Otras Ciudades

'No hay condiciones de retorno': Iglesia sobre guerra en el Catatumbo

Cifra de desplazados en Hacarí, Norte de Santander, ya sobrepasó las 1.000 personas.

Desplazamiento en Hacarí

El municipio de Hacarí (Norte de Santander) completa ocho días de desplazamientos masivos de los pobladores de su zona rural.

Foto:

Cortesía de Naciones Unidas

Por: Cúcuta
09 de noviembre 2018 , 08:45 p.m.

La oleada de desplazamiento forzado, que se ha desatado tras una semana de intensos enfrentamientos entre el Eln y Los Pelusos por el control del narcotráfico de la región del Catatumbo, crece sin tregua en el municipio de Hacarí (Norte de Santander).

Aunque el gobernador de Norte de Santander, William Villamizar, instó a la Fuerza Pública a recuperar el control y la tranquilidad de la zona para que la población desplazada logre regresar lo antes posible a sus hogares, representantes de la Iglesia Católica creen que todavía no están las condiciones de seguridad necesarias para cumplir con este retorno.

De acuerdo con el reporte más reciente de Naciones Unidas, la cifra de desplazados en esta localidad, ubicada a 222 kilómetros de Cúcuta, ascendió a 1.038 personas, entre las que se encuentran niños, adultos mayores y mujeres gestantes.

La comunidad dice que el Eln tiene el control de toda la zona y que los desplazados no pueden volver a su finca, hasta que la guerrilla no dé la orden

Y ante la negativa de los grupos armados de frenar esta guerra, todo parece indicar que el número de campesinos sin hogar seguirá aumentando con el paso de los días.

“Para llegar al municipio no hay problema, porque hay cuatro retenes militares. El lío es cuando se decide internarse por esta población. La comunidad dice que el Eln tiene el control de toda la zona y que los desplazados no pueden volver a su finca, hasta que la guerrilla no dé la orden. Hasta el momento no hay condiciones de retorno”, indicó Jairo López Ramírez, padre y vocero de la Iglesia católica.

El éxodo de estos habitantes de los corregimientos de Mesitas y Juntas comenzó hace ocho días, cuando se cumplió una semana de la dura ofensiva que lazó la guerrilla del Eln para repeler algunos frentes armados de Los Pelusos, en esta parte del Catatumbo. Los días más violentos de esta confrontación dejaron dos muertos y un herido, que al parecer integraban estas estructuras armadas.

En un principio, Naciones Unidas reseñó la huida de cerca de 400 personas, que salieron despavoridas de esta zona rural en busca de refugio en la cabecera urbana. Con el paso de las horas, este número se duplicó y alcanzó los 800 afectados, entre ellos más de 400 menores de edad.

Actualmente, este grupo de desarraigados, que pasan sus noches en las instalaciones del colegio San Miguel, ya sobrepasó ese cálculo y ahora se convirtió en una grave crisis humanitaria por las condiciones precarias de estos pobladores.

“Las tropas están realizando una reacción rápida y sostenida, y tenemos un puesto de mando unificado en esa localidad, para adelantar un monitoreo constante a la situación. Ya tenemos efectivos en la zona rural y no nos moveremos de ahí hasta tanto se logré la estabilidad y la tranquilidad del sector”, indicó el general Mauricio Moreno, comandante de la Segunda División del Ejército Nacional.

Líderes asesinados

La Policía Nacional emprendió este viernes un proceso de investigación para esclarecer los móviles que rodean el homicidio de Luis Tarazona Salamanca, el quinto líder de la Ascamcat asesinado en los últimos dos años.

La muerte violenta de este dirigente comunal se produjo hacia las nueve de la noche del jueves en la vereda Miramontes, del municipio de Tibú, donde la víctima fue acribillada por dos hombres armados –que se desplazaban en una motocicleta– cuando se encontraba departiendo con amigos y familiares.

“El cuerpo de este hombre llega en horas de la madrugada a Medicina Legal con varios impactos de bala. Ya estamos verificando qué es lo que pasó, y, junto con la Fiscalía, se adelanta la investigación para dar con los responsables de este hecho que enluta la región”, manifestó el coronel George Quintero, comandante de la Policía de Norte de Santander.

La pareja sentimental de la víctima también resultó herida y fue trasladada al hospital de la localidad, a 133 kilómetros de Cúcuta, donde permanece bajo observación médica.

Memorias de la guerra en la región

Un nuevo informe del Centro de Memoria Histórica, titulado ‘Catatumbo: memorias de vida y dignidad’, hace un recorrido por la violencia que ha vivido esta región de Norte de Santander. El documento abarca desde la llegada de los españoles al territorio barí hasta la dominación de grupos paramilitares.

Entre las cifras que destaca la publicación se menciona que entre 1999 y 2006, con la entrada de tres estructuras paramilitares, el Catatumbo vivió una violencia que dejó 99.074 desplazados, lo cual equivale al 59,5 % del total de los últimos 32 años.
Según el reporte, en ese periodo de tiempo se registraron 832 asesinatos y 599 muertos en masacres: 403 a manos de paramilitares y 142, de las guerrillas.

El lanzamiento del informe será en Bogotá este 15 de noviembre en el Centro Cultural Gabriel García Márquez, a las 5:30 p. m.

CÚCUTA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA