Exposición de Rafael Gomezbarros en el Teatro Faenza - Arte y Teatro - Cultura - ELTIEMPO.COM
Arte y Teatro

El maestro Rafael Gomezbarros expone su visión de Colombia

Reflexiona sobre las fosas comunes, la muerte de líderes sociales y el conflicto.

Gomezbarros

Instalación ‘Somos#’, que se alza como un campo compuesto por 33 tibias, en homenaje a las fosas comunes. fotos: universidad central.

Foto:

cortesía universidad central

Por: Laura Guzmán Díaz
06 de noviembre 2018 , 06:33 p.m.

En el primer piso del teatro Faenza, en Bogotá, hay 33 tibias de gran formato, en cuya base reposa un árbol. Juntas le dan vida a la instalación Somos# –que forma parte de la exposición ‘Regresando a la semilla’, del artista Rafael Gomezbarros–, que rinde homenaje a las fosas comunes encontradas a lo largo y ancho del país.

“La tibia es el hueso más fuerte y el que soporta el cuerpo. También es un hueso usado para hacer la prueba de carbono-14, que determina el tiempo que llevan las víctimas en las fosas. Mantener vivos los árboles que se encuentran en la parte superior es vital porque es mantener viva su memoria. La idea es que el público pueda recorrerla en el primer piso y luego contemplar el paisaje desde el segundo piso”, explica Gomezbarros.

La idea, cuando termine la exposición, es fundir las 33 tibias y ponerlas en igual número de fosas comunes, en diferentes lugares del país.

En el teatro Faenza, símbolo arquitectónico de la Universidad Central, que apoyó la exposición, hay dos instalaciones adicionales.

En el jardín exterior se propone la instalación de la obra Pujanza, compuesta por siete toneladas de copias de puños, hechas de cemento y yeso, que construyen una imagen icónica sobre la tenacidad, el aplomo y la lucha de los líderes sociales. La propuesta pretende hacerse más grande durante el tiempo de la exhibición, pues invita al público a donar la impronta de sus puños.

Gomezbarros

La obra ‘Pujanza’, compuesta por 7.500 puños, es un homenaje a los líderes sociales. El público puede donar la impronta de su puño.

Foto:

Universidad Central

“Esta obra la lancé en 2013 en la Feria Internacional de Arte de Bogotá, como una pequeña instalación. Pero, desde el año pasado, comencé a hacer los puños, hay 7500 y simbolizan una protesta silenciosa, pues cada uno representa una voz. Propongo que cada uno done su propio puño, que se va a sumar a la instalación, como una forma de superar la indiferencia y promover el apoyo a los líderes sociales”.

En el salón de Piano está la maqueta Regresando a la semilla, muestra previa de una instalación que se presentará en la plaza de Bolívar), la cual estará compuesta de un laberinto transitable de pipetas de gas que proponen una reflexión sobre la memoria del conflicto armado en el país. Esta presentará, en el 2019, un laberinto compuesto por 15.000 pipetas de gas al cual podrá entrar el público y que plantean un trabajo de memoria y reconciliación y promueven la vida.

Rafael Gomezbarros.

Obra del artista Rafael Gomezbarros.

Foto:

Universidad Central


“Quiero plantear una experiencia en el recorrido dentro del laberinto y que la gente tenga una reflexión o conciliación con el trabajo que venimos haciendo hace unos años con el tema de paz. No es solo un trabajo político, sino un trabajo de conciencia, pues cada puerta que construye el laberinto representa los 53 años de violencia en el país”, dice el artista.

Así, la instalación, construida con pipetas usadas, tendrá su inicio frente al Palacio de Justicia y finalizará en el Congreso de la República, donde se toman las decisiones. “Escogí los cilindros de gas esperando encontrar un esqueleto que sea el motor que active y dispare todas las experiencias que se vivieron en el país”, cuenta Gomezbarros.

Los proyectos de Gomezbarros revelan su particular inquietud sobre la situación política en Colombia, al tiempo que él observa los aspectos comunes de la experiencia humana, la realidad en tensión entre lo individual y lo social, la identidad y el anonimato, utilizando una gama de soluciones y técnicas para examinar el impacto de las condiciones sociopolíticas en el cuerpo y la mente.

“Trato estos temas con suma delicadeza y con guantes; por eso, mis procesos son de largo aliento. No quiero ser indiferente ante lo que está pasando, y mis obras son una forma de retroalimentarme como artista y proponer, a manera de compromiso personal, los temas que a mí me calan y me afectan. Por esta razón, los proyectos están planteados como una dinámica de interacción con el público.

En simultánea, el artista presenta la exposición ‘Las cercas no se construyen’, en la galería La Cometa, hasta el 30 de noviembre.

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO 
Laura Guzmán Díaz
@The_uptowngirl 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA