Obra de Mónica Savdié sobre el conflicto armado cumple 10 años - Arte y Teatro - Cultura - ELTIEMPO.COM
Arte y Teatro

Mónica Savdié: 10 años siguiendo el paso de la miopía nacional

Lo que comenzó como una denuncia artística se convirtió en una radiografía social del país.

Doris Salcedo

En el 2016, la artista llevó su exposición al campus de la Universidad del Norte, en Barranquilla.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

16 de febrero 2018 , 08:36 p.m.

“Hay que devolvernos en el tiempo al momento del suplicio”.
Doris Salcedo

“No quiero ver, no quiero saber” es lo que la artista Mónica Savdié escuchaba con reiteración en el 2007 cuando comentaba las noticias sobre las masacres paramilitares. Tuvo entonces la idea de trasladar el lenguaje periodístico al test de Snellen, un ejercicio de agudeza visual usado en la optometría y en el cual la letra E sería el inicio de los testimonios que debía ver toda la sociedad.

A partir de esta idea ha hecho visible el conflicto armado y la situación social del país durante una década a través de su obra Examen de visión 20/20, construyendo así memoria histórica y una forma de mostrar la violencia sin violencia.

Las primeras puertas que se abrieron para su trabajo fueron las de la Cámara de Comercio de Bogotá, en el 2008. Allí expuso siete testimonios sobre el paramilitarismo en un salón oscuro que simulaba una sala de optometría.

ERAN MUCHACHOS HUMILDES E INOCENTES, DISFRAZADOS A LA FUERZA DE GUERRILLEROS Y ASESINADOS A SANGRE FRÍA POR LOS MILITARES EN EJECUCIONES EXTRAJUDICIALES

Como se trataba de veinte testimonios extraídos del informe de EL TIEMPO ‘Colombia busca a sus muertos’, Savdié comenzó a buscar espacios para exponer los trece textos restantes, y las puertas se fueron abriendo paulatinamente en otros espacios.
Su objetivo era lograr exponer los veinte testimonios para ser fiel al título 20/20, pero la obra se interrumpió en el 2009 cuando, al estar el país tan polarizado, exponer la realidad del paramilitarismo resultaba arriesgado. La primera pieza es un fuerte ejemplo del contenido de su obra: ERAN PERSONAS DE EDAD QUE LLEVABAN EN CAMIONES, AMARRADAS, Y LAS INSTRUCCIONES ERAN QUITARLES BRAZOS, PIERNAS, DESCUARTIZARLOS VIVOS.

Las franjas verde y roja en la parte inferior de cada testimonio dan cuenta del paisaje y la sangre inocente que lo subyacen. “Ese afán de los ‘paras’ por aterrorizar con los asesinatos y desaparecer los cuerpos quedó consignado en textos como este: ERAN CONDUCIDOS A UN ÁRBOL DE MONTE DONDE LOS COLGABAN Y LOS TASAJEABAN COMO RESES PARA QUE CUPIERAN EN PEQUEÑAS FOSAS.

“Como caída del cielo, recibí una llamada de Medellín en el 2010 para llevar mi trabajo enfocado al tema de las minas antipersonales, y así la obra comenzó a abordar el conflicto armado desde otras orillas”. Se hicieron seis testimonios sobre esta tragedia. Una de cada cuatro víctimas es un niño: EN EL CASO DE LOS NIÑOS AFECTADOS, CADA PRÓTESIS TIENE UN COSTO DE DIEZ MILLONES DE PESOS Y SE DEBE REEMPLAZAR DOS VECES AL AÑO POR EL CRECIMIENTO DEL CUERPO.

En el 2011 la Universidad Javeriana la invitó a exponer el testimonio 20, sobre la situación de los ‘falsos positivos’, durante la Semana por la Paz: ERAN MUCHACHOS HUMILDES E INOCENTES, DISFRAZADOS A LA FUERZA DE GUERRILLEROS Y ASESINADOS A SANGRE FRÍA POR LOS MILITARES EN EJECUCIONES EXTRAJUDICIALES. “El único testimonio de este horrible episodio de nuestra historia nacional lo elaboré a partir de entrevistas con familiares de las víctimas de Soacha”.

En ese momento, Savdié sentía que había culminado su obra al completar los veinte testimonios exhibidos, pero el artista Alberto Nuño le pidió que elaborara un texto más sobre la situación indígena de hace 500 años, que salió publicado en el 2012 en su libro Memoria: EL PAÍS INVASOR TRAJO LA SANGRE, LOS PERROS, LA HUMILLACIÓN, LOS ESPEJOS; UNA AGONÍA DE SIGLOS SUCUMBE ANTE LA FUERZA MEMORABLE DEL COLOR.

Luego elaboró este para la página web del ambientalista Andrés Plazas: EN MI FAMILIA HAY UN SECUESTRADO, UN DESAPARECIDO, UN DESPLAZADO, UN ASESINADO, UNA MUJER VIOLADA, UN NIÑO EN ARMAS, UN GUERRILLERO, UN PARAMILITAR, UN SOLDADO; TODOS SOMOS VÍCTIMAS O VICTIMARIOS, CUARENTA Y SEIS MILLONES DE COLOMBIANOS DE UNA SOLA FAMILIA.

En el 2014, la obra abordó el tema de la violencia sexual contra la mujer en el conflicto. Los veinte testimonios forman parte de la obra, pero aún no han salido todos a la luz pública: ES QUE YA HOY EN DÍA LAS MUJERES NO CAMINAMOS IGUAL A COMO CAMINÁBAMOS HACE TIEMPO, QUE ERA COMO BAILANDO; YA SE NOS QUITÓ EL MOVIMIENTO NATURAL QUE VA POR DENTRO DE NOSOTRAS POR TEMOR, PARA QUE NO DIGAN QUE LOS ESTAMOS TENTANDO. Este trabajo mereció mención de honor en una convocatoria del Centro Nacional de Memoria Histórica.
A esas alturas, la obra ya estaba acompañada por la consigna ‘Este es el horror que no quisimos ver, que no pudimos evitar, que no debemos repetir jamás’, que se pone al lado de la obra donde sea expuesta.

El poeta Juan Manuel Roca comenta de ella: “A veces vivimos, más que en la ceguera física, en la ceguera histórica. Es entonces necesario el buen arte, que nos devuelva desde un testimonio de rigor estético fragmentos, esquirlas de nuestra dolorosa realidad”.

La mayoría de los relatos han sido elaborados a partir de informes de centros de investigación y derechos humanos, organizaciones de víctimas, ONG, entidades del Estado, investigaciones particulares y medios de comunicación. Pero también, de la poesía. “Durante los diálogos en La Habana yo buscaba un texto inspirador que, sin hablar de paz, aludiera al final de la guerra; fue así como incorporé a la obra un texto extraído del poema Siempre, de Pablo Neruda”: EL DÍA ESPERADO DE NUESTRA HISTORIA ES EL DÍA FINAL DEL SUFRIMIENTO.

Al final de la negociación de paz, la obra abordó un testimonio con motivo de la desmovilización de la guerrilla más antigua de América: EN MI CONDICIÓN DE COMANDANTE DEL ESTADO MAYOR CENTRAL DE LAS FARC EP, ORDENO A TODOS NUESTROS MANDOS, A TODAS NUESTRAS UNIDADES, A TODOS Y CADA UNO DE NUESTROS Y NUESTRAS COMBATIENTES CESAR EL FUEGO Y LAS HOSTILIDADES DE MANERA DEFINITIVA CONTRA EL ESTADO COLOMBIANO. Estas palabras fueron trasladadas al examen de visión durante el montaje de su exposición en la Universidad del Norte, en el 2016.

“La idea es invitar a la contemplación y a la reflexión, sorprendiendo al público en distintos lugares del recinto escogido con un examen que, más de visión, es de conciencia”, dice Savdié.

En Barranquilla, por ejemplo, se invitó a la comunidad de Uninorte a que se practicara un examen de ojos gratuito. Dos estudiantes vestidos como optómetras recibían a las personas en un ‘consultorio’ en donde tenían oportunidad de ver un audiovisual que recoge la obra en un formato digital. “A la salida estaba yo, esperando a los espectadores para ofrecerles la posibilidad de reescribir nuestra historia de dolor con un ejercicio pedagógico que hoy se llama ‘Visión 20/20 Colombia’ ”.

Esta es una nueva etapa en que las personas contribuyen a la construcción de un nuevo país. “A partir de la letra E y en una página en blanco, cada cual puede escribir su propio testimonio, que formará parte esencial de este trabajo artístico y enriquecerá este documento de memoria histórica”.

Este ejercicio se está promoviendo en centros educativos como recurso pedagógico para la Cátedra de Paz. Acompañado de conferencias y charlas, y una exhibición itinerante de la obra, se invita a la comunidad a reescribir la historia del país tras el trabajo de memoria.

Después de la experiencia de Barranquilla, Savdié elaboró un testimonio más en torno a la población LGBTI: EN OTRAS PALABRAS, LOS ACTORES ARMADOS NO ATACAN A LAS PERSONAS DE LOS SECTORES SOCIALES LGBT PORQUE TENGAN UNA IDEA EQUIVOCADA DE QUIÉNES SON, SINO PORQUE ELLOS SABEN QUIÉNES SON Y DESEAN EXCLUIRLOS DE SU PROYECTO DE NACIÓN.

En el 2017 la obra llegó a en la Universidad del Rosario. Seis sectores del claustro fueron intervenidos con veinte testimonios sobre la situación de los líderes sociales: ESTAMOS SOLOS, A LOS LÍDERES SOCIALES NOS ESTÁN MATANDO EN MEDIO DE UN PROCESO DE PAZ, Y NADIE ESTÁ HACIENDO NADA POR ESCLARECER O EVITAR ESTOS ASESINATOS. Son palabras de Gabriel Pedraza, hermano del líder Carlos Pedraza, inmolado en marzo de 2017 y cuya familia debió exiliarse en España por las amenazas.

“Ya no se trata de lo que no pudimos evitar, sino más bien de una situación frente a la cual aún podemos hacer algo”
, dice Savdié, quien se inspiró en los mensajes del papa Francisco durante su visita al país para crear seis nuevas piezas.

ES HORA DE SANAR HERIDAS, TENDER PUENTES, DESACTIVAR ODIOS, RENUNCIAR A LAS VENGANZAS Y RECONCILIARNOS EN UN ENCUENTRO FRATERNO.

EL TIEMPO

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA