Otras Ciudades

Poblaciones de Santander piden obras prometidas con dineros de peajes

La comunidad dice que los abandonaron y nadie responde.

vías Santander

Piden que cumplan con la construcción de la doble calzada y otras obras pendientes.

Foto:

Jaime Moreno/ EL TIEMPO

25 de julio 2018 , 12:14 p.m.

En agosto se abrirá una licitación para realizar los estudios y diseños que permitan ejecutar las obras que se prometieron con el recaudo de los peajes instalados en las vías a la Costa Caribe, en jurisdicción de Rionegro, y el Aeropuerto Palonegro, en el municipio de Lebrija, en Santander.

Así lo señaló Gilberto Mendoza Ardila, gerente del Instituto Financiero para el Desarrollo de Santander (Idesán), tras la protesta que el lunes pasado realizaron decenas de habitantes de Rionegro.

Los residentes de esa localidad ya no aguantan más que el Estado les cobre un peaje en la vía a Bucaramanga y no vean las obras que se les prometió con el recaudo de esos dineros.

Por ello,  se manifestaron pacíficamente para pedir que les cumplan con la doble calzada y las demás obras pendientes.

Y es que quienes residen en este municipio, situado por la vía a la Costa Caribe, a 15 kilómetros de Bucaramanga, pagan ‘sagradamente’ el peaje en los dos sentidos desde junio de 2007, cuando la entonces Concesión Zona Metropolitana de Bucaramanga (ZMB), manejada por la empresa Autopistas de Santander S.A., empezó el cobro. Pero lo único que han recibido son daños ambientales y obras inconclusas.

“La ZMB incumplió, usufructuó los recursos del peaje y dejó las obras a medias, no pagó los predios, no hizo la compensación ambiental por el daño a una quebrada y no hay rehabilitación de la vía”, señaló la exconcejal de Rionegro, Alexandra Jaimes.

La líder comunal agregó que tras la liquidación del contrato de la Concesión ZMB, el manejo de los peajes, tras la firma de un convenio, pasó a manos del Instituto Financiero para el Desarrollo de Santander (Idesán).

Pero, según ella, “el convenio se firmó para favorecer a Bucaramanga y Lebrija, a nosotros nos dejaron de últimos en inversión, nos sentimos abandonados y estamos cansados. Exigimos respeto, que el peaje se cobre en un solo sentido como el de Lebrija y pedimos un acuerdo”, subrayó.

En el convenio se estableció que los recursos que se recaudan de los peajes de Rionegro y Lebrija deben estar en un encargo fiduciario.

“A hoy tenemos 36 mil millones de pesos en encargo”, agregó el gerente del Idesán.

Desde el 2007 se han cobrado los peajes para financiar la doble calzada entre los sectores de La Virgen-La Cemento y la rehabilitación de la vía La Salle-Aeropuerto.

“En agosto vamos a comenzar a adelantar el proceso de licitación pública de estos estudios y diseños, después de que ya tengamos la entidad o la empresa que tenga la posibilidad de hacerlos, se le va a dar un tiempo no menor de seis meses para que los entreguen”, aclaró el funcionario de la entidad departamental.

El lío de la Concesión ZMB

El contrato que dio origen a la Concesión ZMB se firmó el 29 de diciembre de 2006, por 20 años, entre el entonces Instituto Nacional de Concesiones (Inco) -hoy Agencia Nacional de Infraestructura (ANI)- y Autopistas de Santander bajo el siguiente concepto y valor: Estudios, diseños definitivos, gestión predial, gestión social, gestión ambiental, financiación, construcción, mejoramiento, rehabilitación, operación y mantenimiento del proyecto de concesión vial ZMB por 160.000 millones de pesos.

Para soportar la inversión se instalaron los peajes de Lebrija y Rionegro que se empezaron a cobrar en junio de 2007. El acta de inicio de las obras se firmó en abril del 2008 y en los siguientes cinco años Autopistas de Santander debía entregar en funcionamiento todas las obras de la concesión, en su mayoría dobles calzadas entre Bucaramanga y Lebrija, Girón y Bucaramanga y Bucaramanga y Rionegro. Además de otras como retornos y puentes peatonales.

Autopistas de Santander ejecutó algunas obras y las demás las dejó a medias. Además de incumplir, el 30 de marzo de 2012 demandó a la ANI ante un tribunal y tras un arreglo para terminar de mutuo acuerdo el contrato, la ANI le pagó a Autopistas 108.781 millones de pesos.

Pese al arreglo, la ZMB quedó comprometida en terminar las obras que traía en ejecución hasta el 17 de junio de 2015, cuando se firmó el acuerdo, pero, al parecer, no lo hizo.

Tras este hecho, la Gobernación de Santander y la Alcaldía de Bucaramanga le pidieron al Gobierno Nacional que les dejara administrar los peajes para asumir las obras. Y fue así como en agosto de 2016 se firmó el convenio con el cual el Idesán tomó el control de la fallida ZMB.

BUCARAMANGA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA