Otras Ciudades

La líder social desplazada por la violencia que se volvió empresaria

Yamile Ospina, desplazada por la violencia, espera que su proyecto en Caldas siga creciendo.

Desplazada por la violencia hoy es empresaria

No siempre Yamile Ospina quiso ser empresaria. Antes del 2004, esta mujer de 41 años trabajaba en Florencia como enfermera.

Foto:

Cortesía: Yamile Ospina

Por: Miguel Ángel Espinosa Borrero
24 de octubre 2018 , 09:54 p.m.

Antes de las 5 de la mañana, Yamile Ospina ya se encuentra despierta. Se apresura a dejar todo listo en casa para enviar a sus hijos a la escuela y seguir al frente del pequeño negocio que le ha dado un sustento durante los últimos años.

Sus días desde hace 9 años se mueven entre ruedas de negocios, búsqueda de apoyo económico y la promoción de Las Delicias del Plátano, un pequeño negocio que le permitió tener una nueva esperanza de vida luego de sufrir el desplazamiento por cuenta de la guerra en su natal Florencia, Caquetá.

Por ahora, su empresa, ubicada en Carmelo Bajo, zona rural de Anserma, Caldas, le da la oportunidad de emplear a otras dos mujeres que, como ella, han sufrido el conflicto.

“Yo encontré una nueva vida gracias al plátano –señala Yamile–. Gracias a esta oportunidad he logrado mantenerme. No ha sido fácil, pero poco a poco vamos creciendo y eso es lo importante, no desfallecer”.

En la fábrica de esta mujer se producen diferentes productos a base de plátano. Cocada, bocadillos, todo con azúcares naturales que han logrado afianzar su reducida pero fiel clientela.

Durante la semana, Yamile despacha alrededor de 700.000 cajas que traen entre 8 y 12 unidades. Otras semanas, no muy buenas, pueden salir entre 200 y 300.

Desplazada por la violencia hoy es empresaria

Yamile Ospina, de 41 años, emprendió su proyecto desde hace 9 años. Las Delicias del Plátano les da trabajo a otras mujeres víctimas del conflicto armado.

Foto:

Cortesía Yamile Ospina

“Aquí estamos generando trabajo para las mujeres del sector rural –destaca Ospina–; es importante porque cada vez nos ayudan más mujeres en el sector de corte y empaque, vamos creciendo y eso les permite a ellas crecer con la empresa y los procesos agroindustriales”.

El desplazamiento

No siempre Yamile quiso ser empresaria. Antes del 2004, esta mujer de 41 años trabajaba en Florencia como enfermera. Pero eso no era lo único. Era una líder social en El Danubio, un pequeño corregimiento de ese municipio al que el tercer frente de las Farc tenía bajo su control.

“Nosotros atendíamos enfermos y a mí me encantaba, pero también arreglábamos vías y nos preocupábamos por tener la vereda bien, a la gente que no le faltara nada, era una buena vida porque servía a la gente”, recuerda Yamile.

Pero en el 2004 todo cambió. Amenazas del desmovilizado grupo guerrillero la obligaron a salir de su casa con tres mudas de ropa, un bolso y sus tres hijos.

Primero llegó al Eje Cafetero, donde empezó desde cero haciendo diferentes oficios para mantener a su familia. Luego lo intentó en Bogotá, pero nuevamente la violencia llegó a su vida y esta vez cobró la vida de un ser querido.

Cuenta que su hermana fue asesinada en Soacha, en el 2005. “Venía con una amiga de trabajar y fue atacada por hombres que al parecer eran miembros del Ejército. Cuando nos pusimos a investigar, resulta que las habían hecho pasar por guerrilleras y luego nos amenazaron para no seguir indagando sobre el tema, así que tuvimos que dejar eso ahí e irnos”.

Regresó al Eje Cafetero y se radicó en Anserma, ahí empezó a trabajar en una finca. Fue en ese lugar donde empezó a recibir cursos del Sena en procesos agroindustriales para después lanzarse a la aventura de tener su propio negocio.

No obstante, regresar a Caquetá siempre estuvo en sus planes, aunque la violencia no se lo permitiera. “Volver al Caquetá es complicado”, asegura Yamile. Y agrega: “El año pasado fui de entrada por salida. El ganado y lo que quedó está abandonado. Es muy triste. Nos tocó empezar de cero. En esa vereda vivían 320 familias, cuando volvimos todos, empezaron a matar a la gente que quería regresar, docentes, líderes. Eso por allá ya no. Solo se quedaron unas 50 familias”.

Desplazada por la violencia hoy es empresaria

Esta es la pequeña cocina donde Yamile Ospina fabrica los productos de su empresa en Anserma, Caldas.

Foto:

Cortesía: Yamile Ospina

El deseo de regresar se quedó en eso, solo un deseo. Ahora, la necesidad de sostener a su familia la obligó a emprender, un camino que para ella no ha resultado fácil, pero sí satisfactorio por lo alcanzado.

Finalmente, tanto caminar entre la violencia la llevó a radicarse definitivamente en este templado lugar ubicado en el occidente de Caldas. Los sueños de volver a ser enfermera en su lugar de origen se esfumaron, dice que hoy está enfocada en su empresa.

Mantener su negocio

En la actualidad, Yamile tiene cuatro hijos, uno de ellos, de 23 años, le ayuda a sacar los pedidos de su negocio, mientras ella sigue caminando de un lado a otro buscando recursos. “Usted se imagina, ser emprendedor no es fácil, porque cuando uno va a solicitar recursos, pues no le dan nada”, advierte.

Las Delicias del Plátano funciona en una pequeña casa de paredes blancas. Las mesas y las cocinas son espacios pequeños que cuentan con el control de sanidad y todos los utensilios necesarios para su producción.

Los hijos mayores de Yamile la ayudan con los envíos y otros controles dentro de su pequeña empresa, todo ahora con una nueva ilusión: sacar adelante la empresa, que más personas la conozcan y poder subir el nivel, poniendo su negocio en el mercado nacional.

La correría diaria de Yamile ahora se ha enfocado en el tema de utilizar el mundo digital para que su negocio pueda llegar a más personas. Ahora también se capacita en esto y se hace un lugar en cada rueda de negocios.

Cada vez que consigue algún apoyo sonríe. Su empresa ha logrado mucho para lo que imaginó 9 años atrás, por eso está segura del crecimiento que el futuro podrá tener para que sus cuatro hijos se beneficien de esta constante lucha.

“Es algo positivo que nos ayuden con nuestro negocio, eso nos permite soñar, es algo bueno que tenemos que intentar, porque posicionar un negocio es muy complicado, esperamos que con esto nos vaya mucho mejor. Esperemos que el proyecto no se termine”, asegura esta mujer que en varias ocasiones ha tenido comenzar de ceros en su idea de generar ingresos para la familia. Por ahora, su empresa tiene distribución en dos puntos de Medellín, seis en Bogotá y otros dos en Cali. También cuentan con corredores como Salento y Manizales;

Ella sigue trabajando sin perder la fe en impulsar su marca. Con varias muestras de sus productos continúa caminando. Ya sobre las 11 de la noche, la jornada de Yamile Ospina está llegando a su fin. Los pedidos y las facturas del día siguiente están listos y es hora de descansar. El apoyo recibido es un aliciente para continuar con el negocio que durante casi una década le han permitido mantener su cabeza ocupada y no pensar en los hechos que la condujeron hasta este lugar.

La oportunidad de crecimiento con Mi Negocio

Yamile Ospina hace parte de Mi Negocio, una iniciativa del Departamento de Prosperidad Social (DPS) que forma a las personas en un plan de negocio. Luego, tras una evaluación, les entregan los implementos necesarios para continuar. Solo en Caldas han sido atendidos 825 emprendedores a través de este programa, y en Anserma se contabilizan 150.

El 80 por ciento de las personas que hacen parte de Mi Negocio son mujeres.
Según cifras del DPS, más de 30.000 colombianos han sido formados en la creación de emprendimientos de Mi Negocio.

MIGUEL ÁNGEL ESPINOSA BORRERO
Redactor de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA