Cine y Tv

Conozca a los actores que casi arruinan las series que protagonizaron

‘House of Cards’ ejemplifica esa lucha por mantener vivo un programa sin sus estrellas.

Series dañadas por sus protagonistas

Robin Wright asume el papel protagónico en House of Cards, luego de los escándalos sexuales de su estrella Kevin Spacey.

Foto:

Foto:Netflix

12 de junio 2018 , 04:43 p.m.

Roseanne Barr, una famosa y polémica comediante estadounidense, se convirtió en el mejor ejemplo de cómo una estrella de la televisión es capaz de destruir la serie que le da de comer.

Ella sigue siendo el tema de discusión de los pasillos en los estudios de Hollywood tras haber publicado en su Twitter, el pasado 29 de mayo, un chiste racista contra Valerie Jarrett, asesora del expresidente de Estados Unidos Barack Obama.
“Si los Hermanos Musulmanes y 'El planeta de los simios' tuvieran un hijo: vj”, escribió, haciendo referencia a la mujer de origen iraní y de tez trigueña.
Esa broma de mal gusto generó un rechazo generalizado en Estados Unidos y de los televidentes de su serie 'Roseanne'.

Eso llevó a que la cadena de televisión abierta ABC cancelara el estreno de la segunda temporada de esa producción, que regresó este año luego de una exitosa vida televisiva en la década de 1990, y que se jactaba ahora de tener una audiencia de casi 20 millones de espectadores por episodio, en la que fue su décima temporada.

Barr fue ese iceberg con el que chocó una producción que, como el Titanic, soñaba con ser algo duradero e indestructible.

En este momento, mientras se habla de la posibilidad de crear una producción inspirada en la familia del personaje que causó la polémica, claro, sin ella en el reparto, también se devela un fenómeno que no es ajeno a otras producciones televisivas en Estados Unidos.

Series dañadas por sus protagonistas

La actriz Roseanne Baar publicó un tuit ofensivo y racista y acabó con la nueva temporada de su comedia 'Roseanne'.

Foto:

Foto: ABC

Esta es una época de hipersensibilidad en la que el televidente tiene el aval moral para reaccionar de una manera más contundente.

Series dañadas por sus protagonistas

Clayne Crawford (derecha) fue despedido de la serie Lethal Weapon, en la que compartía con Damon Wayans. A Crawford no le aguantaron su mala actitud durante los rodajes.

Foto:

Foto Cortesia Warner Channel

Algo similar padeció la serie 'Lethal Weapon' (Arma mortal), inspirada en la saga cinematográfica que protagonizaron Mel Gibson y Danny Glover. En la producción para la pantalla chica se tuvo que tomar la decisión de sacar al actor Clayne Crawford, quien hacía el papel de Martin Riggs: un detective inestable que trataba de alcanzar el equilibrio emocional con un efectivo desempeño contra la delincuencia.
¿La razón? Fuera de cámaras, Crawford era inaguantable.

No paraba de discutir con el equipo de rodaje y tanta tensión llevó a que prescindieran de sus servicios. Eso llegó a comprometer el futuro de 'Lethal Weapon'; pero al final ‘la telenovela’ de Crawford terminó cuando se encontró a su reemplazo: Seann William Scott (famoso por las comedias de 'American Pie'), quien interpretará a un nuevo policía en la trama de la tercera temporada.

“Cuando una estrella rompe la conexión que tiene con sus audiencias, se produce un sentimiento de decepción. A veces los actores no son conscientes del poder que tienen o de la responsabilidad que cargan, ya que el televidente espera que en ellos no existan carencias, defectos o conflictos”, reflexiona el analista de medios Mario Morales.

Por eso, duele tanto cuando fallan y la sanción social puede ser implacable. En el 2016, algo así experimentó el policíaco Criminal Minds (Mentes criminales), que despidió a su actor principal Thomas Gibson, cuando sostuvo una fuerte pelea (que terminó con golpes y patadas) con uno de los guionistas.

El impacto en redes de lo que parecía una discusión fuerte, que se podría haber arreglado tras bambalinas, llevó a Gibson a la lista de desempleados de Hollywood.

“Esta es una época de hipersensibilidad en la que el televidente tiene el aval moral para reaccionar de una manera más contundente”, agrega Morales.

En el caso de 'Criminal Minds', el hecho de ser una producción enfocada en un grupo de investigadores la llevó a solventar muy bien la crisis. Otros personajes asumieron parte del peso que dejó Gibson y, al final, la serie consiguió luz verde para el estreno de su temporada 14, con lo que cumplirá más de 300 episodios al aire.

“Cuando una propuesta tiene una naturaleza colectiva, es más fácil lidiar con cambios abruptos; otra cosa es cuando la serie está personalizada o su trama gira en torno a un protagonista de peso”, recalca el analista de medios.

A 'House of Cards' la salvó el hecho de que este nuevo ciclo es el último de la serie.

“Todo se resume en un juego de supervivencia de estas producciones que hacen lo que pueden para no perder esa magia o esa confianza que han ganado con sus fanáticos”, puntualiza el analista de medios, acerca de un entorno que ahora entendió que es mejor apagar comportamientos egoístas cuando son pequeñas fogatas, antes que lidiar con situaciones de violencia, abuso o racismo que pueden transformarse en incendios infernales incontrolables.

Quizás esa sea una de las razones por la cuales la comedia 'Two and a Half Men' haya perdido mucho de su encanto tras la salida de su protagonista, Charlie Sheen. Él encarnó al vividor, mujeriego, pero divertido Charlie Harper durante ocho temporadas; pero sus problemas con el alcohol, las drogas y algunos choques con el artífice de la serie, Chuck Lorre, signaron su salida de la comedia.

Aunque los productores le dieron un nuevo aire con el actor Ashton Kutcher, el humor incorrecto de Sheen hizo falta. La serie aguantó cuatro temporadas más con una aceptación tibia.

El caso de 'House of Cards' también impactó la opinión cuando su estrella, Kevin Spacey (el político Frank Underwood), fue acusado de abuso y acoso sexual. Muchos se prepararon para el fin, pero su productora Netflix decidió no dejarse noquear por semejante giro de la vida real.

En lugar de tirar la toalla, los creadores enfocaron la historia de la sexta temporada en Robin Wright (Claire, la esposa de Frank y la nueva presidenta de Estados Unidos en la ficción). “A 'House of Cards' la salvó el hecho de que este nuevo ciclo es el último de la serie”, recordó Morales.

En su opinión, la ficción televisiva contemporánea tiene más elementos para reinventarse cuando logra darle muchos matices a sus tramas; cuando es capaz de asimilar el crecimiento inesperado de algunos de sus personajes o cuando no teme cerrar un ciclo, cueste lo que cueste.

ANDRÉS HOYOS VARGAS
@AndresHoy1
Cultura y Entretenimiento

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA