Medellín

Viajar y aprender de un lugar probando las mejores frutas

Un recorrido dirigido a extranjeros para que disfruten sabores y olores frutales de la región.

Tour de frutas

Interactuar con los comerciantes y agricultores fue algo llamativo para los visitantes extranjeros

Foto:

Esneyder Gutiérrez

Por: Esneyder Gutiérrez 
04 de noviembre 2018 , 08:35 a.m.

Jackson Fox es un turista estadounidense que busca conocer la ciudad de una forma singular: a través de los sabores.

El hombre, de 25 años, 1,90 de estatura, rubio y de ojos azules, llegó en la mañana del pasado jueves a la plaza minorista José María Villa listo para vivir la experiencia del gusto estimulado por las frutas.

A él lo acompañaban su amigo Frank, el británico Naz Alam y Diana Esquivel, guía de Real City Tours, una empresa que realiza diferentes recorridos turísticos por la ciudad como este: ‘El Tour de las Frutas’.

Al llegar a uno de los puestos de frutos, una montaña organizada, colorida y olorosa, Esquivel les empieza a hablar en inglés.


Entre otras cosas les cuenta cómo se ha transformado la plaza de mercado. “La plaza cumplió 34 años de servicio. Fue inaugurada el 15 de agosto de 1984 a las 10 a. m. y abrió sus puertas para dar solución a la situación caótica que afrontaba la antigua plaza de conocida como Guayaquil, El Pedrero, o Cisneros”, les relata.

Yo veo en sus caras la expresión de placer que les genera probar el tomate de árbol. Parece que es la fruta que más les gusta

Después, les muestra las frutas. Estira la mano y coge un tomate de árbol. Luego otro y se los va entregando a cada uno de los visitantes, junto con una cuchara.

Primero lo acarician, lo olfatean y, antes de comerlo, ya saben que el tomate de árbol (Solanum betaceum) es otra de las fruta más populares en Colombia. De pulpa muy jugosa y algo acida, su color puede ser naranja, amarillo y algunas especies o injertos son de color rojo oscuro con muchísimas semillas, como el que ahora degustan con fruición los extranjeros. Además del deleite, resaltan en él sus cualidades nutricionales.

La plaza cumplió 34 años de servicio. Fue inaugurada el 15 de agosto de 1984 a las 10 a. m. y abrió sus puertas para dar solución a la situación caótica que afrontaba la antigua plaza

La guía les hablaba todo el tiempo en inglés y, además, de contarles el nombre de la fruta, les explicaba dónde se cultiva cada una y cómo se consume en el país.
Luego de este preámbulo, Fox partió el tomate de árbol y empezó a degustarlo, con la ayuda de la cuchara. Los demás hicieron lo propio.

“Yo veo en sus caras la expresión de placer que les genera probar el tomate de árbol. Parece que es la fruta que más les gusta. Les parece raro que nosotros, por lo general, consumamos las frutas en jugos, porque a ellos les gusta es comerlas sin procesar, directamente”, dice uno de los comerciantes, complementando la demostración.
El recorrido continuó probando pitaya, mangostino, granadillas, curúba, gulupa o fruta de la pasión, ochuvas, lulo, chontaduro, borojó y maracuyá, otra de las que más disfrutaron.

Tour de las frutas

l final del recorrido, el Lulo, el tomate de árbol y el maracuyá, fueron las frutas que más les gustó a los tres.

Foto:

Esneyder Gutiérrez

Rieron nerviosos, mirándose, cuando les mencionaron los beneficios sexuales que se cree genera el consumo del borojó.

Y con la que sí hicieron muecas de contrariedad fue con la algarroba o algarrobo, conocida como ‘la pecueca’.


El fruto es una vaina parecida al cuero, de color castaño oscuro, de 5 a 8 centímetros de longitud, que en el algarrobo blanco contiene una pulpa gomosa sin sabor o a veces dulce, que deja la lengua arenosa y desagradable.
Las semillas contenidas en las vainas, dicen, contienen fósforo, hierro, calcio, azúcares y otros componentes.

“Si yo supiera español, hablaría con el uno y con el otro. Les preguntaría muchas cosas, y hasta podría negociar el precio que, la verdad sea dicha, es extremadamente económico”, dijoe Fox en su lengua nativa ,y Esquivel tradujo.
Fox se refería a la posibilidad de verles el rostro a los agricultores y comerciantes, al poder saludarlos, darles la mano, agradecerles por su trabajo, variedad, disponibilidad y cantidad de frutas y verduras.

Si yo supiera español, hablaría con el uno y con el otro. Les preguntaría muchas cosas, y hasta podría negociar el precio que, la verdad sea dicha, es extremadamente económico

Es eso lo que aprecian puesto que en sus países, revelan, esta forma de acción recíproca no es habitual.

Precisamente, esa es la premisa de Real City Tours: probar lo cotidiano y ver la realidad de las personas.

El tour, que se hace en unas dos horas, está dirigido únicamente a extranjeros y lo hacen en inglés.

“Las gentes de la Minorista son muy trabajadoras y orgullosas de lo que hacen, se han reinventado a sí mismas y son las que han sacado la plaza adelante por eso siempre ella está en nuestros planes”, manifestó Pablo Álvarez Correa, fundador de Real City Tours.

Tour de frutas

Los asistentes se mostraron sorprendidos cuando vieron las cabezas y orejas de cerdo exhibidas.

Foto:

Esneyder Gutiérrez

Esta empresa especializada en turismo ha atendido a personas de más de 140 países, entre ellos Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Alemania y Francia.
Durante el recorrido los extranjeros tuvieron un espacio de 15 minutos libres para recorrer las instalaciones donde, ademas de frutas y verduras, se comercializa todo tipo de productos como abarrotes y carnes.

De inmediato, se dirigieron a la zona de carnes. Allí, como niños, quedaban asombrados al ver los cerdos destripados entrar a las carnicerías a hombros de los fuertes carniceros.

Al final, los extranjeros tuvieron un espacio para discutir sobre lo que más les había gustado o llamado la atención, mientras en un local de jugos naturales les preparaban uno con la fruta que eligieran de la que habían degustado.

En general todos estuvieron de acuerdo en que les agradaba la amabilidad de la gente, la cantidad de sabores y la organización, aunque como sugerencia el americano Frank recomendó que fueran separados, de una manera más marcada, la zona de cárnicos y refrigerados, de las demás por salubridad, como se hace en su país.

ESNEYDER GUTIÉRREZ
Para EL TIEMPO
Medellín

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA