Medellín

Las milenarias canciones chinas conquistaron a Medellín 

El Festival Internacional de Poesía congrega a poetas, chamanes y cantantes de 5 continentes.

Su Yang

Postal de Yang durante su concierto en el Parque de los Deseos, de Medellín. Los espectadores le dieron una calurosa bienvenida

Foto:

Cortesía Festival Internacional de Poesía de Medellín

Por: Miguel Osorio Montoya
19 de julio 2018 , 08:07 a.m.

La recepción del Gran Hotel, en el Centro de Medellín, parece el mundo luego de que los hombres se dispersaran a causa de sus diferencias lingüísticas, según el relato bíblico. Por el pasillo, unos muchachos chinos, imberbes y vestidos con ropa deportiva, alistan una cámara de televisión. Muy cerca de ellos, una mujer delgada, también asiática, pero vietnamita, según parece, camina sin preocupación.

Es el 28 Festival Internacional de Poesía de Medellín, que congrega este año a poetas, chamanes y cantantes originarios de los cinco continentes.

Entre los presentes aparece Su Yang, un hombre que hace ademanes de cordialidad para suplir la barrera idiomática que nos separa. Saluda con reverencia. A su lado se sienta el intérprete, un connacional suyo con un eximio dominio del español.

Los acompañantes de Su Yang, un grupo de muchachos, graban la entrevista para un documental que están haciendo sobre su figura. Su Yang, por medio de su intérprete, comenta que nació a finales de los 60 en Ningxia, una provincia del noroeste de China.

Hoy, su banda de rock, que llegó a Medellín para presentarse en el Parque de los Deseos, en donde estuvo el pasado sábado, es considerada la más importante de ese país. Y no es poca cosa ser el más reconocido en una nación de 1.400 millones de habitantes.

Su Yang comenzó a interesarse por la música desde muy temprano. Durante su adolescencia pasó un periodo en Xian, capital de la provincia de Shaanxi y una de las más antiguas del país. “En esta ciudad empecé a enamorarme de la música. Todos teníamos guitarras y nos acercamos al pop. Desde ese momento comenzó mi pasión por la música, que me acompaña hasta ahora”, expresa.

A comienzos de los 90 hizo parte de un grupo de rock del que fue el guitarrista, a pesar de que quería ser cantante. Fue en esta misma época que comenzó a escribir las letras de lo que luego se convertirían en sus canciones.

Pero el 2003 fue un punto de quiebre. Un sentimiento genuino de cambio se apoderó de Su Yang. En un principio comenzó una transformación que solo lograría comprender con el tiempo.

Me demoré tres años transformando mis canciones, tomando las tradicionales para adaptarlas. Lo que hice fue una reestructuración de los cantos originarios por medio del roc

En ese momento se dio cuenta de que quería rescatar las tradiciones artísticas chinas, en especial los cantos originarios de los antiguos pobladores de las orillas del río Amarillo, el más largo de ese país. Para Su Yang, estas canciones primigenias expresaban el sentimiento de un pueblo, las pasiones de las gentes comunes que vivían en el campo, junto al río y que, como todos, vivían (y viven) alegrías y desesperanzas.

Para lograr rescatar esas canciones comenzó un trabajo de campo. Recorrió los poblados, habló con las personas y trató de meterse en el alma de esas canciones.
“Me demoré tres años transformando mis canciones, tomando las tradicionales para adaptarlas. Lo que hice fue una reestructuración de los cantos originarios por medio del rock”, explica Su Yang.

El cantante es enfático en decir que su música no se limita a copiar las canciones tradicionales, sino que tiene que darles un ritmo diferente, una perspectiva nueva que esté acorde con los días en que vivimos.

Las temáticas de esas canciones, dice Su Yang por medio de su intérprete, consisten en la vida cotidiana de la gente que vive en las orillas del río Amarillo. Sus cantos, de marcada tendencia bucólica, contrastan con el acelerado proceso de urbanización que vive su país.

Digamos que el rock es una botella, esta no tiene mucho valor por sí sola. Lo importante es el vino que le eches por dentro y eso es lo que yo hago

“China, como el mundo, vive un proceso de transformaciones muy acelerado. Los jóvenes de mi país tienen una mentalidad muy abierta hacia el mundo, reciben mucho de él. Por eso es importante rescatar los cantos originarios y esas costumbres que no deben perderse”, opina Su Yang.

En 2006, luego del trabajo de campo y la reestructuración de su música, Su Yang lanzó su primer álbum, que tituló ‘Capaz y virtuoso’
. Allí, por primera vez, las nuevas generaciones chinas se enfrentaron a un rock que, con todos los elementos y la influencia del mundo occidental, logró conservar la riqueza poética de las canciones originarias chinas.

Al preguntarle a Su Yang por la aceptación de ese álbum, que pudo haber tenido cierta resistencia por la distancia que tomó del rock tradicional, responde que el resultado fue muy positivo, especialmente entre el público joven.
Incluso, fue el álbum más vendido de la temporada y logró posicionar el nuevo estilo del cantante.

Su Yang

Su Yang dice que se sintió 'conmovido' en su concierto en Medellín.

Foto:

Cortesía Festival Internacional de Poesía de Medellín

Su Yang resalta que las canciones originarias, al ser tan antiguas e ir pasando a través de sucesivas generaciones, tienen un alto sentido poético y artístico.
Pero, no por ello, argumenta, no es posible conjugarlas con el rock rescatando su esencia: “Digamos que el rock es una botella, esta no tiene mucho valor por sí sola. Lo importante es el vino que le eches por dentro y eso es lo que yo hago”. Es decir, la botella se llena con las añoranzas y la vida cotidiana del campo que está presente en las canciones tradicionales chinas.

Canciones populares chinas en Colombia

Dentro de las temáticas, resalta Su Yang, le gustan especialmente las referentes a la añoranza por la tierra natal y la vida en el campo. “Podemos resumir que la temática principal es la propia tierra”, explica.

Su Yang llegó a Medellín como uno de los más de 100 invitados para esta versión del Festival de Poesía. Según su forma de ver, estas canciones pueden servirles a los occidentales, en este caso a la población colombiana; ofrecer una manera diferente de pensar y de vivir.

El cantante admite que no conocía demasiado de Colombia. Además, como es usual, algunas personas le hicieron malos comentarios sobre temas de seguridad. Pero, quedó enamorado: “Para mí, esta ciudad tiene un carácter romántico, las personas son cordiales, alegres. Durante el concierto me di cuenta de que las artes trascienden las barreras lingüísticas. Ha sido uno de mis mejores conciertos de mi vida”, dice Su Yang.

El intérprete sonríe cuando acaba la entrevista. Su Yang también lo hace y, de inmediato, hace un gesto reverencial, inclinando un poco el cuerpo hacia adelante para me entregarme su último álbum. No entiendo lo que dice, pero le hago un gesto de agradecimiento que él bien comprende.

Miguel Osorio Montoya
Para EL TIEMPO
migoro@eltiempo.com
@MiguelOsorioMon

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA