El sorprendente itinerario de una artesana sin brazos en Bogotá - Arte y Teatro - Cultura - ELTIEMPO.COM
Arte y Teatro

El sorprendente itinerario de una artesana sin brazos

Es desplazada de Tuchín, Córdoba. Delante de ella, paramilitares mataron a su hermano y a su padre.

Artesana

Entre las primeras destrezas que aprendió está el tejido de sombreros vueltiaos. Hoy es un experta artesana.

Foto:

Abel Cárdenas / EL TIEMPO

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
30 de noviembre 2018 , 11:10 p.m.

Odalis Morales Vásquez es una artesana nacida en Tuchín, departamento de Córdoba, y actualmente trabaja en un pequeño local de un conocido centro artesanal de la carrera 7.ª, en el centro de Bogotá.

“El haber nacido como soy no me impidió valerme por mí misma”, relata. Los doctores lo que le dijeron a su mamá fue que había nacido con una “discapacidad congénita”.

Aunque nació sin brazos y sin manos, algo que su madre consideró “cuestiones de Dios”, Odalis nunca se sintió diferente; por el contrario, todo fue normal. A los dos años, como otros niños de su edad, aprendió a caminar.

Artesana

Si de escribir se trata, sus pies no tienen problemas con la escritura en letra cursiva.

Foto:

Abel Cárdenas / EL TIEMPO

Artesana

Vanidosa, como muchas mujeres, Odalis se preocupa por su presentación personal. La imagen muestra cómo se maquilla.

Foto:

Abel Cárdenas / EL TIEMPO

Artesana

Esta mujer es una lección para quienes se enredan con el celular.

Foto:

Abel Cárdenas / EL TIEMPO

Cuando su madre vio que se las arreglaba con los pies para lavar su ropa, le enseñó luego a cocinar, a cepillarse los dientes y después el arte de sus ancestros: el tejido fino de los sombreros vueltiaos.

Además de tejer sombreros, Odalis hace manillas, aretes y bolsos. “Me demoré unos tres meses para aprender, pero lo hice”.

“La clave fue aprender a sostenerme. He desarrollado tanto fuerza como destreza en los movimientos”, dice esta mujer, quien reclama porque cuando toma el bus la gente no le ofrece la silla. “Te toca permanecer de pie durante muchas estaciones”, insiste.

Desde hace veinte es desplazada. Delante de ella, los paramilitares mataron a su hermano y a su padre. Tuvo que abandonar la finca, los animales y la siembra. Huyó con su madre para salvar lo único que les quedaba: la vida. Hace diez años esta mujer llegó a Bogotá con sus dos hijos. Hoy, vive en un barrio pobre de la ciudad y uno de sus muchachos presta servicio militar.

Artesana

Su pequeña niña Shaira recibe la atención de su madre antes de irse al colegio.

Foto:

Abel Cárdenas / EL TIEMPO

Artesana

La falta de manos no ha sido una limitación. Con sus pies suple todo.

Foto:

Abel Cárdenas / EL TIEMPO

Artesana

A la hora de pagar el pasaje de Transmilenio, sus piernas y sus pies la respaldan sin ninguna limitación.

Foto:

Abel Cárdenas / EL TIEMPO

Odalis se declara conforme con lo que la vida le ha dado. “La vida es dura y uno viene al mundo a aprender. Y aunque a mí me ha tocado esto, vivo agradecida con Dios”, dice Odalis refiriéndose a la falta de brazos y manos. Pero quienes pasan por su negocio no puede dejar de expresarle su admiración. Sus sombreros, manillas, aretes y bolsos no tienen nada que envidiarles a otros artesanos.

ABEL CÁRDENAS
EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA