Belén Rueda habla de la película de suspenso No dormirás - Cine y Tv - Cultura - ELTIEMPO.COM
Cine y Tv

'No me asusto fácilmente, creo que el miedo viene de lo desconocido'

La actriz Belén Rueda se ha convertido en la reina del cine de suspenso. Vuelve con 'No dormirás'.

Película No dormirás con Belén Rueda

Belén Rueda también actúa en otros filmes de suspenso como 'El orfanato', 'El cuerpo', 'El pacto' y 'Los ojos de Julia'.

Foto:

Cine Colombia

Por: Sofía Gómez G.
04 de noviembre 2018 , 12:15 a.m.

Belén Rueda llegó al cine en la madurez de su talento: ya era conocida en la televisión de su natal España cuando Alejandro Amenábar la dirigió en el drama 'Mar adentro', en el 2004. Sin embargo, la madrileña se ha convertido en una estrella del suspenso: 'El orfanato', 'El cuerpo', 'El pacto' y 'Los ojos de Julia' lo demuestran.

Con 'No dormirás', actualmente en los cines, ha vuelto a las andadas: “Parece que en el género todo está inventado y solo vemos variaciones. Esta película me llamó la atención porque camina hacia una propuesta interesante, entre la realidad y los límites de la mente”, cuenta Rueda en entrevista telefónica con este diario.

Como Alma Böhm se convierte en una mujer obsesionada con llevar al límite al grupo de actores que dirige, sin importar el dolor o el cansancio que les represente permanecer despiertos durante varios días. El experimento se lleva a cabo en un hospital psquiátrico abandonado donde también se sienten presencias extrañas. “Los que quieran se pueden quedar, sino que se bajen desde el principio”, les advierte antes de empezar.

Espléndida, a los 53 años, madre de dos hijas y con una carrera repleta de series y películas por producirse y estrenarse, Rueda asegura que su vitalidad y energía se las debe a su trabajo. “Le dedicamos tantas horas a esto que si amas lo que haces en vez de quitarte la energía te la da”.

Su personaje resulta un poco retorcido.

Normalmente en estas películas un rol como el de Alma es malvado o bueno; sin embargo, aquí es un ser gris que, por lo que ella considera arte, puede dar hasta la vida y llevar al extremo a personas que se supone quiere, con quienes tiene una relación muy estrecha.

Me gustan esas propuestas porque dentro del mundo de la interpretación es muy común preguntarse hasta dónde puede llegar un actor ante una propuesta. ¿Hemos ido a nuestro límite? ¿Hay que meterse tan de lleno en la piel de tu personaje? Muchas veces tienes que sentir de verdad, para poder llegar a alguna decisión creíble en el papel.

Y en este caso, ¿qué tan lejos llega?

Fíjate que mi personaje lo plantee en principio con un comportamiento medio psicópata, pero después de charlar con el director (el uruguayo Gustavo Hernández) cambié la percepción porque el psicópata no es capaz de ponerse en la situación del otro y menos cuando está pasando por algo doloroso o extremo. Algo que no le pasa a ella. El tema es que somete a los demás a cosas muy fuertes, pero incluso está dispuesta a vivirlas.

Estos personajes son muy complejos porque no logran empatía con la gente, y a mí, al contrario, me gustan que tengan mucha química con quienes los rodean.

¿Qué le da miedo a Belén Rueda?

No me asusto fácilmente. Creo que el miedo viene de lo desconocido, cuando la imaginación empieza a funcionar y te domina. Yo soy de las que abre la puerta a ver qué hay al otro lado.

A mí me gusta leer sobre los lugares donde grabo y el edificio de 'No dormirás'   en algún momento fue un orfanato de niñas, durante una época convulsa de guerra y donde descubrieron una fosa con restos.

Te imaginarás la cantidad de cosas terribles que ocurrieron allí. A eso súmale que el lugar está abandonado, filmamos en invierno y, literalmente, las paredes lloraban. En el lugar hay una energía extraña.

Este año la hemos visto en muchas películas.

Sí. Se han juntado 'El pacto', 'No morirás' y 'El cuaderno de Sara'. Esta última película la hice en África (compartió con el colombiano Manolo Cardona) y te digo que, si hablamos de ponerte en situación como actor, esta es de esas historias que a pesar de que acabas el rodaje y regresas a tu casa, te sigue afectando. Pasó un mes hasta que pude volver a la vida normal.

¿Por qué?

Estuvimos mes y medio viviendo en Uganda y sentí que cambió mi vida, como que hubo un antes y un después en mi carrera, porque no solo se trata de hacer un personaje, sino que estás conviviendo con problemas auténticos en tiempo y lugar reales. Es donde la realidad supera la ficción.

¿En qué se fija para aceptar sus proyectos?

No me fijo mucho en si es TV, cine o teatro, sino porque te enamora. En algunos casos lo he hecho porque la historia me ha gustado mucho, otras porque es un director o un actor con el que he soñado trabajar. Es posible que, en principio, un guion no te cale mucho, pero esas cosas ayudan.

Entonces, el secreto de su vitalidad radica en la actuación...

Sí, me emociona. Es que cuando cumples los 50 parece que hay cosas que ya no te deben pasar y a mí me han vuelto a pasar. A los 20 años enamorarte es normal y a los 50 es un regalo.

Es curioso eso, tenemos que ir rompiendo con cosas que por cultura y educación solamente tienen una edad y no es así: el amor, el trabajo, la curiosidad. Todo eso es lo que realmente me mantiene viva.

SOFÍA GÓMEZ G.
Cultura y Entretenimiento
En Twitter: @s0f1c1ta

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA