Medellín

'Sin metro, colectivos y vías de Medellín son insuficientes': Expertos

Contingencia confirmó importancia de la operación del sistema, que mueve al día 1’200.000 personas.

Metro de Medellín

El metro de Medellín estuvo frenado por una falla en las catenarias, entre las estaciones Poblado y Aguacatala. A las 6:30 a.m. de ayer se reestableció el servicio.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

15 de febrero 2018 , 08:55 a.m.

Mientras el metro de Medellín estuvo frenado por una falla en las catenarias, entre las estaciones Poblado y Aguacatala, en el sur de la ciudad, las vías colapsaron, muchas personas se veían en las calles caminando bajo la lluvia, en busca de un medio de transporte; había largas filas en acopios de taxis y en paraderos de buses.

El experto en movilidad, Iván Sarmiento, aseguró que la emergencia demostró que el metro es fundamental para una ciudad como Medellín, juega un papel muy importante en el día a día de las personas, y esto muchas veces pasa desapercibido, pero cuando falla, incluso quienes no lo usan, se dan cuenta de su necesidad. Este sistema mueve 1’200.000 pasajeros al día, en el área metropolitana.

“El Metro supo responder, tenía planes de contingencia, hizo conexiones y convocó el transporte de buses para reemplazar los tramos que hacían falta, la ciudad a pesar de todo funcionó con dos horas de atraso”, afirmó el experto.

Sin embargo, añadió, que el tremendo caos demostró la fragilidad en los otros sistemas de movilidad, que están a un nivel alto de utilización. El desborde de pasajeros se notó y los otros modos de transporte reventaron.

Víctor Valencia, experto en tránsito y vías de la Universidad Nacional, explicó que el área metropolitana tiene al día 5'500.000 viajes en todos sus medios de transporte: sistema metro (tranvía, metroplús, metrocable e integrados), buses colectivos, taxis, carro, moto, redes peatonales y bicicletas.

“Tras la falla, se dejó de cubrir casi una tercera parte de esos viajes y la gente tuvo que distribuirse en los demás modos, que tienen problemas de capacidad hace muchos años. Llueve un poco y las vías se congestionan, todos los días hay trancones, pero si a eso le sumamos el problema del sistema, esa congestión se magnificó”, recalcó.

Para el experto, a la ciudad le falta planificación e infraestructura vial de acuerdo con el número de vehículos– más de 550.000 carros particulares y 750.000 motocicletas circulan al día– “Hace 30 años, Medellín era ejemplo de planificación vial, pero eso fue decayendo y hoy puede ser un ejemplo de lo contrario”, agregó.

El Metro supo responder, tenía planes de contingencia, hizo conexiones y convocó el transporte de buses para reemplazar los tramos que hacían falta

El secretario de Movilidad de Medellín, Humberto Iglesias, reconoció los problemas de movilidad y aseguró que vienen obras para reducir los altos flujos vehiculares, así como la remodelación de los buses colectivos, se cambiarán los viejos por amigables con el medio ambiente y con tecnología avanzada.

“Por primera vez se destinarán 40.000 millones de pesos para pequeñas obras, broches viales, pero que tienen gran impacto en la movilidad de la ciudad, se vienen soluciones importantes y vamos a seguir trabajando para apostarle al peatón, a la bicicleta y al transporte público eficiente, lograr que la gente pueda bajarse del vehículo particular”, anunció el funcionario.

Investigan falla

Sarmiento dijo que es normal que los sistemas de transporte se paralicen por alguna contingencia. Por ejemplo, cuando se registró el paro de Avianca, el país vivió un caos, en otras ciudades del mundo hay parálisis de aeropuertos y metros, ya sea por fallas, oleadas de nieve o atentados terroristas.

En el caso de Medellín, todavía se investigan las causas del daño, que afectó a unas 200.000 personas que normalmente se transportan entre las seis estaciones de la línea A, que estuvieron cerradas: Alpujarra, Exposiciones, Industriales, Poblado, Aguacatala y Ayurá.

El gerente del Metro, Tomas Elejalde, explicó que no se descarta que un rayo haya afectado la catenaria, porque el valle de Aburrá presenta uno de los niveles más altos del país y América Latina en descargas afmosféricas. “Tenemos un sistema de apantallamiento contra descargas eléctricas hace 20 años, pero hemos tenido dificultades en el pasado con rayos en distintos puntos de la catenaria”, contó.

El gerente aclaró que estudios, revisiones de bitácoras y sistemas informáticos de la empresa descartaron que se haya tratado de un error de mantenimiento mecánico; tampoco se identificó un problema en la construcción del acceso de la estación Poblado, una obra que está sobre las catenarias. 

Metro de Medellín

No se descarta que un rayo haya sido el causante del gran daño en el metro, entre las estaciones Poblado y Aguacatala.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

El daño se identificó sobre las 3:00 p. m. del pasado martes y a partir de ese momento, se activaron los protocolos de contingencia y de reparación. “A esa hora iniciaron los trabajos y continuaron durante toda la noche debajo de aguaceros, más de 30 personas del equipo de mantenimiento eléctrico lograron superar la emergencia sobre las 6:20 a. m. de hoy (miércoles). El daño fue una contingencia de grandes proporciones, un problema no común”, añadió.


El plan de contingencia diseñado por el Metro, el Área Metropolitana y las secretarías de Movilidad del valle de Aburrá, incluyó la libertad de rutas, o sea se desplazaron a sitios donde hacían falta, y se levantó el pico y placa.

A las 6:30 de la mañana de ayer, la línea A volvió a la normalidad con todas sus estaciones funcionando, desde Niquía hasta La Estrella. El daño en las catenarias no fue el único durante el martes, también hubo un daño eléctrico en uno de los trenes en la estación Tricentenario, lo que causó caos porque los pasajeros optaron por bajar a la vía férrea y eso complicó el arreglo. Se aclaró que las dos fallas no estuvieron relacionadas.

El gerente dijo que durante la emergencia, las personas tuvieron que vivir lo que significa sustituir el sistema de transporte masivo y que se vieron afectados en tiempo de recorrido, trasbordos adicionales y pagaron hasta tres pasajes. “Las cosas buenas del metro desaparecen con este tipo de situaciones, por eso es importante cuidar el sistema, no solo por los equipos internos de la empresa, sino también por los usuarios”, concluyó.

DEICY JOHANA PAREJA M.
Redactroa de EL TIEMPO 
En Twitter: @Johapareja

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA