Otras Ciudades
NO ES HORA DE CALLAR
No es hora de callar patrocinado

Niñas de Cartagena protestaron contra la explotación sexual

El evento se realizó en la noche del domingo 4 de noviembre en la Plaza de los Coches. 

Campaña de No es Hora de Callar en Cartagena

“No debemos callar: ¡No a la explotación sexual, no dejes que te vulneren más!”, fue uno de los mensajes expresados por las menores. 

Foto:

Yomaira Grandett / EL TIEMPO

Por: John Montaño
05 de noviembre 2018 , 09:11 p.m.

Con rondas infantiles y sus rostros maquillados con figuras multicolores que significaban la fe y la esperanza, más de 120 niñas entre los 9 y los 16 años procedentes de los barrios San Francisco, la María y Alicante se tomaron la noche del pasado domingo la emblemática Plaza de los Coches de Cartagena de Indias para decir: "¡No a la explotación sexual de niñas y niños!"

La popular plaza cartagenera reconocida por ser epicentro de prostitución y proxenetismo de menores en la ciudad, fue por unas horas el espacio de expresión de esta pequeñas quienes llevaron un mensaje exigiendo respeto por sus cuerpos, por su libertad y por la vida.

“Las niñas tenemos derecho a ser libres y no ser maltratas”, “Cuéntale a alguien no te quedes callada”, “No queremos maltrato ni para nosotras ni para los demás”, “No debemos callar: ¡No a la explotación sexual, no dejes que te vulneren más!”, fueron algunos de los mensajes que llevaron escritos en grandes carteleras las pequeñas que llegaron en compañía de sus madres.

El encuentro fue liderado por la campaña ‘No es hora de callar’ de la periodista y activista Jineth Bedoya.

Nuestras niñas tienen que estar empoderadas de sus derechos y ellas tienen que saber que nadie tiene porque vulnerarlas ni explotarlas

“Esta campaña, la cual vamos a llevar a cuatro ciudades del país, iniciando en Cartagena, luego en Cali, Medellín y Bogotá, con el acompañamiento de la Procuraduría General de la Nación, queremos darle la voz a la niñas con el lema ‘Mi voz Cuenta’. Nuestras niñas tienen que estar empoderadas de sus derechos y ellas tienen que saber que nadie tiene porque vulnerarlas ni explotarlas”, señaló Bedoya Lima, que lideró talleres personalizados con las menores en los mismos barrios y zonas marginales donde son violentadas.

“Niñas, no vamos a permitir que nadie las violente, y vamos a ir con todo el peso de la institucionalidad y la ley contra todas aquellas personas que pretendan comerciar sexualmente con los cuerpos de nuestras niñas cartageneras”, dijo el alcalde Pedrito Pereira, aliado de la campaña y quien prometió acompañar los procesos de prevención y restitución de derechos, en los barrios, de estas pequeñas.

Campaña de No es Hora de Callar en Cartagena

El evento contó con la participación la madre Blanca Nubia López Rendón (izquierda), y la periodista y activista, Jineth Bedoya (derecha). 

Foto:

Yomaira Grandett / EL TIEMPO

A esta cita contra la violencia sexual de No es Hora de Callar, acudió la madre Blanca Nubia López Rendón y sus 80 niñas del proyecto Talitha Qum, programa que precisamente bendijo el Papa Francisco en su visita a Colombia, y con el cual esta religiosa perteneciente a la Congregación de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor capacita en prevención contra la violencia sexual a las menores de los barrios San Francisco y La María, en los extramuros de la Ciudad Heroica, esa zona humilde y olvidada que no aparece en los catálogos internacionales de turismo.

“A toda la violencia que hay en los barrios y al comercio sexual al que están expuestas estas niñas por cuenta del turismo de explotación sexual, se suman ahora los peligros en las redes sociales. Hemos encontrado niñas con dos y tres perfiles, que acceden a sus redes sociales en cualquier café internet sin la vigilancia de los padres y donde son presa fácil de los pedófilos”, denuncio la Madre Blanca Nubia, quien vive el día a día de la violencia en los barrios con su programa Talitha Qum, en Arameo, pero que traduce ‘A ti te lo digo levántate niña y anda’, tomado del evangelio de san marcos capítulo 5 versículo 42.

Durante tres horas la concurrida Plaza de los Coches se convirtió en un patio de recreo donde las niñas cantaron rondas infantiles, fueron felices, y llevaron sus mensajes contra la violencia frente a turistas de todo el mundo que celebraron que el país emprenda campañas para proteger los niños.

Nuestras niñas cartageneras están protegidas, que la ley las protege y que vamos a ir hasta las instancias que sean necesarias para erradicar la explotación sexual

“Esta noche le enviamos un saludo especial a todos los proxenetas que deben estar rondando esta plaza, es un saludo para decirles que nuestras niñas cartageneras están protegidas, que la ley las protege y que vamos a ir hasta las instancias que sean necesarias para erradicar la explotación sexual”, dijo por altavoz a todos los presentes Jineth Bedoya, en la toma de la plaza, que también fue auspiciada por la Embajada Británica.

El próximo primero de diciembre, la mayoría de estas niñas se graduarán en prevención a la trata de personas y la explotación sexual, después de 12 meses de capacitación con el programa Talitha Qum. Algunas de ellas serán multiplicadoras y llevarán este mensaje a los grados de primaria de varias instituciones y con sus amigos de barriada.

Campaña de No es Hora de Callar en Cartagena

Las niñas cantaron rondas infantiles, fueron felices, y llevaron sus mensajes contra la violencia sexual.

Foto:

Yomaira Grandett / EL TIEMPO

Colombia es un destino maravilloso y tiene todo para ofrecer: unos recursos naturales y paisajes hermosos con playas, desiertos y nevados; una gastronomía excepcional, una gente amable y alegre, pero no se le puede abrir la puerta a ese turismo que viene en busca de drogas y menos de algo tan abominable como violentar a una niña. Aplaudimos esto que presenciamos”, le dijo a este diario Marian Rodríguez, una turista chilena que fue sorprendida por la festiva campaña la noche del domingo en el Centro Histórico de Cartagena.

Ella y todos los caminantes que a esa hora se congregaron en el acto recibieron un volante que decía: ‘El turismo sexual no existe y la explotación sexual es un delito. Pagar por sexo con una niña o una adolescente es un crimen que tiene cárcel. Cada niña que comercias, puede ser tu hija. ¡Cuando no denuncias la explotación sexual, eres cómplice!’

El aberrante caso del excapitán Romero Pabón

Según la Fiscalía, en Cartagena se identificaron 2.891 niños, niñas y adolescentes víctimas de delitos relacionados con violencia sexual en los últimos 10 meses; donde el 86 por ciento se concentran en los delitos de acceso carnal abusivo con menor de catorce años.

También señala el ente investigador que en cuanto a trata de personas se identificaron 263 casos, en Cartagena, donde el 90 por ciento fueron delitos de demanda de explotación sexual y comercialización con menor de 18 años, así como pornografía con menores de edad y la utilización o facilitación de medios de comunicación para ofrecer actividades sexuales con menores.

La última condena que profirió la justicia colombiana sobre el flagelo de la explotación sexual contra niños y niñas, fue precisamente por un abominable caso ocurrido en Cartagena.

Se trató de la condena contra el excapitán de la armada Raúl Danilo Romero Pabón, un depredador sexual de niñas que accedió sexualmente a 20 menores de edad de los barrios populares de Cartagena aprovechando su condición de pobreza.

Fuentes de la Fiscalía le habían señalado a este diario que este Romero Pabón había montado varios perfiles de Facebook con información falsa con la cual engañaba a sus víctimas, todas menores de edad.

El hombre fue condenado por los delitos de explotación sexual en menor de 14 años, concierto para delinquir, estímulo a la prostitución con menor de edad, utilización y facilitación de medios de comunicación para la explotación sexual comercial de menor de 18 años.

Romero Pabón, que aceptó cargos, tatuaba las iniciales de su nombre en el cuerpo de sus víctimas, niñas de entre 14 y 16 años.

Según la Fiscalía entre el año 2010 y el 2012 el ex oficial habría iniciado su modus operandi criminal que lo llevó a recorrer en moto los barrios más pobres de Cartagena en donde acechaba a sus víctimas, a quienes una vez accedía sexualmente tatuaba con las iniciales de su nombre, y luego chantajeaba con publicar fotos de las pequeñas desnudas en redes sociales.

El hombre de 35 años, capturado dentro de la base naval de Cartagena el pasado 28 de julio, era un laureado oficial de la Armada.


JOHN MONTAÑO
CORRESPONSAL EL TIEMPO
CARTAGENA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA