de este acto.

Una de las piezas centrales de la exposición.

Esta es una de las piezas centrales de la exposición.

Foto:

EL TIEMPO / Cesar Melgarejo

14 de junio 2018 , 11:11 a.m.

¿Alguna vez se ha preguntado si sus pertenencias lo representan? ¿Cree que su cama o su bicicleta podrían en algunos siglos hablar de lo que usted era? Las respuestas a estos interrogantes pueden hallarse en la exposición ‘Esto tiene arreglo: cómo y por qué reparamos las cosas’, abierta al público en el Museo del Oro.

La muestra fue creada con el apoyo de artistas, antropólogos y arquéologos y exhibe piezas de las colecciones de dicho Museo, de la Biblioteca Luis Ángel Arango y la Colección del Arte del Banco de la República.

En la exhibición, el visitante encontrará objetos del presente y del pasado que fueron reparados hace 500 o 1.000 años por las personas que los usaron y, al verlos, es factible descubrir su enorme poder de acercarse a esas personas, a esos seres humanos. ¿Por qué? Al descubrir las técnicas y saberes para reparar las cosas dañadas se obtiene una nueva mirada sobre la propia vida, un gesto agradecido y cariñoso hacia los objetos que se usan en la actualidad.

La exposición está llena de piezas arqueológicas pero también de algunas muestras de arte que complementan la idea que se querían expresar la exhibición.

La exposición está llena de piezas arqueológicas pero también de algunas muestras de arte que complementan la idea que se querían expresar la exhibición.

Foto:

El Tiempo, Cesar Melgarejo

Para el curador Hector García es claro que la muestra narra cómo desde la reparación y el significado de esta palabra se reconstruye la historia.

La exposición está ubicada casi en el sótano del museo. El camino empieza por una reflexión filosófica que remite a la pregunta: “¿Los objetos nos hacen ser lo que somos?”.

A través de piezas coloniales como el reloj de bolsillo, el piano costurero y algunas instalaciones de arte es inevitable pensar en diferentes perspectivas que chocan o más bien dialogan con otras partes del despliegue que son videos de ciclistas urbanos de la capital. Más que resolver esta pregunta, permite explorar en la cotidianidad con los objetos. Aunque la exposición mezcla épocas, desde periodos muy anteriores a la Colonia con los actuales y a la realidad con la ficción, el tema central parte de las “huellas que las personas imprimen en los objetos”, según García.

Reloj de bolsillo que perteneció a Antonio Nariño

Piezas arqeuológicas al lado del reloj de bolsillo que perteneció a Antonio Nariño.

Foto:

El Tiempo, Cesar Melgarejo

De hecho, él cree que las cosas que nos pertenecen hablan de lo que somos o, para ser más precisos, “las cosas se parecen a sus dueños”. Si un objeto comienza a tener más valor para las personas, así mismo va a ser más personalizado, “va a moldearse a lo que la persona necesita y quiere, ya que de alguna forma humanizamos los objetos”.

Al comprender este supuesto, se vuelve entonces más sencillo entender por qué se le da valor a lo material. “La relación que nosotros forjamos con los objetos puede explicar la importancia simbólica que tiene el hecho de reparar”, menciona el curador. “Reparamos lo que nos importa, lo que no, simplemente, lo desechamos aunque se trate de piezas en apariencia semejantes”.

¿Los objetos nos hacen ser lo que somos?

Rasgos imperfectos

Sin embargo, cada objeto tiene una reparación distinta. En el caso de objetos precolombinos muchos se guardaban aun con sus desgastes, sucios, con rasgos imperfectos y maltratados. Otros, en cambio, incluso cuando se habla de cerámicas, eran cocidos con tejidos para conservar las piezas. Otros, así ya no cumplan la función para la cual fueron construidos, se conservan por la relación simbólica.

La historia cercana que se tiene con los objetos es algo inusual en el mundo animal; de hecho, “ningún otro animal hace esto, nosotros inventamos los contenedores para transportar objetos porque los creemos valiosos”, argumenta García. “No solo es por pereza a hacer más piezas”, sentencia.

Curador Hector García guiando la exposición.

Curador Hector García guiando la exposición.

Foto:

El Tiempo / Cesar Melgarejo

Por ejemplo, el hecho de heredar algo permite reconocer y rastrear la importancia simbólica que tienen algunos objetos, en especial las coronas y diademas, que son las que más se pueden ligar con este proceso y que se pueden apreciar en la exposición. “Casi existe una total identificación entre un objeto y las relaciones sociales; una herencia es tener a todas las generaciones reunidas en un objeto”, añade.

Hoy en día, en un mundo donde cada vez se impone lo efímero, la exposición, a través de los videos contemporáneos con los propietarios de las bicicletas, demuestra la relación cercana que aún existe con algunos objetos.

El tratamiento que les ofrecen los ciclistas y “las ganas de conservar y cuidarlos son solo algunas formas materiales en las que se expresa la estrecha relación que tiene la gente con los objetos”, dice.

Incluso, los encargados de hacer las reparaciones, como los mecánicos, lutieres y sastres, tienen además de un oficio artesanal, una labor importante ya que, como dice García: “Los mecánicos son como los médicos para muchos ciclistas, una vez que encuentras el tuyo, te casas con él porque sabes que le estás entregando algo muy valioso”.

El arte de reparar y conservar las cosas por su valor simbólico y lo que representan.

El arte de reparar y conservar las cosas por su valor simbólico y lo que representan.

Foto:

El Tiempo, Cesar Melgarejo

El curador menciona que precisamente “es importante tener en cuenta lo que significa esta palabra, ya que a partir de reparar lo material también se puede reparar lo simbólico”. La reparación es necesaria porque el tejido social que se descompuso necesita “volver a funcionar, a limpiarse, tejerse, mimetizarse y que vuelva a marchar, tal vez no como lo hacía antes, pero que al menos pueda volver a recobrar el mismo sentido”, concluye.


GABRIELA GUERRERO ALONSO

ESCUELA PERIODISMO EL TIEMPOEn Twitter: @GABIALONSOG

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA