Otras Ciudades

El Tarra, de luto por la masacre que dejó nueve víctimas

Líder veredal y varios exfarc, entre los fallecidos. Pelusos y el Eln negaron la autoría del hecho.

Masacre en El Tarra

Campesinos de la zona señalan que las personas evitaron salir a las calles y el comercio prefirió cerrar.

Foto:

Cortesía: Ascamcat

01 de agosto 2018 , 12:36 a.m.

En la mañana de este martes, una bandera blanca con un listón negro en el centro fue extendida sobre la alcaldía de El Tarra (Norte de Santander), como símbolo del luto en el que está sumida su población tras la masacre de la tarde del lunes, que dejó nueve personas muertas y dos heridas.

Mientras las autoridades intentan esclarecer los móviles de esta matanza, que se presentó a plena luz del día y en un establecimiento comercial, un clima de zozobra tiene paralizada la vida de sus cerca de 10.000 habitantes.

A medida que esta comunidad del Catatumbo se recuperaba del dolor por esta tragedia, la Sijín revelaba que entre las víctimas hay un líder social y dos excombatientes de la desmovilizada guerrilla de las Farc.

Se trata de Frederman Quintero, presidente de la junta de acción comunal de la vereda Km 48, del municipio de El Tarra, en Norte de Santander, quien se preparaba para participar por estos días de la Audiencia Popular Regional, un encuentro realizado cada cuatro años por la Asociación Campesina del Catatumbo (Ascamcat) para elegir a los miembros de su mesa directiva.

El saldo de esta arremetida es de nueve muertos y dos heridos, entre los cuales hacen parte del proceso de paz con las Farc en transición, en calidad de exmilicianos

Este dirigente campesino, quien se desempeñaba en un cargo directivo de esta organización social, departía en el billar Villa Esperanza con Carlos Torres, Asdrúbal Durán, Wílmer Ramírez, Alexánder Campo Martínez, Bladimir Quintero, Argelino Ortega y Jhon Sanabria y Ramón Ramírez, -estos dos últimos excombatientes de la guerrilla desmovilizada de las Farc-, cuando hombres armados abrieron fuego de manera indiscriminada contra ellos.

El último reporte entregado por las autoridades tras un consejo extraordinario de seguridad, confirmó que el número de muertos se elevó a nueve tras el deceso de uno de los tres heridos cuando era atendido en un centro asistencial. Dos lesionados se encuentran con pronóstico reservado.

Los heridos son Bladimir Quintero Ramírez y Argelino Ortega Ortiz,
también exintegrante de las Farc.

En la inspección realizada en el lugar de los hechos, la Policía Judicial recolectó este martes dos proyectiles y una vainilla 9 milímetros.

“Rechazamos esta acción en donde se vulneran los derechos humanos y el Derecho Internacional Humanitario (DIH). Exigimos el respeto por la población civil. El saldo de esta arremetida es de nueve muertes y dos heridos, entre los cuales hacen parte del proceso de paz con las Farc en transición, en calidad de exmilicianos y todos acreditados por el Alto Comisionado para la Paz”, indicó Luis Fernando Niño, secretario de Víctimas y Posconflicto de Norte de Santander.

Además de este líder social y de los excombatientes de esta guerrilla desmovilizada, hay versiones extraoficiales señalando que entre los muertos se encuentran raspadores de hoja de coca, más conocidos como ‘raspachines’, quienes formarían parte de programas de sustitución de los cultivos ilícitos.

Líder veredal asesinado en El Tarra

Frederman Quintero es la primera víctima que se logra identificar tras esta masacre. Él se desempeñaba como presidente de la junta de acción comunal de la vereda Kilómetro 38.

Foto:

Cortesía de Ascamcat

De acuerdo con el Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (Simci) de Naciones Unidas, en esta población limítrofe con Venezuela hay cerca de 3.683 hectáreas sembradas de coca.

El alcalde de El Tarra, José de Dios Toro, indicó que las labores para tratar de identificar a las víctimas de esta matanza continuarán una vez sean trasladados los cuerpos al municipio de Ocaña (Norte de Santander). A un centro asistencial de esta localidad también serán remitidos los heridos.

Entretanto, un grupo élite de la Policía Nacional, apoyado con un componente de inteligencia militar y Gaula, fue designado en las últimas horas para tratar de individualizar a los responsables de la arremetida y esclarecer los móviles de esta acción criminal, que revivió los peores años del paramilitarismo en esta zona de Norte de Santander.

La administración departamental ofreció una recompensa de hasta 50 millones de pesos por información tendiente a determinar quiénes habrían ordenado este asalto armado, en el que habrían participado hombres fuertemente armados en un territorio donde el patrullaje de Ejército y Policía es constante.

Estos hechos, que sigue cobrando vidas de nuestros campesinas, nos hacen rememorar los difíciles años del paramilitarimos y nos llenan de profundo dolor

Desde hace cuatro meses, la región del Catatumbo, integrada por 11 municipios de Norte de Santander, es el epicentro de una disputa a sangre y fuego entre la guerrilla del Eln y la disidencia del Epl, más conocido como 'Los Pelusos', por el control de las rutas del narcotráfico. En los días más aciagos de este conflicto, el fuego cruzado afectó a más de 145.000 personas, según reportes de la ONU.

Pelusos y Eln niegan su autoría en la masacre

Mediante un comunicado de prensa, que en la noche del lunes fue difundido entre la opinión pública, 'Los Pelusos' negaron su participación en este ataque armado, que dejó nueve personas muertas y dos heridas.

Comunicado del Epl

Pelusos dicen que no participaron en la masacre. Hasta el momento, no hay pistas de los responsables.

Foto:

Archivo particular

En el comunicado, este grupo al margen de la ley, que delinque en este sector de la frontera con Venezuela, puntualizó que su accionar se aparta de este tipo de acometidas violentas y abre la posibilidad de que el Eln esté detrás de la matanza.

“Queremos aclararle a la comunidad del departamento que nuestra organización guerrillera no tiene nada que ver con ese atentado”, indicó el documento.

Sin embargo, en su cuenta en Twitter, el Eln también negó su autoría en este asesinato múltiple.

Por otro lado, la Asociación Campesina del Catatumbo (Ascamcat), organización social de la que formaba parte una de las víctimas de esta acción armada, lamentó la situación y pidió un trabajo de judicialización por parte de las autoridades para que esta no quede impune.

“Estos hechos, que siguen cobrando vidas de nuestros campesinas, no hacen rememorar los difíciles años del paramilitarismo y nos llenan de profundo dolor. A la vez nos llevan a exigir el esclarecimiento de la situación, con el fin de evitar el miedo y la zozobra”, afirmó Ascamcat en un reciente pronunciamiento.

CÚCUTA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA