Cine y Tv

El cine que nos tocó en destino

Columna El otro lado, de Ómar Rincón, crítico de televisión.

Foto:
12 de agosto 2018 , 05:39 p.m.

La televisión es maravillosa, es una tranquila compañía que no exige nada. Para salir del modo TV, el cine colombiano está contando mucho que nos haría bien ver.
Hemos visto grandes obras como Señorita María, Amazona, Ciro & yo, Matar a Jesús, Adiós, entusiasmo…

Estamos viendo Pájaros de verano y veremos La mujer de los 7 nombres.

Y a continuación, lo que mi yo-televisivo ha visto:

La mujer de los 7 nombres (Daniela Castro Valencia) es una metáfora muy nuestra ya que tiene 7 nombres para poder existir, y en cada uno es una distinta. Una mujer a la colombiana, hecha contra el destino, luchadora de sus sobrevivencia.

Esta historia comienza con una no-decisión: obligada a ir a las Farc a los 12 años, después están las otras. Una mujer en la que nos podemos reconocer. Al final se preguntará por cómo hemos venido siendo.

La que está es Pájaros de verano (Ciro Guerra y Cristina Gallego), que nos muestra los modos de las venganzas a la colombiana: esa de todo por la plata y que pervierte hasta las identidades ancestrales.

Un relato que debemos ver para comprender de dónde venimos y por qué nos hemos convertido en esta tierra del odio donde matar es hacer justicia.
Además, está esa belleza de la Guajira y un atisbo amoroso a esa identidad maravillosa de lo wayú. Al final aplaudirá.

Señorita María, la falda de la montaña (Rubén Mendoza) cuenta a una persona querible y admirable por lo honesta, sincera y contundente. No es un ser de ficción, es de este mundo, pero pareciera que saliera de otra Colombia, una donde no se negocia la existencia. Ella es maravillosa. Al final se alegrará de haberla visto.

Amazona (Clare Weiskopf) es una mujer que rebusca su destino a partir de sus decisiones de ir siempre para otra parte. Alucinante por paisaje y personaje. Una historia que lo hacen a uno preguntarse por nuestro ser íntimo. Y en eso se produce un personaje inolvidable, narrado desde la contradicción de su hija. Al final sonreirá con admiración.

Ciro & yo (Miguel Salazar) o como un personaje encarna todas las violencias de Colombia; con Ciro sentimos empatía y dolor pero también su coraje para no dejarse del destino de los violentos. Ciro nos muestra en una vida todas las formas de la guerra colombiana. Al final, Ciro será parte nuestra.

Matar a Jesús (Laura Mora) es una historia simple de jóvenes en busca de hacer su destino cuando otros, los violentos, intentan construírselo. Una historia contundente por lo vital y por su modo adrenalínico de narrar. Un exorcismo para nuestras venganzas. Al final, un suspiro inmenso nos habitará.

Adiós, entusiasmo (Vladimir Marín) es el encierro de nuestras tragedias familiares, es mostrar eso que escondemos, es explorar nuestros tragicómicos modos de querernos. Al final, pensará en su familia.

Búsquelas, véalas y se reconocerá muy colombiano, y admirará el buen cine que se está haciendo por aquí. De vez en cuando es bueno salir del modo TV.

ÓMAR RINCÓN
Crítico de televisión
orincon61@hotmail.com

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA