Medellín

Instalan comisión de seguimiento a políticas contra autolesiones

Una de las metas es fortalecer los entornos protectores de la salud mental de niños y jóvenes.

Suicidios en Medellín

La depresión y otras enfermedades de salud mental que son tratables se constituyen como motivos de esta problemática.

Foto:

Javier Agudelo / Archivo EL TIEMPO

27 de julio 2017 , 12:43 p.m.

Aunque en la ciudad se desarrollan programas para prevenir y atender los factores de riesgo que causan los suicidios, la incidencia de los casos sigue siendo preocupante para las autoridades.

Así lo explicó Alexandra Virviescas, personera delegada de la Unidad para la Protección del Interés Público de la Personería de Medellín, quien argumentó que por ello se está revisando la efectividad de los programas existentes a la luz de sus resultados.

Para lograrlo, la Personería instaló una comisión de seguimiento a las políticas públicas que hay para contrarrestar esta problemática, una comisión que debía haberse convocado hace una década, aseguró Virviescas. Así, será posible hacer un mapeo riguroso de la situación y tomar acciones conjuntas que sean más eficientes.
Para la funcionaria, las cifras son contundentes.


De acuerdo con el último boletín epidemiológico de la Secretaría de Salud de Medellín, en el 2016 hubo un promedio de 36 intentos de suicidio por semana. Estos se presentaron principalmente en niños, adolescentes y jóvenes menores de 29 años, este grupo acumula el 73 por ciento de los casos.

Entre tanto, ese mismo año pasado se presentaron 224 muertes por esta causa, informó Beatriz Guerrero Zuluaga, líder de Salud Mental de la Subsecretaria de Salud Pública de Medellín.

La funcionaria añadió que en el último reporte de este año se tiene un registro de 863 intentos de acabar con la propia vida, lo que equivale a un promedio de 44 casos cada semana. De nuevo, la mayoría de incidentes corresponde a menores de edad y jóvenes, con el 71 por ciento del total. Respecto a suicidios, hasta abril se habían reportado 53 casos.

Para la personera delegada, la ciudad está viviendo un panorama complejo, pues se han identificado factores internos y externos que es necesario tratar como problema de salud pública y establecer medidas para prevenirlo.

“Se está viendo que en los hogares hay mucha violencia, lo que lo hace un entorno no sano y refleja comportamientos violentos que causan estrés, ansiedad, preocupación, angustia y depresión”, dijo Virviescas.

La experta agregó que fallan las instituciones educativas porque se presenta consumo de drogas, combos alrededor, falta de alimentación, mala infraestructura, no se ve un verdadero entorno protector.

A esto se suma, añadió, que los más jóvenes están encontrando en las redes sociales juegos que ponen en riesgo sus vidas, se exponen al ciberbullying y se encuentran con bandas criminales que delinquen por medio de internet. Asimismo, ven series y telenovelas que los incitan a autolesionarse.

Igualmente, Guerrero añadió que los informes dan cuenta de que la depresión y otras enfermedades de salud mental que son tratables se constituyen como motivos de esta problemática, al igual que factores como dificultades económicas, inestabilidad laboral, conflictos con la pareja o la expareja y pérdidas académicas.

Se está viendo que en los hogares hay mucha violencia, lo que lo hace un entorno no sano y refleja comportamientos violentos

“Muchas situaciones evidencian la carencia de habilidades de afrontamiento, tolerancia a la frustración, manejo de influencia de pares, así como débiles herramientas para enfrentarse a situaciones de crisis presentes en la vida cotidiana”, anotó la funcionaria.

Ante esta situación, Antonio Carlos Toro, profesor del Departamento de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia, dijo que lo más importante es hablar del tema, que siempre ha sido tabú, de modo que los jóvenes cuenten con algún espacio de diálogo con amigos, familiares y docentes.

“Es fundamental identificar a las personas que tengan riesgos y darles una adecuada atención en salud mental, pues ha pasado que una persona con depresión se puede demorar hasta seis meses en recibirla”, dijo el médico.

Los expertos coincidieron en que la detección temprana de las señales de alarma y una oportuna atención son vitales, así como implementar acciones para empoderar a las personas, desde edades tempranas, de herramientas que les permitan aprender a solucionar dificultades.

Políticas que hay en Medellín

Una de las acciones que se implementan en la ciudad es la línea amiga de salud 444 44 48, en la que se brinda orientación en salud mental y en aspectos relacionados con sustancias sicoactivas, maltrato, violencia, depresión, entre otras.

Además, se adelanta el programa ‘Cultura del cuidado en el entorno educativo’, en 300 instituciones educativas, con el fin de prevenir los riegos para consumo de sustancias sicoactivas, acoso escolar y otras formas de violencia.

Entre tanto, ‘Servicios de Salud Amigables’ es una estrategia dirigida a jóvenes entre 10 y 29 años y aborda temas relacionados con las transiciones y crisis del ciclo vital, relaciones de pareja, relaciones y vínculos familiares, prevención del consumo de drogas y resolución de conflictos.

Finalmente, se desarrolla el plan de ‘Prevención de la conducta suicida por presupuesto participativo’, con el objetivo de sensibilizar a la población frente a la conducta suicida y proponer acciones para conocer mejor esta problemática.

MEDELLÍN

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA