El colombiano que pinta murales en campos de refugiados en Grecia - Arte y Teatro - Cultura - ELTIEMPO.COM
Arte y Teatro

El colombiano que pintó los muros de los refugiados de Schisto, Grecia

Camilo Rojas es el único hispano que participó en la Bienal de Caligrafía más prestigiosa del mundo.

El colombiano que pintó los contenedores de un campo de refugiados en Grecia

Junto con su novia y otros artistas, el tipógrafo colombiano enseñó a los niños y niñas del campo de refugiados sobre arte urbano y fotografía.

Foto:

Camilo Rojas y Valerie López

20 de junio 2018 , 07:28 p.m.

A Camilo, un diseñador de 36 años, la vida lo ha llevado a pintar palabras en lugares en los que hay conflicto y desigualdades sociales. De pequeño sintió una conexión con las letras y sus formas cuando decoraba sus cuadernos y los de sus amigos, sin pensar que de adulto escribiría mensajes de aliento y palabras que retumbarían en personas de todo el mundo, sin importar los idiomas, dándoles la oportunidad de expresarse y explorar su interior.

Es diseñador gráfico de profesión y el hobbie de su infancia lo ejerce hoy en día: es uno de los mejores artistas de tipografía del mundo. Con trazos delgados y alargados de todos los colores ha intervenido las fachadas, anuncios, paredes, cafés y calles que ha cruzado por ahí en África, Estados Unidos, Francia y Egipto. Hasta utiliza condones, cigarrillos, agujas y etiquetas de ropa, materiales cotidianos, para hablar de la realidad social y evitarle dolor a las personas.

A principios de este año, llegó al campamento de refugiados de Schisto en Atenas, Grecia. Lo invitó la famosa artista estadounidense Samantha Robinson, creadora de la organización no gubernamental AptART (Awareness & Prevention Through Art) y del Danish Refugee Council, para trabajar junto con otro artista de Miami y su novia, Valerie López, en ‘Coexistir en color’. Era el tiempo de darle la oportunidad a los refugiados de Afganistán, Siria, Irak y de otros países que escapan de la guerra a renacer en otras tonalidades, pintando y dándole luz al que será su nuevo hogar.

Encontró, llenos de historias y preguntas, a los niños, niñas y jóvenes en Schisto. Era la primera vez que veían una lata de spray y, por supuesto, la primera vez que pintaban una pared. Cada uno de ellos tenía sus propio idioma y alfabeto, unos hablaban árabe o ‘farsi’ y otros en kurdo o ‘urdu’, pero eso no fue un problema. Se comunicaron a través de señas, sonrisas, té y comida, logrando pintar los contenedores del campamento y su biblioteca.

El colombiano que pintó los contenedores de un campo de refugiados en Grecia

Este fue otro de los murales que juntos hicieron en el contenedor en el que se encuentra la biblioteca del campo de refugiados.

Foto:

Camilo Rojas y Valerie López

El colombiano que pintó los contenedores de un campo de refugiados en Grecia

Valerie López, su novia, se encargó de los talleres de fotografía dentro del campo de refugiados, mientras que Camilo estuvo enseñándole a los niños sobre arte urbano.

Foto:

Camilo Rojas y Valerie López

El colombiano que pintó los contenedores de un campo de refugiados en Grecia

Salieron 1.000 fotografías instantáneas tomadas durante los talleres y para la pareja, la emoción de los refugiados con sus fotos fue el mejor regalo.

Foto:

Camilo Rojas y Valerie López

Para Camilo los días no fueron fáciles. Pasaban de ser extremadamente calientes a fríos, y las largas jornadas de trabajo le quitaban el sueño, pues planeaba el mural más llamativo para la vida de esos refugiados que se convirtieron en su familia. Quería darles el mejor regalo.

“Escribí la frase ‘Better Together’ ('Mejor juntos') porque se experimenta mucho racismo dentro del mismo campo de refugiados”, recuerda el artista. “Los de Siria no quieren a los de Afganistán, y viceversa, aun siendo los dos árabes. Es muy curioso, pero ahora están en el mismo campo y tienen que subsistir, no tienen otra opción". Esto es lo que hoy día le roba el sueño, ya de vuelta en Estados Unidos, unos meses después.

Los de Siria no quieren a los de Afganistán, y viceversa, aun siendo los dos árabes. Es muy curioso, pero ahora están en el mismo campo y tienen que subsistir, no tienen otra opción

Llevaron varios rollos y cámaras instantáneas. Valerie aprovechaba para dictar talleres de fotografía en el campamento mientras Camilo daba clases de pintura y arte urbano. Y así como las latas de spray, muchos de los refugiados tomaron fotografías por primera vez. Fueron 1.000 instantáneas tomadas durante los talleres y, para la pareja, la emoción que vieron en todos esos rostros al tener en sus manos los momentos capturados es el mejor ‘regalo de una imagen’.

Tiempo después de regresar a su hogar en Estados Unidos, recibió un mensaje por WhatsApp de uno de los refugiados, quien le contaba que desde que lo conoció todos los días toma café al lado del mural que hizo para ellos. “Me hace olvidar parte de todos los problemas que tenemos a diario aquí”, agradeció el joven.

Dicen que ningún sacrificio es en vano, y para Camilo estar todos estos años fuera de Colombia lo ha conectado con otras realidades, que no son ajenas a las de su país, y que lo motivan a explorarlas, recorrerlas, entenderlas para regresar y decirle a la gente, con una, dos o tres palabras, que los sueños sí se cumplen. Así es que su trabajo ya es reconocido en diferentes países y marcas como Swatch, L’Oreal y ToyLeFun, en China. (Usted puede seguir su cuenta en Instagram: @camilorojas)

El colombiano que pintó los contenedores de un campo de refugiados en Grecia

En su cuenta de Instagram usted podrá seguir el trabajo de este artista colombiano y ver algunas de las intervenciones que ha hecho alrededor del mundo.

Foto:

Camilo Rojas y Valerie López

El representante contemporáneo de la caligrafía

En agosto del año pasado, Camilo recibió una invitación del jeque Sultán bin Mohammad Al-Qasimi y el Departamento de Cultura de los Emiratos Árabes Unidos para participar en la octava versión de la Bienal de Caligrafía de Sharjah 2018, uno de los eventos de arte más prestigiosos del mundo, que pretende preservar el arte de la caligrafía árabe y abrir las puertas a nuevas propuestas artísticas que exploren y profundicen el oficio de escribir con letra bella. Fue el único colombiano, e hispano, entre los 25 artistas invitados de países como Jordania, Líbano y Omán.

من أنت. ‘Who are you?’

Esa fue la pregunta que Camilo le hizo al mundo.

‘Look Deeper’ o ‘Mira más profundo’ fue como llamó a su pieza en la Bienal.

El colombiano que pintó los contenedores de un campo de refugiados en Grecia

El tema de la octava versión de la Bienal de Caligrafía era la esencia, así que para Camilo comenzar a explorar a través de la pregunta ¿Quién eres? fue su punto de partida y propuesta.

Foto:

Camilo Rojas y Valerie López

El colombiano que pintó los contenedores de un campo de refugiados en Grecia

Claramente, la pregunta ¿Quién eres? también la escribió en árabe, para que su mensaje pudiera llegar a más personas en Medio Oriente.

Foto:

Camilo Rojas y Valerie López

El colombiano que pintó los contenedores de un campo de refugiados en Grecia

Cientos de espectadores asistieron a la Bienal y observaron la intervención del colombiano Camilo Rojas, quien recibió una acogida importante por parte de su público.

Foto:

Camilo Rojas y Valerie López

Consistió en una instalación reflectiva en la que se leía la pregunta '¿Quién eres?', en una parte en inglés y en la otra en árabe. Esa especie de pantalla la situó en el medio de una sala, que pintó con palabras y mensajes ocultos en las paredes y en el suelo. La idea era que el espectador se situara en frente de ella, viendo su reflejo y la revelación de esos mensajes. “Quería generar reflexión y desafío, haciendo alusión a cómo la esencia proviene del interior aunque a menudo se oculta detrás de un caparazón”, contó el artista.

Los preparativos

Diez días antes de la Bienal, Camilo llegó a Sharjah junto con su novia. Queda a 20 minutos de Dubai y es considerada como la capital turística y cultural del mundo árabe por sus innumerables museos y universidades que apoyan el arte y la cultura.

No era la primera vez que visitaba una ciudad árabe. Al contrario: el vínculo que ha entablado con esa cultura le facilitó definir el mensaje que quería representar. “Los miro a ellos por su esencia, mas no me dejo influenciar ni me distrae su apariencia. Me fijo en sus ojos, en su boca, en su nariz, nadie te juzga por la marca de tenis que llevas.”

El colombiano que pintó los contenedores de un campo de refugiados en Grecia

Camilo Rojas tiene un vínculo especial con la cultura de Medio Oriente, que le ha facilitado definir el mensaje que quiero transmitir.

Foto:

Camilo Rojas y Valerie López

Tres estudiantes de la Universidad de Sharjah trabajaron como voluntarias con Camilo y Valerie en su pieza. Fueron largas jornadas de trabajo, planeando, escribiendo y pintando las letras, además del intercambio cultural. “Nos contaban de sus vidas y nosotros las nuestras. Hablábamos de amor, política, educación”, evoca el artista.

El mundo árabe es pionero en caligrafía. Por cientos de años, se han dedicado a estudiar las letras, las formas y su influencia al momento de expresarse, como un arte espiritual. Así llegaron a ser los mejores en el mundo y la mayoría de sus trabajos hacen referencia a Alá (Dios) y sus cien nombres.

Mi pieza le voló la cabeza a la gente porque quedaron muy impactados. Primero los desafié, pero pude llegar a transmitir, comunicar e impactar de la forma en que yo quería

Por redes sociales le enviaron muchos mensajes de agradecimiento, le decían: “Camilo, nunca me había hecho esa pregunta. Me cambió la vida”. Con su participación, este joven colombiano representó a los artistas contemporáneos entre más de 300 artistas tradicionales de la caligrafía en Medio Oriente.

Camilo Rojas espera establecer de nuevo un puente con Colombia. Ha tocado puertas, muchas no se han abierto. Sin embargo, está en busca de espacios para generar proyectos. Mientras tanto, comparte su pasión por escribir bello, esperando transformar el mundo de alguien. Con su novia, continúa dictando talleres de fotografía, con las que enseñan a las personas que encuentran en sus viajes a responder sus preguntas y no perder la curiosidad. Eso fue lo que siempre quiso de niño.

El arte es algo muy bonito, tiene la capacidad de trascender el lenguaje, la raza y la cultura, llegando a ser identificable para cualquier persona, en cualquier lugar del mundo

VALERIA CUEVAS GONZÁLEZ
Periodista de Redes Sociales
En Twitter: @Olarevuccello

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA