No vean las noticias de TV, columna de Ómar Rincón - Cine y Tv - Cultura - ELTIEMPO.COM
Cine y Tv

No vean las noticias de TV / El otro lado

Antes de ver un noticiero, piense si usted se merece tanto desprecio por su inteligencia y ética.

Ómar Rincón, Crítico de televisión

Ómar Rincón, Crítico de televisión.

Foto:

César Sánchez Carreño

17 de diciembre 2017 , 11:25 p.m.

“Mi único consejo es simple: no vean los noticieros de televisión. Cambien de canal. Apaguen el televisor. Hablen con sus padres. Llamen a la novia. Jueguen videojuegos. Lean el ‘Quijote’. Pero no les presten atención a las noticias”. Esto dijo Alejandro Gaviria en un discurso pronunciado en la ceremonia de grado de la Universidad EIA, de Antioquia, el pasado 12 de diciembre.

Gaviria es el riguroso ministro de Salud actual, un intelectual de verdad porque le gusta vincularse con la realidad, argumentar y pensar distinto. Con este discurso nos lleva a pensar por qué es “malo para la salud mental” ver noticieros de televisión. He aquí sus razones:

1. Las noticias son repetitivas, exasperantes. La música apocalíptica de la apertura presagia que algo extraordinario ha ocurrido. Pero la verdad es otra, casi nunca pasa nada. Las noticias son las mismas día tras día. Rutinarias, predecibles, un inventario de la miseria humana: asesinatos, violaciones, robos, actos de corrupción, etc.

Los noticieros se han convertido en versiones audiovisuales de los tabloides: sangre en la portada, 'soft' porno en la contraportada y, en el medio, las fechorías de políticos. Esa carga de negatividad diaria nos va convirtiendo en espectadores sin memoria.

2. Si quieren entender el mundo, no vean las noticias. Las noticias se ocupan del estruendo, el escándalo y la tragedia individual. Pero el cambio social es gradual, parsimonioso, acumulativo y, por lo tanto, invisible. No suscita titulares. No genera emociones. No vende.

En nuestro país, por ejemplo, la tasa de pobreza es la menor de la historia. La tasa de homicidio, la menor en 40 años. La mortalidad infantil ha disminuido sustancialmente. La desnutrición también ha descendido. Pero la mayoría piensa que estamos viviendo en el peor de los tiempos, en medio de un desastre sin nombre.

Los noticieros han creado una suerte de pesimismo artificial… De negativismo por reflejo. Sin contexto, sin análisis y sin investigación, cada tragedia se presenta como el resumen de una esencia, como la regla, no como la excepción.

3. Los noticieros sobrevaloran la política, las leyes y los pronunciamientos de congresistas, jefes de organismos de control y ministros (me incluyo).

Las leyes, por ejemplo, no cambian el mundo. Algunas veces son más una forma de evasión que un instrumento para la solución de los problemas.

La política se caracteriza con frecuencia por la máxima grandilocuencia y la mínima eficacia. Los noticieros tristemente amplifican la farsa. Buena parte de la vida ocurre por fuera de la política.

Las reflexiones de Alejandro Gaviria ‘mal-copiadas’ aquí nos ponen a pensar. Por eso, antes de ver el noticiero, piense si usted se merece tanto desprecio por su inteligencia y ética.

¿Por qué no ver las noticias de TV? Porque “puede hacerlos ligeramente más felices. Levemente más optimistas acerca de nuestro mundo, nuestro tiempo y nuestro país”, aconseja Gaviria. Los que quieran leer el texto completo, basta con buscar ‘No vean las noticias + Alejandro Gaviria’ y lo encontrarán.

ÓMAR RINCÓN
Crítico de televisión
orincon61@hotmail.com

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA