Medellín

Cine: Un Asunto de Familia de Hirokazu Koreeda, imperfectamente unidos

Para Koreeda es claro, como en anteriores filmes, que los lazos familiares no son lo más importante 

Un asunto de familia

Un asunto de familia, es una cinta madura, serena y contundente, cargada de crítica social

Foto:

Cortesía

Por: Martha Ligia Parra
28 de febrero 2019 , 10:08 a.m.

Koreeda es tal vez el más visible e interesante de los directores japoneses actuales. Un asunto de familia (Shoplifters), su más reciente filme, ganó la Palma de oro en Cannes el año pasado y acaba de competir por el Óscar a Mejor película extranjera.

En esta cinta -cuya traducción del título internacional sería Los ladrones y más acorde con la historia- el realizador nipón vuelve con nuevos bríos sobre los temas del universo familiar y de la infancia. Esta, una obra de madurez, serena y contundente está cargada de crítica social. Aquí un hombre quiere ser padre, un niño desea crecer y una niña solitaria sufre en silencio el abandono.

Para Koreeda queda claro como en anteriores filmes (De tal padre tal hijo o Nuestra hermana pequeña) que los lazos familiares no son lo más importante y cuestiona la concepción tradicional de familia y lo que significa ser padre o madre. “Por lo general no puedes elegir a tus padres, pero tal vez, es mejor cuando los eliges tú mismo”, afirma uno de los personajes.

El realizador insiste en que lo que nos une no son los lazos de sangre sino los vínculos afectivos, aquellos que se construyen. “No es una familia real, pero los sentimientos que surgen de esa unión sí lo son”, explica Koreeda a propósito de su último filme.

Uno de los mayores aciertos de esta cinta es la mirada sobre los niños, el saber retratar y entender la infancia. Conmueve la delicada atención que presta a los pequeños detalles: las manitos, los pies y el diente que muda Yuri, la niña maltratada. La misma que es acogida por el clan protagónico.

La película reflexiona sobre la relación de las personas con la sociedad y la falta de oportunidades en el Japón de hoy. Sus protagonistas sobreviven en medio de la precariedad y se las arreglan como pueden con pequeños robos en supermercados.
La cinta evita los estereotipos no solo en los personajes y sus acciones, sino también en los roles (padre, madre, hermano) y en palabras como familia, amor, sexualidad. Koreeda, como es usual, hace muchas preguntas, pero es el espectador quien debe responderlas.

Un asunto de familia también habla de temas no menos importantes: el maltrato infantil, la injusticia social, el deterioro de la sociedad, la marginalidad y, sobre todo, los dilemas morales que siempre enfrentan sus personajes. Todo ello mostrado con serenidad, sin subrayados y a cargo de un excelente reparto.

Lo mejor de la película es que sus protagonistas son seres humanos imperfectos, a quienes lo salva el sentido de solidaridad, de amor y de protección. En suma, lo esencial.

MARTHA LIGIA PARRA
​Crítica y columnista de cine
En Twitter: @mliparra

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá:

Empodera tu conocimiento

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA