Otras Ciudades

Niños reciben clases en un salón de billar en Sahagún, Córdoba

Aunque la Alcaldía prometió una nueva sede, hasta la fecha esa promesa no se ha materializado.

bILLAR

Los profesores que dictan sus clases deben hacer divisiones con las sillas para separar los estudiantes de cada grado.

Foto:

Gudilfredo Avendaño

Por: GUDILFREDO AVENDAÑO
08 de octubre 2018 , 03:19 p.m.

Un grupo de al menos 42 niños de la Institución Educativa Ranchería, sede Nueva Esperanza en zona rural de Sahagún, Córdoba, deben recibir sus clases en un negocio de billar porque el colegio dejó de funcionar a raíz del deterioro de la infraestructura y la instalación de una antena de interconexión eléctrica desde principios de este año.

Aunque la Alcaldía prometió construir una nueva sede en un lugar seguro, hasta la fecha esa promesa no se ha materializado.

El sitio donde los pequeños reciben clases durante la semana, se convierte desde el viernes en horas de la tarde en la cantina que frecuentan hombres y mujeres que departen en medio de licor y alto volumen de música.

Los salones de clases están adecuados debajo de un rancho que no tiene piso. Los baños son una letrina y un orinal que los pequeños deben compartir con los jugadores de billar y consumidores de alcohol.

Los profesores que dictan sus clases deben hacer divisiones con las sillas para separar los estudiantes de cada grado.

César Ramírez, docente de la escuela, asegura que las responsabilidades para la construcción del colegio fueron divididas, pero que el cumplimiento solo se ha hecho a medias.

Desde el año pasado se hicieron reuniones con los padres de familia, la alcaldía y docentes y se llegaron a unos acuerdos que hasta el momento se han cumplido en parte

“Desde el año pasado se hicieron reuniones con los padres de familia, la alcaldía y docentes y se llegaron a unos acuerdos que hasta el momento se han cumplido en parte. A la alcaldía le correspondía la compra del lote y ya lo hizo, a la empresa ISA le corresponde construir la escuela. Un funcionario de esa compañía nos comunicó que aún no se han adjudicado los contratos para la construcción”, dijo el profesor Ramírez.

Los acudientes de los alumnos también manifiestan su inconformismo por la demora en la construcción del plantel. Aseguran que desde la administración municipal se han incumplido promesas para acelerar el proceso de traslado del colegio.

“Nos tienen engañados, nosotros vamos a la alcaldía cuando hacemos protesta, el alcalde vino y se comprometió con algunas cosas mientras se construye la escuela; pero no han cumplido”, dijo Aleydis Vega, madre de uno de los niños.

Yaniles Mulasco, otra madre de familia afectada,

GUDILFREDO AVENDAÑO
ESPECIAL PARA EL TIEMPO
MONTERÍA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA