Medellín

Por nueva crisis en calidad de aire declaran restricciones en Medellín

De las 18 estaciones de medición del aire en el valle de Aburrá, 16 muestran condiciones dañinas.

Contingencia Ambiental

Antioquia es la primera región de Colombia que cuenta con un protocolo contra episodios de contaminación atmosférica y la primera en proponer un pacto por el aire.

Foto:

Juan Augusto Cardona

22 de febrero 2018 , 09:11 p.m.

El mapa de las unidades de monitoreo del valle de Aburrá está saturado de puntos naranjos que indican la deficiente calidad de la atmósfera.

Por eso, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá (AMVA) declaró este jueves el estado de prevención a partir de un protocolo para enfrentar episodios de contaminación atmosférica.

Los registros del Sistema de Alerta Temprana de Medellín y el Valle de Aburrá (Siata) indican que la contaminación va desde 38 microgramos de partículas por cada metro cúbico de aire a 52. La estación de La Estrella es la que mejor calidad del aire registra (38.8), mientras que la del Tanque la Ye, en El Poblado, evidencia la mayor concentración de partículas contaminantes (52.2).

Las autoridades ambientales llevan 30 horas de monitoreo constante, después de que el miércoles nueve estaciones pasaran de un estado moderado (amarillo), que es el nivel en el que se encuentran normalmente todas las mediciones, a uno considerado como dañino para la población sensible (naranja).

Según María del Pilar Restrepo, subdirectora del AMVA, en la noche del miércoles hubo una contracción nocturna de la capa de mezcla y se formaron nubes de baja altura, lo que generó cambios atípicos en todas las estaciones.

Andrés Pareja, docente de Biología de la Universidad CES, aseguró que además de las condiciones climáticas, la llegada de arenas del Sahara es otro fenómeno no controlable que incide en la problemática. Pero las condiciones geográficas también influyen. Las montañas impiden que se dispersen las partículas acumuladas. Así, sobre todo en días de mucha nubosidad, en Medellín se crea un efecto de olla de presión.

Para prevenir que los índices de contaminación lleguen a un tercer nivel, considerado dañino para la salud, la autoridad ambiental impuso restricciones que aplican a partir de mañana, 23 de febrero.

Los camiones y las volquetas que sean de modelo 2009 o uno anterior tendrán un pico y placa especial de cuatro dígitos entre las 5 y las 8:30 a. m y las 4:30 y 9 p. m.

En el caso de los automóviles particulares, la medida del pico y placa se extiende a los días sábados empezando por las placas terminadas en número impar a partir de este sábado.

Es un fenómeno que se incrementa, y que ya genera problemas para grupos sensibles como niños, ancianos o personas con enfermedades cardiorrespiratorias

La medida aplica en la misma hora del pico y placa regular (de 7 a 8:30 a. m. y de 5:30 a 7 p. m.). El pico y placa se mantiene en los horarios habituales y con los mismos dígitos. En el caso de las motos de 2 y 4 tiempos.

Para las industrias, se intensificará el control de emisión de partículas contaminantes.

En el caso de la ciudadanía existen recomendaciones como disminuir la actividad física al aire libre, compartir el carro, teletrabajar y utilizar otros medios de transporte como la bicicleta.

Hasta el 7 de abril estará en marcha la gestión de episodios y hasta esa fecha deberán cumplirse las restricciones. Pero si la mitad de las estaciones pasan al tercer nivel de contaminación y se mantienen por 48 horas, el AMVA tendrá que declarar una alerta roja.

Sergio Andrés Orozco, secretario de Medio Ambiente de Medellín, aclaró que las medidas no son nuevas y que la autoridad ha puesto su atención en la circulación de vehículos contaminantes. “Hemos realizado 3.955 inspecciones vehiculares a la fecha, de las cuales 1.595 han sido rechazadas”, aseguró.

Según el profesor del CES, las fuentes móviles generan el 80 por ciento de los contaminantes de una ciudad y las fuentes fijas como las industrias son responsables del 20 por ciento de la contaminación.

Aire

Por experiencias pasadas, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible cambió el concepto de la alerta naranja por estado de prevención.

Foto:

Juan Augusto Cardona

‘Medidas insuficientes’

Para el docente del CES, los problemas en la calidad del aire no se solucionarán con medidas restrictivas temporales, sino que se deben generar transformaciones de fondo, como cambios en la calidad del combustible o en la puesta en marcha de mejores y más eficientes medios de transporte.

Aunque reconoce la importancia de monitorear con frecuencia las estaciones, esa medición debe tener un fin más amplio. “Hay que aprovechar el sistema, pero uno monitorea para tomar decisiones”, agregó Pareja.

Aunque no se hable de alerta, “la contaminación del valle de Aburrá sí es peligrosa, nos está afectando la salud a todos. Es un fenómeno que se incrementa, que ya genera problemas para grupos sensibles como niños, ancianos o personas que padecen enfermedades cardiorespiratorias, quienes son los más afectados”, agregó el experto.

Valentina Vogt
Para EL TIEMPO
Valalb@eltiempo.com
@ValentinaVogt

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA