Columna de Juan Carlos González sobre Un nuevo comienzo - Arte y Teatro - Cultura - ELTIEMPO.COM
Arte y Teatro

Un salto de fe / Séptimo arte

‘Un nuevo comienzo’: una comedia con tintes dramáticos, del director Richard Loncraine.

Película 'Un nuevo comienzo'

Escena de la cinta 'Un nuevo comienzo'.

Foto:

Cortesía Cine Colombia

30 de junio 2018 , 11:55 p.m.

Imelda Staunton y Timothy Spall son dos actores británicos que cualquier director quisiera tener a su servicio. Mike Leigh ha hecho maravillas con cada uno, como ‘Vera Drake’ (2004) y ‘Secretos y mentiras’ (1996) atestiguan; de ahí que verlos juntos en ‘Un nuevo comienzo’ (‘Finding Your Feet’, 2017) se antojaba muy interesante, más cuando en la dirección de este filme está Richard Loncraine, autor de la muy interesante Ricardo III (1995) y de la biopic sobre Churchill ‘The Gathering Storm’ (2002), hecha para HBO Films.

Sin embargo, las expectativas frente al reparto y al director se van desvaneciendo a medida que ‘Un nuevo comienzo’, una comedia con tintes dramáticos, demuestra ser predecible y complaciente en un grado que uno como espectador no quisiera atestiguar, pues está hecha con una especie de manual de instrucciones rígido donde no hay lugar al ingenio o siquiera a la sorpresa. Es como si en vez de un guion original se hubiera recurrido a una lista de chequeo de elementos que hay que incluir sí o sí para que una comedia tenga éxito, no importa que ya hayan sido utilizados, vistos, repetidos o reciclados hasta el infinito en filmes previos.

La historia de Sandra, una mujer con ínfulas de nobleza que ve su hogar destruido y que debe recurrir a irse a vivir con Bif (su bohemia hermana mayor, interpretada por Celia Imrie) en un barrio popular, con todos los contrastes entre ambas que ustedes puedan imaginar, podría haberse manejado con más sutileza e inteligencia, pero solo sirve como disculpa para una serie de lugares comunes y de frases de autoayuda que dan pena.

Como ustedes pueden suponer, la convivencia entre las dos termina por hacer que Sandra replantee su vida y logre una redención personal a través del baile, pues Bif hace parte de un grupo de baile aficionado al que consigue que Sandra, a regañadientes, entre. En el camino seremos víctimas de todas las zancadillas dramáticas posibles.

Hay que valorar que aún haya películas como ‘Un nuevo comienzo’, en las que los actores veteranos pueden exhibir sus capacidades, pero lástima que no sea en escenarios más dignos de su gran talento.

JUAN CARLOS GONZÁLEZ A.
jc.gonzalez@une.net.co

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA