Galería
Otras Ciudades 08 de marzo de 2019 , 02:05 p.m.

La odisea de los migrantes venezolanos para cruzar a Cúcuta

Desde el cierre fronterizo del 23 de febrero, el paso ilegal es la única opción de los venezolanos.
Trocha 1
Juan Pablo Bayona / AFP

Desde que el régimen de Maduro ordenó el bloqueo fronterizo, el pasado 23 de febrero, cientos de venezolanos se han visto obligados a utilizar las trochas para poder llegar a Cúcuta.

Trocha 2
Juan Pablo Bayona / AFP

De acuerdo con las autoridades locales, en el área metropolitana de Cúcuta hay un entramado de más de 100 pasos ilegales, de cerca de 400 metros de distancia, que desembocan en Venezuela.

Trocha 3
Gustavo A. Castillo Arenas / EL TIEMPO

Las mafias del contrabando han aprovechado la situación para lucrarse a costa de las necesidades de los venezolanos.

Trocha 4
Schneyder Mendoza / EFE

Las autoridades calculan que un número similar a las 35.000 personas, que solían cruzar por esta zona de frontera, ahora están acudiendo a estas rutas ilegales para movilizarse.

Trocha 5
Schneyder Mendoza / EFE

Para lograr cruzar las trochas, los migrantes deben pactar la ruta con un coyote o trochero, en las poblaciones venezolanas de San Antonio y Ureña, y pagar una suma que oscila entre 15.000 y 35.000 pesos, casi la tarifa de un salario mínimo en el vecino país.

Trocha 6
Schneyder Mendoza / EFE

Aproximadamente 4.000 niños, residentes en las poblaciones venezolanas de San Antonio y Ureña, perdieron una semana de clases al no poder cruzar el límite para llegar a sus colegios en Cúcuta y su área metropolitana.

Trocha 7
Juan Pablo Bayona / AFP

Según las cifras de la Secretaria de Educación de Cúcuta , 9,174 venezolanos estudian en escuelas de la capital del departamento y, de ellos, unos 3,000 cruzan la frontera todos los días. La crisis en Venezuela también ha afectado al sistema educativo en ese país, donde la deserción es alta, faltan docentes y los edificios escolares están sufriendo un deterioro.

Trocha 8
Schneyder Mendoza / EFE

Muchos migrantes asumen este reto y cruzan, con sus pertenencias al hombro, buscando bienestar en Colombia o como primera estación de un largo recorrido al sur del continente. Por otro lado, a quienes  no pueden migrar solo les queda cruzar para conseguir productos que escasean en los supermercados venezolanos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA