Arte y Teatro

‘Uva pasa bajo el sol’, un sueño contra el racismo

La obra de Lorraine Hansberry llega al teatro Colón con un destacado elenco de actores afros.

Uva pasa bajo el sol

Ramses Ramos, Alexander Lasso, Vince Balanta, Juan Sebastián Aragón, Nina Caicedo, Indhira Serrano y Mateo Giraldo, en el escenario del Teatro Colón.

Foto:

Abel Cárdenas. EL TIEMPO

11 de agosto 2018 , 06:08 p.m.

En el horizonte cercano de los Younger está la llegada de un cheque por diez mil dólares, producto del seguro de vida del fallecido padre de la familia. Llegará mañana, dicen en la historia, pero los proyectos sobre esa inyección económica empiezan a develar todos los conflictos internos de este humilde clan del sur de Chicago.

A partir de ahí se erige el conflicto argumental de 'Uva pasa bajo el sol', la obra de la estadounidense Lorraine Hansberry, que logró ser la primera dramaturga afroamericana en producir una pieza en el exclusivo circuito de Broadway.

Es un drama de combustión lenta, que a partir de pinceladas sutiles expresa el sufrimiento de una comunidad que sigue luchando por romper las cadenas del racismo, pero que también batalla contra sus propios estereotipos internos.

La historia sucede en la década de 1950, en la que todavía cabalga impune el negro corcel de la segregación racial, y desde este miércoles 15 de agosto se podrá ver en el Teatro Colón de Bogotá, en una adaptación dirigida por Juan Sebastián Aragón.

La pieza, que se monta por primera vez en el país, cuenta con un destacado elenco de actores afrocolombianos, como Ramses Ramos, Bárbara Perea, Indhira Serrano, Leonardo Fuentes, Mateo Giraldo, Vince Balanta, Alexander Lasso y Nina Caicedo, a los que se suma el experimentado Álvaro Bayona. Ellos encarnarán a la familia Younger, que discute cuáles son los caminos que puede elegir para invertir ese dinero.

“El texto es perfecto, te lleva por una cantidad de viajes emocionales desde la primera vez que lo lees, y además es absolutamente universal y atemporal; habla del viaje de una familia por mantener su dignidad, por apegarse al hecho de que puede tener derecho de tener sueños y cumplir sus sueños”, explica Serrano, quien además tradujo al español la obra de Hansberry.

El texto es perfecto, te lleva por una cantidad de viajes emocionales desde la primera vez que lo lees

“Yo digo que para ver 'Uva pasa baja el sol' toca ser tan negro como toca ser danés para poder ver 'Hamlet', no tiene nada que ver, son obras universales, es la historia de una familia pobre del sur de Chicago que tiene problemas económicos y que sueña con una vida mejor. Es la historia de todos”, complementa Aragón.

En este estudio sobre el comportamiento humano, hay personajes que parecen estar autosometidos a las barreras históricas, como la Madre, encarnada por Bárbara Perea, quien dice cosas como: “Nosotros no somos gente de negocios, somos trabajadores rasos”.

En otro extremo está Beneatha (Caicedo), su hija pequeña, que está más preocupada por las posibilidades del futuro que por las limitaciones del pasado. Caicedo especifica que su personaje hace parte de la segunda o tercera generación de afroamericanos después de la esclavitud, por lo que su peso histórico es determinante.

“Es una mujer que a sus 20 años tiene una visión del mundo totalmente diferente, ella es progresista, quiere salir adelante por lo que tiene en su cabeza, no busca tener marido, ni casarse joven... Digamos que en unos añitos más esta mujer habría podido ser parte de los Black Panther”, asegura.

Las trasgresiones

La versión original de 'Uva pasa bajo el sol' se estrenó en 1959, lo que significó una arriesgada apuesta por su temática y por tener un elenco que casi en su totalidad estaba compuesto por actores afroamericanos, como Ruby Dee y Sidney Poitier.

En Bogotá, la puesta en escena también se presenta como una novedad, pues no es común ver producciones con temáticas y elencos afros. “Desde que conocimos el texto nos parecía que era bueno empezar a contar nuestras historias desde nuestra óptica, desde lo afro, desde lo negro, porque el dolor se ve y se siente distinto”, cuenta Perea, quien junto a Serrano y Caicedo creó la Corporación Omenka, que busca visibilizar el trabajo de los actores afros en las artes escénicas.

La fundación ya había estrenado hace ocho años otra pieza enfocada en esta temática: 'Esta negrura mía', escrita por Felipe Botero y dirigida por Ramos, que tuvo algunas funciones en el Teatro R101 y en La Castellana.

En el 2014, las artistas empezaron el proceso para montar el texto de Hansberry, pero fue un camino difícil, pues se toparon con el estigma de que una producción de este tipo no es “comercial”.

Finalmente, el Teatro Colón les abrió las puertas. Pero el objetivo va más allá de esta temporada, pues la meta es presentar la obra en lugares alejados en los que la puedan ver personas que no tienen acceso al teatro.

“La población afro representa entre el 30 y el 35 de la población colombiana, pero no tiene el 30 o el 35 por ciento de los personajes de nuestra narrativa. En ese sentido están invisibilizados, y los poquitos personajes que tienen refuerzan clichés llenos de exclusión y de racismo, y, como si eso no fuera poco, son personajes que son accesorios a las historias de otros. Todos necesitamos contar nuestras historias y sentirnos reconocidos en la historias del país en el que habitamos”, argumenta Aragón.

En Estados Unidos, la obra se ha seguido montando, con actores de la talla de Denzel Washington, e incluso en películas para televisión. A esa trayectoria, el montaje colombiano suma otras novedades.

“Esto es trasgresor desde muchos puntos de vista, porque hemos oído a veces: ‘no hay muchos actores afros’, o ‘no hay muchos buenos actores afros’. Pues aquí hay un grupo bueno, uno grande, contando una historia que podría contar cualquiera... Creo que puede abrir las puertas a que cada vez se monten más textos fuera de lo tradicional y que se quite de una vez por todas la idea de que ciertas cosas no venden”, añade Serrano.

Funciones de la obra

Miércoles a domingos, desde el 15 hasta el 26 de agosto. Teatro Colón. Calle 10 n.° 5-32. Boletas entre 30.000 y 70.000 pesos.

Función exclusiva para socios del Club de Suscriptores EL TIEMPO

Los socios del club podrán disfrutar de un 40% de descuento en la boletería para la función del miércoles 22 de agosto (7:30 p. m.). Boletas en el 593-6300 o ingresando a www.clubvivamos.com

YHONATAN LOAIZA GRISALES
EL TIEMPO
En Twitter: @YhoLoaiza

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA