Cine y Tv

Una rareza cinematográfica llamada ‘Virus tropical’

Esta película animada cuenta vivencias infantiles y adolescentes de la artista colomboecuatoriana..

Una rareza cinematográfica llamada ‘Virus tropical’

“Es una película en blanco y negro, animada, hecha a mano. Trata sobre crecer en los años 90, pero cualquier espectador puede encontrar en ella detalles de su propia vida”. Paola Gaviria.

Foto:

Cortesía Timbo Estudio

19 de mayo 2018 , 10:57 p.m.

Una larga amistad terminó en una película. Santiago Caicedo conoce a Paola Gaviria desde la infancia, esa etapa de la vida que la ilustradora plasmó en su novela gráfica Virus tropical, y que luego trasladó al cine de la mano de su gran amigo.

Paola Gaviria es Powerpaola, la reconocida historietista de raíces ecuatorianas y colombianas que ha usado sus propias vivencias como insumo para sus novelas gráficas y dibujos, que le han dado la vuelta al mundo.

Sus padres, hermanas, el paso por el colegio, los primeros signos del acné, los novios, la idea de vincularse a colectivos artísticos callejeros desde su adolescencia, la partida de su padre a otra ciudad… Muchos momentos de su vida durante la década de 1990, entre Quito y Cali, forman parte de la trama de Virus tropical, que se estrenó en los cines del país y de la que fue directora artística.

“Se hizo un proceso respetuoso de adaptación de la novela gráfica, de la cual mantuvimos su estética cruda y punk. Tratamos de continuar con esa voz femenina poderosa y de contar una historia que termina con un principio y no en un final.

Enrique Lozano reescribió el cómic resumiendo los 12 capítulos de la novela en cuatro momentos claves de la vida del personaje de Paola”, cuenta Caicedo, cineasta caleño que se estrena como director de un largometraje con Virus tropical.

Caicedo y Powerpaola contaron detalles de la producción, que les demandó cinco años de trabajo, unos 5.000 dibujos y hasta una sanción del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico (FDC) por no ejecutar a tiempo las ayudas económicas que obtuvieron mediante convocatoria pública.

La película mantiene el trazo de los dibujos originales. ¿Fue un reto animarlos?
Santiago Caicedo (S. C.): Para darles vida, que tuvieran peso y se sintieran reales, hicimos dos películas. En la primera pusimos a los actores de carne y hueso en situación (como estaba en el guion) y se grabaron las escenas de la película actuada por ellos. Esto le dio el realismo que necesitábamos a las voces y a partir de ahí copiamos muchas situaciones que se reprodujeron en la animación.

Hacer animación es un proceso costoso. ¿Cómo les fue con el presupuesto?
S. C.: Es caro porque es demorado. Para hacer la película tuvimos un equipo relativamente pequeño y nos apoyamos mucho en la capacidad de Powerpaola de dibujar. Alcanzó a hacer miles y miles de dibujos y prácticamente toda la película salió de sus manos. Creo que de eso usamos un 70 por ciento en la película.

Powerpaola (P.): Y no pensamos hacer Virus tropical 2. Por ahora, son dibujos sueltos que espero pueda mostrarlos todos algún día o hacer otro libro.

S.C.: Cuando ella terminó, entró el equipo de animadores a hacer su trabajo. Hay una anécdota al respecto: nos esforzamos mucho para que toda la historia luciera pareja en su estética, pero –si te fijas bien– los personajes van siendo mejores actores a medida que avanza la película, van moviéndose mejor (risas). Como hicimos el filme de manera lineal, la técnica fue mejorando: la animación es acartonada al principio y mucho más fluida al final. Eso fue un accidente afortunado, pero siempre le metimos la ficha al desarrollo de los personajes, para que se vieran naturales y convincentes.

Al parecer, la película logra una enorme conexión con el público…
P.: Es una película en blanco y negro, animada, hecha a mano entre amigos artistas, casi todos dibujantes. Una película que se trata sobre crecer en los años 90, pero en la que cualquier espectador, si quiere, puede encontrar detalles de su propia vida.

S. C.: Creo que los personajes son arquetípicos de todas las culturas y épocas. La gente se termina conectando sin importar la edad. Por ejemplo, en Cartagena (durante el Festival Internacional de Cine) asistimos a una función en la que solamente había señoras mayores y era chistosísimo oírlas decir: “Así es la vida, ¿ves?”.

Aunque son relatos muy distintos, ¿hay vínculos entre ‘Virus tropical’ y la cinta iraní ‘Persépolis’?
P.: La podemos comparar, porque Persépolis está basada en una novela gráfica de una historietista (Marjane Satrapi) y está hecha en blanco y negro, aparentemente. Pero la historia es otra, son otras situaciones y, aunque parezca hecha en blanco y negro, la paleta tiene muchos tonos de grises y de colores, porque los dibujos originales se dejaron tal cual eran. Además, los dibujos fueron hechos a mano, y el dibujo es un condimento importante de Virus tropical.

S. C.: Creo que Virus tropical tiene algo especial. Es una suerte de rareza cinematográfica, es algo diferente y la gente aprecia el riesgo, el hecho de contar las cosas con lenguajes diferentes, de tratar temas de manera directa. Es una rareza artesanal, digital y artística.

Siempre pensamos en hacer una película muy emotiva, de iniciación en la vida para los jóvenes y de reflexión sobre el pasado para los adultos.

SOFÍA GÓMEZ 
Twitter: @s0f1c1ta

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA