Omar Rincón habla sobre la televisión pública cool - Cine y Tv - Cultura - ELTIEMPO.COM
Cine y Tv

La televisión pública es ‘cool’/ El otro lado

Haga parte de la tendencia coolture que es la televisión pública.

Ómar Rincón, Crítico de televisión

Ómar Rincón, Crítico de televisión.

Foto:

César Sánchez Carreño

Por: Omar Rincón
29 de julio 2018 , 09:45 p.m.

Si quiere tener estilo, ser tendencia y estar donde la diferencia existe, vaya a la televisión pública que es donde se está produciendo los mejores relatos audiovisuales latinoamericanos, esos que no están en Netflix, ni en Caracol, ni en RCN, ni en cable.

La televisión pública nos da orgullo porque nos hace ser distintos y tener estilo de vida.

1. La televisión pública es soberanía cultural. Sus programas, formatos, voces y estéticas son muy colombianos, patrimonio de nuestro modo de ser, relatos de nuestros recursos humanos y naturales. No son formatos made in Miami de Neflix, o NatGeo, o Discovery, o HBO.

Aquí se reconoce los modos propios de narrar y expresarse. El sabor caribe, el desparpajo caleño, los valores paisas, la irreverencia bogotana, la profundidad del Pacífico… Para saber cómo somos de por aquí, para tener soberanía cultural, para eso está la TV pública.

2. La televisión pública es democracia expandida. Se hace para ciudadanos (sujetos políticos con derechos) y no para consumidores (usuarios con billetera o fe religiosa), se programa con inclusión social y diversidad cultural (todas las razas, todas las clases, todas las generaciones, todos los gustos). Muestra las regiones, hace visibles a los ignorados, narra con respeto por el ser humano.

La televisión pública nos da orgullo porque nos hace ser distintos y tener estilo de vida.

3. La televisión pública es contenidos de utilidad social. Por eso, allí las músicas que van están más allá del sonsonete comercial, los niños son protagonistas de las historias, el medio ambiente existe, las mujeres dejan la silicona y ponen a pensar el mundo, las nuevas sexualidades se liberan, la dignidad para lo humano diverso.

4. La televisión pública es creatividad. Allí habitan los mil y un formato para contar una historia: desde el aburrido profesor parlante y el solemne documental hasta el atrevido ensayo audiovisual y la ficción con sabor reality.

Se fracasa ensayando estéticas, se triunfa ganando nuevos rituales para lo audiovisual. Por eso, gana todos los premios, por ser siempre otra cosa.

5. La televisión públicas es muy digital. Sus programas son de calidad se pueden ver y repetir y repetir: son una plataforma infinita y diversa de temáticas, voces y estéticas. Todo amerita repetición. Por eso es una plataforma donde hay mucho que ver, eso que los privados no puede porque hacen televisión buena pero desechable; la TV pública es perdurable. Y además, sus contenidos fluyen de pantalla en pantalla porque duran más que un like: están para siempre.

6. La televisión pública es economía. Esa que ahora llaman naranja porque construye y genera valor desde el creador. Una manera distinta de producir mercado que genera mucho empleo, vende internacionalmente, se basa en proyectos, su modo de laburar es el emprendimiento, fomenta la creatividad digital, asigna valor a lo propio, juega la marca Colombia en el mundo.

Si quiere ser cool, tener estilo, ser distinto: vea la televisión pública. Haga parte de la tendencia coolture que es la televisión pública.

Ómar rincón
Crítico de televisión
orincon61@hotmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA