Del amor al odio, columna de Mauricio Laurens - Cine y Tv - Cultura - ELTIEMPO.COM
Cine y Tv

Del amor al odio… / Opinión

Mauricio Laurens analiza la cinta ‘Escobar, la traición’, basada en el libro de Virginia Vallejo.

Película Escobar, la traición

Javier Bardem y Penélope Cruz, los protagonistas de 'Escobar, la traición'.

Foto:

Cine Colombia

Por: Mauricio Laurens
04 de noviembre 2018 , 12:30 a.m.

Más allá de las ambigüedades afectivas, éticas y políticas del relato cronológico de la periodista Virginia Vallejo, sobre su tormentosa relación sentimental con el narcotraficante y criminal antioqueño más perseguido del mundo, surge un rechazo generalizado del público cuando se percata de tan fastidiosa versión original en un inglés chapuceado de acento regional.

Para quien haya sido testigo, o al menos esté informado de los hechos oscuros y sangrientos acaecidos en el país durante cuatro períodos presidenciales (Turbay-Betancur-Barco-Gaviria), nada nuevo le puede aportar el recuento dramatizado de capítulos corruptos, y evidentemente violentos, que sembraron la zozobra en Colombia –entre 1981 y 1993–. Un libro-película que sin detenerse recorre noticias, lugares y nombres de triste recordación: Medellín sin Tugurios y canchas de fútbol, infiltración en la política nacional, debates de extradición, asesinato de Lara Bonilla, negociaciones no oficiales en Panamá, Bloque de Búsqueda, redes del crimen organizado y los ‘Pepes’, lujos y fuga de La Catedral en Envigado, asesinato sistemático de policías, víctimas cifradas en jueces y periodistas, atentados terroristas en Soacha, Paloquemao y la calle 93, etcétera.

Entre tantos acontecimientos infaustos, extraña que no se haya mencionado siquiera el magnicidio del candidato liberal Luis Carlos Galán. Tampoco están claros los compadrazgos o rivalidades mortales con otros capos del tamaño de Rodríguez Gacha o Rodríguez Orejuela. Porque pocos episodios cruciales parece escapársele al somero recordatorio desbordado por un romance imposible y las persecuciones sobrellevadas cuando su autora decide colaborar con las autoridades estadounidenses y radicarse en Miami como informante.

Javier Bardem, protagonista estrella y coproductor, se complace en construir un personaje que pretende calcar al original y parecerse en figura y voz al más temido de los delincuentes capaz de asumir simultáneamente papeles de anfitrión, buen padre y esposo sigiloso. En cuanto a Penélope Cruz, quien pocas veces ha sido una actriz realmente competente, hace del rol periodístico femenino el arma para una mujer codiciosa, elegantemente vestida y poco decidida a revelar los secretos peligrosos que logró detectar.

Tratándose de una laboriosa recopilación, con suficientes recursos monetarios o de producción, no basta desplegar fiestas, avionetas o extravagancias para conseguir la atención del espectador común, ni las consabidas escenas de acción caracterizadas por balaceras, choques y explosiones.

Si bien el tema de los narcos ha sido reiterativo en televisión, cayendo frecuentemente en la apología del antihéroe, vale rescatar un producto internacional en pantalla grande, dirigido por el madrileño Fernando León de Aranoa, que deja la impresión de haber vivido en un país con situaciones extremas o delicadas dignas de ser representadas.

MAURICIO LAURENS
maulaurens@yahoo.es

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA