Germán Jaramillo protagoniza la adaptación de 'El coronel no tiene quien le escriba' - Arte y Teatro - Cultura - ELTIEMPO.COM
Arte y Teatro

El Coronel sí tiene quien le cante

Germán Jaramillo protagoniza la adaptación de la novela de García Márquez en Nueva York.

Germán Jaramillo protagoniza la adaptación de El coronel no tiene quien le escriba

Según Jaramillo, la novela, que se publicó en 1961, se puede definir como un drama épico sobre ese oscuro periodo histórico de la época de la violencia.

Foto:

Michael Palma

22 de febrero 2018 , 09:00 p.m.

Desde hace cerca de un mes, el actor Germán Jaramillo se está preparando para compartir escenario con un curioso compañero: un gallo. 

Jaramillo, quien hace cerca de 20 años vive en Nueva York, viajó tres horas para llegar a un criadero al sur de Nueva Jersey, donde consiguió el animal, de una raza diferente a los gallos de pelea que se conocen en Colombia (es más grande y tiene una amplia cresta).

Aunque ese tipo de aves no se puede tener en el casco urbano de Nueva York, el manizaleño consiguió un permiso especial a través del Departamento de Salud para demostrar que no molestaba a nadie.

El gallo pasa la noche en un teatro que el actor tiene en el sector del Bronx, para que sus cantos de madrugada no despierten a los vecinos, y las mañanas las pasa en un corral especial que Jaramillo le construyó.

Ese empeño por conservar el gallo guarda cierto eco poético con el personaje que interpretará a partir de este viernes en las tablas de Repertorio Español de Nueva York: el protagonista de El coronel no tiene quien le escriba.

En aquella novela corta de Gabriel García Márquez, el Coronel espera varios años una pensión que le prometió el gobierno por sus servicios en la guerra y, pese a sus angustias económicas, se niega a vender el querido gallo de pelea que conserva.

Creo que tengo la edad
y la admiración suficientes para desnudarme como actor de toda pretensión y dejar que ese gran personaje que es el Coronel tome vida

Para la adaptación teatral de la novela, que es dirigida por el colombiano Jorge Alí Triana, en principio se pensó en utilizar un gallo de utilería, ante las leyes que prohibían la presencia de esos animales.

“Lo de la marioneta se veía un poco patético, y de todas maneras Jorge Alí quería hacer el experimento de ver si funcionaba con un gallo real... Nosotros conseguimos un permiso que se llama Exhibición de animales exóticos y gracias a eso podemos tenerlo en la ciudad”
, cuenta Jaramillo.

Superada esa trama legal, para el actor el reto ha sido crear una relación con el gallo, aprender a manejarlo y tenerlo bajo control en el escenario.

Como si fuera un intérprete experimentado, el animal se comportó muy bien en el primer ensayo, pero luego algunos detalles afectaron su comportamiento. Por ejemplo, en alguna jornada empezó a cantar sin parar, pero Jaramillo ya descubrió que la fórmula para apaciguarlo es acariciándolo.

“Obviamente nosotros trabajamos con una estructura de actuación que tiene que ser lo suficientemente precisa para que se pueda romper en el caso de que el gallo tenga un comportamiento impredecible y por lo tanto haya que cambiar un poco la escena pero sin tocar la estructura”, añade.

Esta adaptación se suma a la celebración de los 50 años de Repertorio Español, un teatro especializado en presentar clásicos latinoamericanos en su idioma original. Triana y Jaramillo han trabajado en varias obras en ese teatro y el director además tiene un largo historial de adaptaciones de novelas de Gabo.

“Es un director con un gran conocimiento del oficio que no tiene necesidad de ponerse a hacer exhibiciones de cosas exageradas en la puesta en escena... El montaje está muy orientado al trabajo del actor y al valor extraordinario del texto”, dice Jaramillo, que actúa junto a Zulema Clares, quien encarna a la esposa del Coronel.

El manizaleño, que se formó en el Teatro Libre y tiene una prolongada experiencia actoral, asegura que este es un papel que nunca hubiera podido hacer cuando estaba joven, pues considera que es un trabajo para el que se necesitan cierta estatura intelectual y formación como actor.

Según Jaramillo, la novela, que se publicó en 1961, se puede definir como un drama épico sobre ese oscuro periodo histórico de la época de la violencia. “Lo paradójico es que todo tiene un gran humor, es la mirada en una perspectiva realista pero a la vez magistral sobre la universalidad del dolor, la soledad, los grandes temas que García Márquez iba a desarrollar en su obra”, finaliza.

YHONATAN LOAIZA GRISALES
EL TIEMPO
En Twitter: @YhoLoaiza

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA