Medellín

Lío por mural de Sandiego se falló a favor del centro comercial

El pintor Gabriel Calle había demandado por la intervención que destruyó su obra de arte.

mural

Así luce hoy la fachada del centro comercial. Hasta hace cuatro años posaba una colorida pintura sobre cultura paisa.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

18 de noviembre 2017 , 10:35 a.m.

La fachada del centro comercial Sandiego completa ya, por lo menos, cuatro años sin color alguno. Bajo una capa gris quedaron los dibujos que con finos trazos describían la cultura antioqueña y que fueron creados por el maestro Gabriel Calle Arango en el 2006.

Lo cierto es que con la pérdida del colorido y vivo mural Lider, de 50 metros de largo por 5,85 de ancho, se desató una polémica entre el artista y el centro comercial por cuestiones de derechos de autor, que hoy, y luego de varios años de procesos legales, se dirimió a favor de la entidad comercial.

La decisión la entregó el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá mediante la Sala de Decisión Civil. Allí, expidió como fallo el revocar la sentencia del 16 de agosto de 2016, proferida por la Subdirección de Asuntos Jurisdiccionales de la Dirección Nacional de Derechos de Autor, dentro del proceso promovido por Calle contra el centro comercial Sandiego.

Asimismo, el negar las pretensiones económicas de la demanda por los perjuicios en a la intervención de la obra plástica.

La sentencia expresaba que, finalmente, el centro comercial debía de indemnizar al artista con una suma aproximada de 69 millones de pesos “por concepto de perjuicio extrapatrimonial”, según dictaba el texto de la misma.

Esto se planteó con base en la aplicación del artículo 30 de la Ley 23 de 1982 sobre los Derechos de Autor, que Calle referenció en su demanda y que concreta que el autor tendrá sobre su obra un derecho perpetuo, inalienable e irrenunciable para el uso y modificaciones de la obra, reproducción y crédito de la misma.Sin embargo, el centro comercial presentó una serie de pruebas que lograron desvirtuar las pretensiones del artista con respecto a su obra artística.

Se entiende que este tipo de establecimientos sufran variaciones, aunque sean superficiales, como lo es el cambio de imagen

Los recursos se basaron en primera instancia en el tipo y uso de la estructura que, por tratarse de un punto que sirve como sitio de concentración de locales destinados al comercio, no garantiza que su construcción permanezca sin cambio alguno. “Por el contrario, se entiende que este tipo de establecimientos sufran variaciones, aunque sean superficiales, como lo es el cambio de imagen en la propiedad para dar un aspecto renovado de acuerdo con el paso del tiempo”, expresó el Tribunal.

El siguiente, describió la naturaleza de la obra. Por la ubicación de la misma, el artista, según el centro comercial, conocía de su carácter de temporalidad, es decir, que su obra estaba sujeta a sufrir deterioro, destrucción por acción del tiempo.

Ante la falta de pruebas del demandante para demostrar que su intervención contaba con condiciones de perpetuidad, se tomó esto como un punto para emitir el fallo sobre derechos de autor.

De la misma manera, se tuvo en cuenta el concepto técnico del arquitecto Mauricio Tamayo, quien declaró que la estructura presentaba fallas que ponían en riesgo la propiedad y podrían afectar la seguridad pública ya que el mural que pintó Call estaba hecho en un material vidrioso llamado Cristanac, “el cual presentó algunos desprendimientos que ponían en riesgo la integridad de los peatones que caminaban por la acera de la obra artística”.

La estructura donde estaba el mural presentaba un alto deterioro y desprendimiento de su material de base

El criterio lo avaló Carlos Rodríguez, quien fuera el interventor de la obra en 2013, mediante una misiva donde expresó que la estructura donde estaba el mural “presentaba un alto deterioro y desprendimiento de su material de base”, por lo que recomendó darle a todo el muro un tratamiento con un material elástico de recubrimiento, impermeable, para continuar con el mantenimiento, lo que implicaba la intervención de la pintura de Calle.

Gracias a estos conceptos, el Tribunal de Justicia de la Comunidad Andina expresó que la integridad de las personas prima sobre la de cualquier obra plástica en una condición de riesgo.

“Se deberá tomar en consideración que ante una situación en la que el estado y soporte material de la obra requiera una intervención para su conservación, el propietario podrá efectuar las modificaciones necesarias”, dictaminó el Tribunal.

Asimismo, ante la imposibilidad de retirar la pintura, las fotografías que presentó el artista en la demanda se consideraron como un registro que protege la obra y el trabajo de Calle de una creación no elaborada para perdurar en el tiempo, según se expuso.

Por ahora, el lío por el mural quedó derimido a favor de Sandiego.

MEDELLÍN.

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA