Historia del corazón de Santa María la Antigua del Darién que ahora es parque arqueológico - Arte y Teatro - Cultura - ELTIEMPO.COM

Registrate o inicia sesión para seguir tus temas favoritos.

Arte y Teatro

Viaje al corazón de Santa María la Antigua del Darién

Fue la primera ciudad española en tierra firme y ahora es parque arqueológico nacional.

Alberto Sarcina, arqueólogo, muestra el andén hallado en el sitio arqueológico.

Alberto Sarcina, arqueólogo, muestra el andén hallado en el sitio arqueológico.

Foto:

Fotos: Instituto Colombiano de Antropología e Historia.

Por: Olga Lucía Martínez Ante
08 de abril 2019 , 10:34 p.m.

En lo que ya siente como su territorio, el arqueólogo italiano Alberto Sarcina avanza por Santa María la Antigua del Darién, en el Urabá chocoano, y muestra un pedazo de camino empedrado. “Este es un andén”, dice. “Y conduce, seguramente, al lugar donde estaba la plaza principal”.

Sarcina, investigador del Instituto Colombiano de Antropología e Historia (Icanh), habla de lo que fue la primera ciudad en territorio americano tras la llegada de los españoles, fundada en 1510 y que todo lo tuvo, desde hospital hasta casas principales y herrería, por los vestigios que se han encontrado, pero que fue abandonada en 1524.

El hallazgo como tal se ratificó en el 2013, cuando el Icanh confirma su existencia, gracias a las exploraciones arqueológicas que se hacen en la vereda Santuario, corregimiento de Tanela, municipio de Unguía, Chocó.

Pero todo había empezado en Sevilla (España), un tiempo antes, cuando Sarcina, Ernesto Montenegro, director del Icanh, y el también italiano Paolo Vignolo, profesor asociado del programa de Historia de la Universidad Nacional, se encontraron y hablaron del tema. Muy buenos amigos, además, han hecho estudios juntos y los unía el deseo por “encontrar” o “redescubrir” Santa María la Antigua del Darién.

No es que se dudara de la existencia de este asentamiento, pues siempre apareció en los libros de historia y ha sido parte de las clases colombianas desde la primaria.

Pero el quid, el detalle, era encontrar el lugar exacto donde existió y buscar qué quedaba de ella. Había antecedentes de expediciones, una de ellas con el apoyo del rey Leopoldo III de Bélgica, en la década de los años 50.

Y apareció. Por eso, desde el 4 de abril pasado, el lugar es un parque arqueológico. Se llama Santa María la Antigua del Darién y es uno de los cuatro que tiene el país, junto con San Agustín e Isnos, en Tierradentro, y Teyuna, Ciudad Perdida, en la Sierra Nevada de Santa Marta.

Allá, en ese punto del Urabá chocoano, a donde se llega luego de un viaje en avión a Apartadó (desde Bogotá o Medellín), de allí una hora y media a Turbo, y desde este lugar aproximadamente hora y media (relativa, porque es por agua) en panga por el océano Atlántico y el río Atrato, está este lugar que vale la pena conocer.  

El lugar es caluroso y su gente lo es aún más. A diferencia de lo que fue en la conquista, cuando los indígenas defendieron su territorio del dominio español y hubo luchas, según se lee en las crónicas, ahora todos están juntos en el mismo objetivo: el parque arqueológico. Desde los colonos chocoanos, antioqueños y cordobeses, hasta las comunidades indígenas kuna, emberá dóbida y katío, pasando por las comunidades afrodescendientes y las autoridades políticas y eclesiásticas.

Desde el 2014 se trabaja en el mismo sentido: que todos hagan parte de las excavaciones y aprendan. De esas 50 hectáreas (el Estado compró los terrenos, salvo unos pertenecientes a la iglesia y que tienen un sentido religioso, pues una vez al año se hace allí una conmemoración con la comunidad cercana), han salido piezas que muestran el pasado indígena y español.

Entre estas últimas están “proyectiles para armas de fuego en plomo, balas de falconete, grilletes y monedas acuñadas. También objetos pertenecientes a la cultura material indígena, como figuras antropomorfas, narigueras, manos de moler, pesas líticas para atarrayas, sellos de doble cara para decoración textil y piezas de coral”, dice Sarcina.

Igualmente, se ven vidrios verdes que, para Sarcina, debieron ser parte de tubos que se utilizaron en el hospital de Santa María la Antigua del Darién; pedazos de baldosas que daban cuenta de que había casas principales y pedazos de espadas, incluso.

Estos objetos están en la casa museo que se construyó en el lugar, un espacio con techos de palma, acogedor y fresco que fue levantado por estudiantes de la Escuela Taller de Bogotá del Ministerio de Cultura, con aportes de esta entidad.

Allí hay explicaciones sobre el territorio y que no olvidaron a la mujer, pues se habla de que esposas de españoles llegaban al lugar con sus maridos para ratificar el sentido de familia y hogar, e indígenas que se convirtieron en traductoras.

La casa museo tiene una sala de lectura y mapas gratuitos que muestran cómo debió ser el sitio. Porque sí, es cierto, hasta ahora Santa María la Antigua del Darién había sido una especie de ciudad fantasma, registrada en los archivos de la conquista que hay en Sevilla (España), los mismos que fueron a estudiar los científicos a cargo de esta empresa, pero que ahora ya tiene unos espacios delimitados y ya se conocen algunos puntos.

Dentro de la misma casa museo, incluso, hay un gran cuarto con una ventana y desde fuera se puede ver la gran cantidad de material arqueológico que aún está en espera de clasificarse.

Para Carmen Vásquez, ministra de Cultura, que estuvo en el lugar, “el proceso de rescate de esta zona de gran trascendencia histórica se hace reconociendo el papel de la comunidad y haciéndolos partícipes del proceso de exploración, conservación y promoción. Con este parque ofrecemos un nuevo espacio patrimonial y arqueológico que permite la salvaguardia de las culturas locales y del proceso histórico que dio origen al mestizaje en América”, comentó.

Entonces, este “mestizaje” que recorrió el lugar, y que incluyó a una gobernadora indígena katío, que miró con mucha atención los objetos indígenas del museo, se percibe más a la hora de ver a los lugareños que con sus manos han removido la tierra buscando bajo ella la ciudad.

Esta es la imagen de lo que sería Santa María la Antigua del Darién, según los estudios de los arqueólogos del Icanh.

Esta es la imagen de lo que sería Santa María la Antigua del Darién, según los estudios de los arqueólogos del Icanh.

Foto:

Cortesía Instituto Colombiano de Antropología e Historia.

Los dos italianos y el colombiano que son la cabeza de este proceso revisan minuciosamente lo que ellos les entregan y van hablando de lo que pudo ser, mientras llega lo que será.

El día de la inauguración llegó, incluso, tras varios viajes largos, el profesor Carlos Fitzgerald Bernal, panameño de nacimiento que un día, andando por el barrio La Candelaria de Bogotá, se encontró con Sarcina y este último le contó en qué andaba.

Sarcina, sorprendido por este encuentro que, además, necesitaba, le habló de unos pedazos de dientes que salieron de la tierra (y que hay que cuidar como oro en polvo, pues las condiciones de la zona no ayudan a la conservación de la materia ósea).
Bernal era el indicado, pues realiza trabajos para determinar el ADN de comunidades indígenas de América.

Estos hombres de ciencia fueron los guías de una nueva historia de la que todavía nos falta mucho por descubrir.

Y los oyó con gusto Mónica Castro, que es el mejor ejemplo de querer vivir en un país mejor. Ella es la coordinadora del parque y de la casa museo. Madre de tres hijos, fue desplazada por la violencia. Nacida en un corregimiento de Turbo, el desplazamiento la llevó a vivir en Montería y Cartagena.

Regresó en el 2012 y supo de este patrimonio en el 2013. En su propia tierra siente que la historia la toca y que el dolor del pasado ya no existe. Aprende a diario “y ahora le doy a este lugar el valor que antes no le daba. Estamos contando una historia y yo hago parte de ella”, dice con una maravillosa y agradecida sonrisa.

OLGA LUCÍA MARTÍNEZ ANTE
*Invitación del Ministerio de Cultura

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá:

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA